Uso de recursos fidedignos

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
Man on Laptop Outside

La información médica, ya sea impresa o en Internet, deberá proceder de una fuente fidedigna y confiable. La información basada en la evidencia científica de dependencias gubernamentales, hospitales, universidades, y revistas médicas y libros son fuentes en las que usted puede confiar. Con mucha frecuencia, las fuentes pueden proveer información incorrecta o desorientadora. Si una fuente afirma cosas que son demasiado buenas para que sean verdaderas, recuerde —generalmente no son verdaderas.

Hay numerosos sitios web, libros y revistas que proporcionan información de salud al público. Pero no todos ellos son de confiar. Use los recursos que se proporcionan abajo para protegerse al revisar fuentes de información de salud.

Sitios web

Las fuentes de información de salud que se publica en Internet deberán facilitar que el público sepa quién es el responsable de la información publicada. Deberán declarar cuál es la fuente original de la información que ellos publican en Internet, junto con las credenciales médicas de quien prepara o revisa el material publicado.

Hágase las siguientes preguntas para determinar la credibilidad de la información de salud publicada en Internet.

  • ¿Quién maneja esta información?
    La identificación de la persona o del grupo que ha divulgado la información de salud en Internet deberá aparecer en alguna parte.
  • ¿Quién está financiando el proyecto y con qué propósito?
    Usted deberá poder encontrar la respuesta en la sección "Quiénes somos".
  • ¿Cuál es la fuente original de la información que se está divulgando?
    Si la información fue publicada originalmente en una revista científica o en un libro, los responsables deberán identificar la publicación para que usted pueda encontrarla.
  • ¿Cómo se revisa la información antes de su publicación?
    La mayoría de las publicaciones de salud cuentan con alguien con credenciales médicas o de investigación (p. ej., alguien con un título de doctor en medicina o con un doctorado) que revisa la información antes de ser publicada a fin de garantizar que es correcta.
  • ¿Está al día esta información?
    Las fuentes de información de salud divulgada en Internet deberán indicar cuándo se publicó o revisó la información por última vez.
  • Si solicitan información personal, ¿qué harán con ella y cómo protegerán su confidencialidad?
    Esto es muy importante. No comparta información personal antes de haber entendido las políticas que rigen el uso de esta información y cuando ya no le preocupe algún riesgo de compartir su información en Internet.

Libros

Se han escrito muchos libros sobre cáncer, sobre el tratamiento del cáncer y sobre medicina complementaria y alternativa. Algunos libros contienen información confiable y otros no.

Es importante saber que la información siempre está cambiando y que resultados nuevos de investigación se publican cada día. Tenga en cuenta que si un libro es escrito por una sola persona, usted está recibiendo el punto de vista de una sola persona.

Si usted va a la biblioteca, pida sugerencias a su personal. O, si usted vive cerca de una universidad, es posible que haya disponible una biblioteca de medicina. Las librerías pueden tener también personal que puede ayudarle. Si encuentra un libro en Internet, fíjese muy bien en las credenciales del autor, en su formación y experiencia. Las siguientes son preguntas que usted deberá hacer:

  • ¿Es el autor un experto en este tema?
  • ¿Sabe de alguien que haya leído este libro?
  • ¿Han revisado el libro otros expertos?
  • ¿Fue publicado en los últimos 5 años?
  • ¿Ofrece el libro diferentes puntos de vista o parece que se enfoca en una sola opinión?
  • ¿Ha investigado el autor a fondo el tema?
  • ¿Hay una lista de bibliografía al final?

Revistas

Si desea buscar artículos confiables, busque en los bancos de datos de revistas médicas o pida a su bibliotecario que le ayude a buscar revistas médicas, libros y otra investigación que haya sido hecha por expertos.

Los artículos en revistas populares, en general, no los escriben expertos. Más bien, los autores hablan con expertos, juntan la información y luego escriben el artículo. Si se afirma algo en una revista, recuerde:

  • Los autores pueden no tener conocimientos de expertos en la materia.
  • Ellos pueden no decir en dónde encontraron su información.
  • Los artículos no han sido revisados por expertos.
  • El editor puede estar conectado con los anunciantes o con otras organizaciones. Por lo que, el artículo puede ser parcial.

Cuando usted lee estos artículos, usted puede usar el mismo proceso que usa el escritor de la revista:

  • Hablar con expertos.
  • Hacer muchas preguntas.
  • Luego decidir si la terapia es la adecuada para usted.

El fraude en la salud

En este video de la FDA se habla sobre el fraude en la salud, el cual hace referencia a productos que dicen prevenir, tratar o curar enfermedades u otros problemas de salud, pero que no han probado ser seguros ni efectivos para esos usos.

Dónde puede encontrar más ayuda

Estafas de tratamientos del cáncer
Página de la Comisión Federal de Comercio (FTC) que avisa a la gente que pregunte a sus médicos sobre productos que aseguran curar o tratar el cáncer y ofrece sugerencias para identificar tratamientos de estafadores.

Para los consumidores: cómo protegerse
Página de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) que contiene enlaces a varios recursos que ofrecen consejos sobre la compra de medicinas y de otros productos en Internet.

Evaluación de la información de cáncer en Internet
Preparado por la Asociación Americana de Oncología Médica (American Society of Clinical Oncology, ASCO), Cancer.Net provee información, incluso trata de algunas ideas falsas sobre el cáncer y sugerencias para evaluar la credibilidad de la información de cáncer en Internet.

Rumores, mitos y verdades
La Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS) ofrece múltiples servicios y programas a pacientes y a sus familiares, incluso programas educativos y enlaces a información sobre posibles engaños relacionados con el cáncer.