English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Páginas relacionadas

Instantánea de los cánceres de hígado

Incidencia y mortalidad

Los cánceres primarios de hígado (incluido el cáncer del conducto biliar intrahepático) son la quinta causa más común de muerte por cáncer en los hombres y la novena causa más común de muerte por cáncer en las mujeres. En las últimas dos décadas, los índices de incidencia de dichos cánceres han aumentado en todos los grupos raciales y en ambos sexos. Los índices generales de mortalidad han aumentado un promedio de 2,6 por ciento cada año durante el período de 2002 a 2011. Los hombres tienen una probabilidad tres veces mayor que las mujeres de padecer cánceres de hígado y del conducto biliar intrahepático, y más del doble de probabilidad de morir por estos cánceres que las mujeres. Los asiáticos y nativos de las islas del Pacífico y los indígenas americanos y nativos de Alaska tienen mayores índices de incidencia de estos cánceres que las personas de otras razas o grupos étnicos.

Casi todos los casos de cáncer de hígado en Estados Unidos ocurren en personas con cirrosis relacionada con el consumo de alcohol o en quienes presentan una infección crónica por el virus de la hepatitis B (VHB) o el virus de la hepatitis C (VHC). La obesidad, la diabetes y la enfermedad por sobrecarga de hierro son otros factores de riesgo del cáncer de hígado. La vacunación contra el virus de la hepatitis B brinda protección a largo plazo contra la infección por hepatitis B y ha demostrado que disminuye el riesgo de cáncer de hígado en niños, aunque hasta ahora se desconoce si aminora el riesgo en adultos. No hay exámenes de detección convencionales o de rutina para el cáncer de hígado. Los tratamientos convencionales para el cáncer de hígado son la cirugía, el trasplante de hígado, la terapia por ablación, la terapia con embolización, la radioterapia, la quimioterapia y la terapia dirigida.

Gráficos lineales de incidencia y mortalidad por cánceres de hígado y vías biliares en EE. UU. por cada 100 000 personas, por raza y etnicidad, 1991 y 2011. En 2011, los indígenas americanos y nativos de Alaska tuvieron incidencia más alta, seguidos por asiáticos y nativos de islas del Pacífico, hispanos, afroamericanos y blancos. En 2011, los asiáticos y nativos de las islas del Pacífico tuvieron mortalidad más alta, seguidos por indígenas americanos y nativos de Alaska, hispanos, afroamericanos y blancos.

Fuente: Programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) y el Centro Nacional de Estadísticas de Salud. Estadísticas y gráficos adicionales están disponibles en el sitio web de SEER.

Ejemplos de actividades del NCI relevantes al cáncer de hígado

Selección de adelantos en la investigación del cáncer de hígado

Gráfico circular de la cartera de investigación del Instituto Nacional del Cáncer para el cáncer de hígado. Porcentaje del total de dólares por área científica. Año fiscal 2013. Biología 22%. Etiología o causas del cáncer, 17%. Prevención, 6%. Detección temprana, diagnóstico y pronóstico, 18%. Tratamiento, 22%. Control del cáncer, supervivencia e investigación de resultados, 9%. Sistemas de modelos científicos, 6%.

Fuente: Cartera de Investigación Financiada por el NCI. Solo se incluyen aquellos proyectos que tuvieron asignados códigos del esquema científico común. Una descripción de proyectos de investigación relevantes se encuentra en el sitio web de la Cartera de Investigación Financiada por el NCI.

 

  • Un estudio que comparó la expresión de genes y los perfiles de metabolitos del cáncer entre tejidos tumorales y no tumorales de 30 pacientes con carcinoma hepatocelular descubrió que la expresión de SCD (una enzima que participa en el metabolismo de ácidos grasos) y la señalización anómala de metabolitos lipídicos estaban asociadas a la evolución del cáncer y a resultados desfavorables para los pacientes. Publicación: enero de 2013. [Resumen de PubMed]
  • En un estudio de casos y controles anidado, los niveles elevados de vitamina D en suero se asociaron a un riesgo menor de muerte por enfermedad crónica de hígado y, entre los participantes con niveles mayores de calcio en suero, estos niveles se asociaron a un riesgo menor de cáncer de hígado, lo cual indicaría que la vitamina D puede tener una función importante en la etiología del cáncer de hígado y de la enfermedad crónica de hígado. Publicación: septiembre de 2013. [Resumen de PubMed]
  • En estudios que usan un sistema recientemente creado de cultivo celular que es infectado en forma persistente con el virus de la hepatitis C (VHC), se reveló que el proceso de copia del VCH impide la respuesta a ciertos tratamientos antivíricos al provocar estrés dentro de la célula y causar una respuesta de autofagia. Estos hallazgos abren la posibilidad de que una terapia dirigida al estrés celular crónico y a la autofagia inducida por el VHC, puedan solucionar la resistencia al tratamiento en los casos de infección crónica por el VHC. Publicación: noviembre de 2013. [Resumen de PubMed]
  • Un anticuerpo monoclonal dirigido contra la GPC3, una molécula altamente expresada en muchos carcinomas hepatocelulares, impidió el crecimiento tumoral en un modelo murino de xenoinjerto, lo cual indicaría que esta puede ser una nueva estrategia a seguir en el tratamiento del cáncer de hígado. Publicación: junio de 2014. [Resumen de PubMed]

Tendencias en el financiamiento del Instituto Nacional del Cáncer para la investigación del cáncer de hígado

La inversión del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute, NCI)1 en la investigación de los cánceres de hígado y del conducto biliar intrahepático fue de USD 64,0 millones en el año fiscal 2013. Además de los fondos descritos en el gráfico, en los años fiscales 2009 y 2010 el NCI destinó USD 12,2 millones del fondo del American Recovery and Reinvestment Act (ARRA) para la investigación de los cánceres de hígado y del conducto biliar intrahepático.

Gráfico de barras de inversiones del NCI para investigación de cánceres de hígado y vías biliares, 2009 a 2013: Año fiscal 2009, USD 71,1 millones del presupuesto total del NCI de USD 4,97 mil millones. 2010, USD 72,6 millones del presupuesto del NCI de USD 5,10 mil millones. 2011, USD 66,3 millones del presupuesto del NCI de USD 5,06 mil millones. 2012, USD 64,7 millones del presupuesto del NCI de USD 5,07 mil millones. Año fiscal 2013, USD 64,0 millones del presupuesto del NCI de USD 4,79 mil millones.

Fuente: Oficina de Presupuesto y Finanzas del NCI.

Recursos adicionales sobre los cánceres de hígado y de las vías biliares


  • 1 La estimación de la inversión del NCI está basada en el financiamiento asociado con una amplia gama de actividades científicas evaluadas por expertos. Para obtener información adicional sobre planificación y presupuestos de investigación de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), visite About NIH.

Nota: En esta página hay enlaces que llevan a información que solamente está disponible en inglés.

  • Publicación: 5 de noviembre de 2014