Un nuevo estudio de terapias dirigidas para cáncer de mama establece un modelo de estudios clínicos a nivel mundial