In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Prevención del cáncer de cuello uterino

Opciones

  • Imprimir página
  • Enviar este documento

Una vacuna para prevenir el cáncer de cuello uterino

Ya en la década de los cuarenta, el cáncer de cuello uterino, o cérvix, era una causa principal de muerte entre las mujeres en edad fértil en los 
EE. UU. La introducción a nivel general de la prueba de Papanicolaou (más conocida hoy como prueba de Pap) en la década de los cincuenta, que permite la detección temprana de células anormales y de células cancerosas en el cuello uterino, ayudó a reducir en más de 70% la incidencia y mortalidad del cáncer de cuello uterino en este país. En la actualidad, el cáncer de cuello uterino es la decimocuarta causa de muerte por cáncer entre las mujeres estadounidenses.

Sin embargo, en ciertas poblaciones y regiones geográficas de los EE. UU., los índices de incidencia y de mortalidad del cáncer de cuello uterino son aún altos, debido en gran parte a un acceso limitado a los exámenes de detección de cáncer de cuello uterino y a la atención de seguimiento. Los índices de incidencia y de mortalidad del cáncer de cuello uterino continúan también siendo altos en los países en desarrollo, donde se producen más de 80% de los casos de este cáncer. A nivel mundial, el cáncer de cuello uterino es el tercer cáncer más común entre las mujeres y la segunda causa más frecuente de muertes relacionadas con el cáncer, con casi 300 000 muertes por año. Como en este país, el acceso limitado a los exámenes de detección de cáncer de cuello uterino y a la atención de seguimiento son factores significativos que contribuyen a la carga de este tipo de cáncer.

Ilustración de una partícula de virus del papiloma humano Visualización de partícula de virus del papiloma humano usando la micrografía de transmisión electrónica.

En las últimas décadas, un mayor entendimiento de cómo se forma el cáncer de cuello uterino ha llevado a grandes avances en la detección temprana y prevención de esta enfermedad. Ahora sabemos que las persistentes infecciones con ciertos tipos de virus del papiloma humano (VPH) son la causa de la gran mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino. Los científicos en la División de Epidemiología y Genética del Cáncer (DCEG) del NCI realizaron descubrimientos esenciales que llevaron a darse cuenta de esto, y los científicos del Centro para la Investigación del Cáncer del NCI introdujeron técnicas que permitieron se concibieran dos vacunas aprobadas por la FDA para prevenir el cáncer de cuello uterino. Estas vacunas tienen como blanco dos tipos de VPH que causan aproximadamente 70% de los casos de cáncer de cuello uterino a nivel mundial. Una de las vacunas apunta además a dos tipos de VPH que causan aproximadamente 90% de los casos de verrugas genitales.

La infección por VPH causa varios tipos de cáncer (anal, vulvar, vaginal y de orofaringe), además del cáncer de cuello uterino. Existe la capacidad de formular vacunas para prevenir estos otros cánceres asociados con los VPH.

Los científicos en el NCI han realizado descubrimientos cruciales que llevaron a comprender cómo evoluciona el cáncer de cuello uterino e introdujeron técnicas que permitieron la creación de vacunas para prevenir la enfermedad.

A pesar de este éxito, aún se necesita hacer mucho más. Al menos otros 13 tipos de VPH se clasifican como oncogénicos o de alto riesgo para el cáncer. Las vacunas aprobadas contra los VPH ofrecen una modesta protección cruzada contra algunos de estos otros tipos de virus de alto riesgo, pero no contra todos.

La creación de nuevas vacunas que proporcionen una protección cruzada más amplia y más efectiva —en el mejor de los casos, contra todos los tipos oncogénicos de VPH— constituye una prioridad. La disponibilidad de formulaciones de vacunas cuya producción sea menos costosa y que no requieran refrigeración alentaría también la ejecución de programas de vacunación con más amplitud, en especial en países menos desarrollados.

(Información tomada de Un cambio en la conversación: La inversión de la nación en la investigación del cáncer, 2012)