Se descifra el origen del XMRV y descartan las afirmaciones de su papel en enfermedades en humanos