English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

El doctor Varmus dirigirá una institución "inigualable", afirma el director del NCI, doctor John Niederhuber

En un mensaje dirigido al personal del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) y a quienes se interesan por la oncología, el doctor John Niederhuber, director del NCI, aplaude el nombramiento de Harold Varmus y afirma que esta designación le "dará al NCI un liderazgo fuerte no solo en la institución sino mas allá de ella, así como una voz muy respetada en el Congreso, que abogue por los recursos que son tan necesarios para sostener la misión del Instituto. A continuación, se presenta el texto completo de su mensaje.

En los últimos cinco años como director del NCI, y en otras funciones ejercidas durante muchos años, he disfrutado ampliamente cada oportunidad que he tenido de visitar los laboratorios y las oficinas, desde Bethesda hasta Frederick, para conocer en persona a los miembros del personal y compartir mis opiniones sobre temas importantes en torno a la ciencia y al manejo de este gran Instituto. También ha sido mi esperanza de que los mensajes semanales D-Brief los hayan mantenido informados sobre importantes iniciativas, planes y los logros maravillosos obtenidos por ustedes. Esta nota lleva consigo una cierta tristeza personal porque tiene que ver con un cambio que se avecina.

Como lo habrán escuchado, el Presidente Obama ha nombrado al doctor Harold Varmus nuevo director del Instituto Nacional del Cáncer. El doctor Varmus viene a dirigir una institución que no tiene comparación y él se beneficiará enormemente de la experiencia de cada uno de ustedes. El NCI es realmente afortunado de que el doctor Varmus haya aceptado asumir esta responsabilidad. Harold y yo nos conocemos desde hace muchos años, y él aportará no sólo su conocimiento científico, sino también sus años de experiencia como director de los NIH. Estoy seguro de que esto le dará al NCI un fuerte liderazgo no solo en la institución sino más allá de ella, así como una voz muy respetada en el Congreso, que abogue por los recursos que son tan necesarios para sostener la misión del Instituto.

Para mí, personalmente, ha sido el más alto privilegio trabajar junto a todos ustedes y desempeñar un papel en muchos de los logros sobresalientes del NCI. En virtud de las aptitudes gerenciales demostradas por ustedes y a pesar de contar con una serie de presupuestos por debajo del costo de inflación, encontramos formas de poner en marcha nuevas iniciativas edificantes. Debido al trabajo duro de ustedes, nuestros Centros Oncológicos Comunitarios del NCI están diseñando nuevas estrategias para facilitar a todos los pacientes acceso a cuidados del cáncer con las tecnologías mas avanzadas en sus comunidades de origen. Ustedes han hecho posible nuestros esfuerzos en nanotecnología y proteómica, junto con la iniciativa de repositorios de materiales biológicos Cancer Human Biobank, el innovador Programa de Tecnologías de Análisis Molecular y, por último, un proyecto que me causo gran emoción ver iniciar: los Centros de Oncología y Ciencias Naturales. Muchos de estos programas de cooperación entre divisiones y oficinas del NCI están atrayendo a científicos extraordinarios desde los campos teóricos de la física, las matemáticas y la química hasta las áreas de investigación del cáncer. El trabajo de ustedes también ha hecho posible grandes innovaciones científicas como El Atlas del Genoma del Cáncer, la construcción de nuestras Instalaciones de Investigación de Tecnología Avanzada en Frederick, la expansión del Cancer Biomedical Informatics Grid, la integración de una plataforma de gran alcance para el desarrollo de fármacos del NCI y el lanzamiento de muchas nuevas carreras en ciencias y medicina.

Me siento muy complacido por lo que hemos logrado, en laboratorios, clínicas, salas de operaciones y en las oficinas que apoyan con mano experta a nuestro grupo talentoso de investigadores académicos, junto con todas las facetas de esta organización nacional de vital importancia que tan capazmente dirige la investigación del cáncer en los Estados Unidos.

Cuando llegué al NCI en el verano del 2005, no albergaba la menor idea de que iba a ser su director. Sin embargo, ha sido un gran honor poder guiarlos, en lo que creo firmemente es el mejor puesto en el gobierno federal. He tratado de ser consciente de las promesas que le hice a la persona más especial en mi vida – a dedicar cada día a hacer lo mejor posible para marcar una diferencia en los pacientes con cáncer. Gracias a ustedes, estamos aprendiendo más acerca del desarrollo más temprano del cáncer; sobre la relación intrincada y dinámica con su anfitrión; acerca de la presencia y el papel de las células cancerosas con propiedades de células madre, y, en consecuencia, la forma de hacer frente a su crecimiento y su propagación mortal. Estamos tratando el cáncer en etapas más tempranas y de manera más eficaz, y nos acercamos cada día más a contar con enfoques individualizados y terapias novedosas dirigidas específicamente a cada paciente. Gracias a ustedes, las promesas que una vez le hice a alguien en su lecho de enferma están más cerca de convertirse en realidad para todos. Quiero que sepan que siempre estaré en deuda con ustedes y conservaré el recuerdo de cada día que pase en el NCI.

John

  • Publicación: 19 de mayo de 2010