In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Consejos de alimentación: Antes, durante y después del tratamiento del cáncer

  • Publicación: 26 de enero de 2012

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento
  • Ver/Imprimir en formato PDF
  • Descargar en Kindle
  • Descargar en otros lectores electrónicos

Lo que debe saber sobre el tratamiento del cáncer, sobre lo que es comer bien y sobre los problemas para comer

"Mientras recibía tratamiento del cáncer, tuve que hacer algunos cambios en mis alimentos. Esto me ayudó a tener la energía que necesitaba para controlar los efectos del tratamiento. Me sentí mejor y disfruté más del tiempo con mi familia y con mis amigos". — Felipe

En esta página:


Las personas con cáncer tienen diferentes necesidades de nutrición

Las personas con cáncer a menudo necesitan seguir una dieta diferente de lo que ellas piensan que es saludable. Para la mayoría de las personas, una comida saludable incluye comer:

  • Muchas frutas y verduras
  • Muchos cereales y mucho pan integral
  • Cantidades moderadas de carne y productos lácteos
  • Pequeñas cantidades de grasa, de azúcar, de alcohol y de sal

Si usted tiene cáncer, necesita comer para mantener la energía y para sobrellevar los efectos secundarios del tratamiento. Cuando usted está sano, generalmente no es un problema comer lo suficiente. Sin embargo, cuando está haciendo frente al cáncer y al tratamiento, comer lo suficiente puede ser un verdadero reto.

Las personas con cáncer necesitan:

  • Añadir proteínas y calorías a su dieta
  • Comer más queso, leche y huevos
  • Añadir salsas y caldos a sus comidas (si tienen problemas para masticar y pasar los alimentos)
  • Comer alimentos con poca fibra en lugar de mucha fibra
"Como dietista, trabajo para ayudar a que las personas que reciben tratamiento del cáncer coman los alimentos adecuados. Al trabajar con pacientes de cáncer y sus familias, me aseguro de que sus comidas favoritas estén incluidas en sus dietas". — Sandra

Volver arribaVolver arriba

El tratamiento del cáncer puede provocar efectos secundarios que podrían causar problemas para comer

Los tratamientos del cáncer (como la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia) tienen por objeto la destrucción de las células cancerosas. Pero, estos tratamientos pueden también dañar células sanas. El daño a las células sanas puede causar efectos secundarios. Los efectos secundarios son problemas médicos que pueden ser causados por el tratamiento del cáncer. Algunos de estos efectos secundarios pueden causar problemas para comer.

Algunos problemas comunes para comer causados por el tratamiento del cáncer son:

La falta de apetito o las náuseas afectan a algunas personas porque el cáncer y el tratamiento les causan tensión. Estas personas casi siempre se sienten mejor cuando ya ha empezado el tratamiento y saben qué les espera.

Volver arribaVolver arriba

Cosas por hacer y en qué pensar antes de empezar el tratamiento del cáncer

  • Recuerde que solo cuando haya empezado el tratamiento sabrá con seguridad qué efectos secundarios y problemas tendrá para comer (si es que tiene alguno). Si llega a tener problemas para comer es posible que sean leves. Muchos problemas de este tipo pueden controlarse. La mayoría de ellos desaparecen cuando termina el tratamiento del cáncer.
  • Piense en el tratamiento que recibirá para el cáncer como una temporada para curarse. Concéntrese solo en usted.
  • Coma una dieta sana antes de empezar el tratamiento. Esto le ayudará a mantenerse fuerte durante el tratamiento. Además, tendrá menos riesgos de infecciones.
  • Vaya al dentista. Es importante tener una boca sana antes de empezar el tratamiento del cáncer.
  • Hable con su doctor, con su enfermera o con su dietista para saber qué medicinas pueden ayudarle con los problemas de alimentación.
  • Hable de sus preocupaciones y temores con su doctor, con su enfermera o con el trabajador social. Ellos pueden decirle cómo controlar esos sentimientos y enfrentarse a ellos.
  • Aprenda más sobre el tipo de cáncer que usted tiene y sobre su tratamiento. Muchas personas se sienten mejor cuando saben qué esperar. Vea una lista de recursos útiles en la sección "Cómo obtener más información".

Volver arribaVolver arriba

Prepárese para alimentarse bien

  • Llene el refrigerador, la alacena y el congelador con alimentos saludables. Asegúrese de incluir alimentos que podrá comer hasta cuando se sienta enfermo.
  • Almacene bastantes alimentos que no necesitan cocinarse o que requieren poca preparación. Por ejemplo, comidas congeladas y alimentos listos para comer.
  • Cocine algunas comidas de antemano y congélelas en porciones individuales.
  • Pida a sus parientes y amigos que hagan las compras y que cocinen mientras usted recibe el tratamiento. Uno de ellos puede encargarse de asignar tareas en la cocina.
  • Hable con su doctor, con su enfermera o con su dietista sobre qué esperar. Puede encontrar listas de comidas y de bebidas que le ayudarán con muchos tipos de problemas para comer.

Volver arribaVolver arriba

No toda la gente tiene problemas de alimentación durante el tratamiento del cáncer

No hay forma de saber con seguridad si usted padecerá cambios o problemas de alimentación ni si serán difíciles. Podría tener solo un problema, varios o ninguno. Hay muchas medicinas que pueden ayudarle con los problemas de alimentación durante el tratamiento. Hay también otros medios que pueden ayudarle a resolver esos problemas.

Su doctor, su enfermera o el dietista pueden decirle más sobre los tipos de cambios o problemas de alimentación que pueden presentarse. Ellos pueden decirle también cómo controlarlos. Si empieza a tener problemas para comer, dígalo a su doctor o a su enfermera de inmediato.

Si comienza a tener cambios o problemas de alimentación, dígalo a su doctor o enfermera de inmediato.
"Antes de que mis pacientes empiecen el tratamiento, les hablo de algunos problemas de alimentación que podrían tener durante el tratamiento. También les digo que muchas veces ellos podrán solucionarlos si se presentan.

Por eso es importante que mis pacientes me digan de inmediato si tienen problemas para comer. Si me dicen, por ejemplo, que no tienen apetito o tienen diarrea o vómitos, puedo darles consejos y ofrecerles ayuda para que los controlen". — Dr. Nieves

Volver arribaVolver arriba

Hable con su doctor, con su enfermera o con el dietista acerca de los alimentos que puede comer

Hable con su doctor o con su enfermera si tiene dudas acerca de los alimentos que debe comer durante el tratamiento del cáncer. Pídales que le recomienden a un dietista o nutricionista. Ellos son las personas más indicadas para hablar de su dieta. El nutricionista puede ayudarle a escoger las comidas y bebidas que son mejores para usted durante y después del tratamiento.

Haga una lista de preguntas para tratar con el dietista durante su cita. Tal vez quiera:

  • Hablar de sus comidas y recetas favoritas, y saber si puede comerlas durante el tratamiento.
  • Saber cómo controlan otros pacientes los cambios o problemas de alimentación.
  • Llevar este libro al dietista y pedirle que le indique las secciones más útiles para usted.
"Nunca había hablado con un dietista hasta que empecé el tratamiento del cáncer. Pensaba que los dietistas solo ayudan a las personas a adelgazar. Pero mi doctor me explicó que los dietistas también pueden ayudar a las personas con cáncer durante el tratamiento. Me alegro de haber hablado con un dietista. Seguí sus consejos y realmente me ayudó a sentirme mejor". — Ingrid

Es aún más importante hablar con un doctor y con un dietista si usted ya sigue una dieta especial para diabetes, para enfermedades del corazón o de los riñones, o para otros padecimientos de salud. Su doctor o su dietista pueden darle consejos sobre cómo seguir su dieta especial mientras se enfrenta a problemas de alimentación causados por el tratamiento del cáncer.

Para obtener más información sobre cómo encontrar a un dietista:

  • Póngase en contacto con la Asociación Dietética Americana. Vea la sección "Cómo obtener más información" para saber cómo ponerse en contacto con ellos.
  • Hable con su doctor, con su enfermera o con un trabajador social.

Si no tiene seguro médico o si su seguro no cubre los servicios de un dietista, hable con un trabajador social. Él quizás podrá decirle cómo encontrar ayuda para ver a un dietista en su localidad. Si usted no habla inglés, recuerde preguntar si hay algún dietista que hable español.

Volver arribaVolver arriba

Cómo obtener más beneficio de las comidas y bebidas

Durante el tratamiento, es posible que tenga días malos y buenos en cuanto a la comida. A continuación hay algunos consejos que podrían ayudarle:

  • Coma alimentos con muchas proteínas y con muchas calorías siempre que pueda. Esto le ayudará a mantenerse fuerte. También ayuda a evitar o reparar el daño que el tratamiento del cáncer puede causar en los tejidos del cuerpo.
  • Coma cuando tenga más apetito. Muchas personas tienen más apetito por la mañana. Si este es su caso, quizá quiera comer una comida más abundante al comenzar el día. Después puede beber sustitutos líquidos de alimentos "liquid meal replacements", como Ensure®.
  • Coma lo que le caiga mejor. Aunque tan sólo sean una o dos cosas, coma estos alimentos hasta que pueda comer más. También puede beber sustitutos líquidos de alimentos para obtener más calorías y proteínas.
  • No se preocupe si algunos días no puede comer nada. Pase ese tiempo buscando otras formas de sentirse mejor y empiece a comer cuando pueda. Diga a su doctor si no ha podido comer por más de 2 días.
  • Beba muchos líquidos. Es aún más importante que beba mucho líquido los días en los que no puede comer. Al beber mucho, su cuerpo obtendrá los líquidos que necesita. La mayoría de los adultos deben beber de 8 a 12 vasos (de 8 onzas) de líquido al día. Quizás pueda hacer esto con más facilidad si tiene siempre a la mano una botella de agua. Además, pruebe algunos de los líquidos claros.
  • Si otras personas preparan lo que usted va a comer, dígales lo que necesita y sus preocupaciones.

Volver arribaVolver arriba

Prepare bien los alimentos para evitar infecciones

Usted puede infectarse con más facilidad cuando recibe tratamientos del cáncer. Esto puede incluir infecciones que se transmiten por la comida y las bebidas. Por esta razón, es necesario que tenga especial cuidado cuando prepara y maneja los alimentos. A continuación encontrará algunos consejos:

  • Mantenga calientes las comidas calientes y frías las comidas frías. Guarde las sobras en el refrigerador en cuanto termine de comer.
  • Lave todas las frutas y verduras crudas antes de comerlas. No coma alimentos (como las frambuesas) que no se puedan lavar bien. Debe lavar las cáscaras y superficies duras de frutas y verduras. Por ejemplo, lave la cáscara del melón antes de cortarlo.
  • Antes y después de preparar la comida debe: lavarse las manos, lavar los cuchillos y limpiar la superficie donde prepara la comida. Esto es muy importante al preparar carne, pollo, pavo y pescado crudos.
  • Use una tabla para cortar la carne y otra tabla distinta para las frutas y verduras.
  • Ponga a descongelar la carne, el pollo, el pavo y el pescado en el refrigerador o descongélelos en el horno de microondas. No deje estos alimentos fuera del refrigerador para descongelarlos.
  • Cueza por completo la carne, el pollo, el pavo y los huevos. Las carnes no deben tener un color rosado en su interior. Los huevos deben estar duros, no líquidos.
  • No coma pescado ni mariscos crudos (como ostras, ceviche o sushi).
  • Asegúrese de que todos sus jugos, productos lácteos y miel sean pasteurizados. Los productos pasteurizados han pasado por un proceso que destruye las bacterias.
  • No coma alimentos ni tome bebidas que estén pasados de su fecha de vencimiento.
  • No compre alimentos al granel.
  • No coma en restaurantes de buffet o de autoservicio "self-service".
  • No coma alimentos con moho. Esto incluye quesos mohosos como el queso azul o roquefort.

Para obtener más información en español o en inglés sobre infecciones y tratamiento del cáncer, vea el folleto La quimioterapia y usted: apoyo para las personas con cáncer y las hojas de la serie Consejos para los efectos de la quimioterapia.

Volver arribaVolver arriba

Lo que debe pensar antes de usar alimentos, hierbas, vitaminas y suplementos para tratar el cáncer

Muchas personas quieren saber cómo pueden ayudar a su cuerpo a combatir el cáncer si comen ciertos alimentos, o toman vitaminas o suplementos. Por ejemplo, algunas personas con cáncer beben hierbas (como uña de gato, chaparral o jugo Noni) con la esperanza de que les ayuden a mejorar. Sin embargo, no existen estudios que prueben que una dieta especial, un alimento, vitamina, mineral, suplemento dietético o hierba (o una combinación de cualquiera de ellos) pueda hacer más lento el avance del cáncer, pueda curarlo o impida que regrese.

Los pacientes de cáncer que usan o piensan usar hierbas, dietas especiales, vitaminas y otros suplementos o productos deben hablar con su doctor. Esto es importante porque estos productos pueden:

  • Causar daño cuando se usan solos o en combinación con otros tratamientos comunes para el cáncer (como la quimioterapia).
  • Impedir que otros tratamientos del cáncer y medicinas funcionen en forma adecuada.
  • Causar otros problemas al cambiar el modo en que funciona el tratamiento del cáncer.
"Muchos familiares y amigos habían oído hablar de hierbas, de suplementos o de comidas especiales que, según dicen, ayudan a curar el cáncer o a controlar sus efectos secundarios y me decían que eso me ayudaría a mí también. Pero yo siempre preguntaba a mi doctor antes de probarlos.

Mi doctor me había dicho que era muy importante que hablara con él antes de tomar cualquier hierba, vitamina u otros productos. Me explicó que algunos de estos productos podían impedir que la quimioterapia que estoy recibiendo funcionara bien o que podrían causar otros problemas" — Karen

Para obtener más información sobre terapias complementarias y alternativas, lea Thinking About Complementary & Alternative Medicine: A Guide for People With Cancer (solo disponible en inglés).

Hable con su doctor antes de empezar una dieta especial o de tomar algún suplemento. Algunas hierbas, vitaminas y suplementos pueden cambiar la forma en que funciona el tratamiento del cáncer.

Volver arribaVolver arriba

Nota especial para quienes cuidan de un ser querido con cáncer

  • No se sorprenda ni se moleste si los gustos de su ser querido cambian de un día a otro. Puede haber días en que no quiera una de sus comidas favoritas. O que diga que esa comida ya no le sabe bien ahora.
  • Tenga los alimentos en un lugar de fácil acceso. De esta forma, su ser querido podrá comer una merienda (bocadillo) cuando se le antoje. Podría poner un frasco de puré de manzana o de pudín (y una cuchara) en la mesita de noche. O deje una bolsa de zanahorias cortadas en un anaquel del refrigerador.
  • Ofrézcale apoyo de una forma amable. Esto es mucho más útil que presionar a su ser querido para que coma. Sugiérale que beba muchos líquidos claros y alimentos líquidos cuando no tenga hambre. Para obtener ideas, vea la lista sobre líquidos claros y alimentos líquidos
  • Hable con su ser querido acerca de cómo controlar los problemas para comer. Cuando el enfermo participa en la solución, siente que todavía tiene control.
"Mi esposo y yo hablamos con el dietista para ver qué alimentos eran mejores para comer. Como resultado, pude preparar las comidas favoritas de mi esposo y también asegurarme de que comiera los alimentos correctos que le ayudarían mientras recibía el tratamiento". — Josefina

Para obtener más información que le ayude a cuidar a su ser querido, lea Cómo cuidarse mientras usted cuida a su ser querido.

Volver arribaVolver arriba