In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Noticias en español

Contacte la Oficina de Prensa del NCI (solo disponible en inglés)
  • Publicación: 18 de abril de 2007

Disminución de las tasas de cáncer de seno relacionada con la reducción del uso de terapias de reemplazo hormonal

La tasa de los casos nuevos de cáncer de seno en los Estados Unidos, la cual disminuyó pronunciadamente en 2003, podría estar relacionada con una disminución nacional del uso de terapias de reemplazo hormonal, según un nuevo informe en el número del 19 de abril de 2007 del New England Journal of Medicine*, el cual usó datos del programa Surveillance, Epidemiology and End Results (SEER) del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), componente de los Institutos Nacionales de la Salud.

Las tasas de incidencia de cáncer de seno ajustadas a la edad en mujeres de los Estados Unidos bajaron un 6.7 por ciento en 2003. Durante este mismo período, las recetas médicas para terapias de reemplazo hormonal bajaron rápidamente como consecuencia de los informes del estudio de la Women’s Health Initiative (WHI) los cuales recibieron amplia publicidad e indicaron un mayor riesgo de cáncer de seno, enfermedades del corazón, derrames cerebrales, coágulos de sangre e incontinencia urinaria entre mujeres posmenopáusicas que estaban usando terapias de reemplazo hormonal que incluían tanto estrógeno como progestina. Las dos formas de terapia de reemplazo hormonal más recetadas en los Estados Unidos, Premarin® y PremproTM, tuvieron la disminución más pronunciada empezando en 2002-2003; de 61 millones de recetas escritas en 2001 a 21 millones en 2004.

Dirigido por el investigador mayor, doctor Donald Berry, del Centro Oncológico M.D. Anderson de la Universidad de Tejas en Houston, Tejas, el equipo de investigación indicó que la disminución de la incidencia de cáncer de seno empezó a mediados de 2002 y se mantuvo después de 2003. Al comparar las tasas de 2001 y 2004, se mostró una disminución de un 8.6 por ciento en la incidencia anual ajustada a la edad. La disminución ocurrió solo en mujeres mayores de 50 años y era más evidente en mujeres con cáncer positivo al receptor de estrógeno (ER); es decir, con tumores que necesitan estrógeno para crecer y multiplicarse. La rapidez con la que disminuyeron las tasas de cáncer de seno después de los anuncios del estudio de la Women’s Health Initiative podría indicar que cánceres de seno muy pequeños en extremo y positivos al receptor de estrógeno pueden haber dejado de avanzar, o pueden hasta estar en remisión, después de suspender la terapia de reemplazo hormonal.

“El cáncer de seno es el cáncer más frecuentemente diagnosticado en las mujeres de los Estados Unidos, y hemos logrado grandes avances en su tratamiento”, dijo el director del Instituto Nacional del Cáncer, doctor John E. Niederhuber. “A pesar de eso, todavía no conocemos todas las causas del cáncer de seno, y sus tasas habían estado aumentando durante veinte años hasta 2002. La identificación de métodos simples, como el cese de las terapias de reemplazo hormonal para disminuir el riesgo de cáncer de seno, es muy alentadora”.

Los resultados preliminares de este informe fueron presentados en el 29º Simposio Anual de Cáncer de Seno, en San Antonio, en 2006. Los datos de 2004, los cuales fueron de gran interés para los presentes a la reunión, no estaban disponibles entonces. Este informe incluye ahora los datos de 2004, los cuales indican un estancamiento de la incidencia de cáncer de seno de 2003 a 2004. Esto, combinado con una estabilización del uso de las terapias de reemplazo hormonal en 2004, refuerza todavía más la relación entre incidencia de cáncer de seno y el uso de terapias de reemplazo hormonal.

La comprensión del efecto del cese de las terapias de reemplazo hormonal puede no ser sencilla. Los efectos pueden variar dependiendo del tipo de terapia de reemplazo hormonal que se use y de otros factores específicos a la forma como las hormonas afectan al cuerpo. De los datos en este informe, la disminución en la incidencia del cáncer de seno que se relaciona con una disminución en toda la nación del uso de terapias de reemplazo hormonal ha seguido su curso, y las tasas de incidencia de cáncer de seno deberán estabilizarse o aun empezar a subir de nuevo. Los investigadores no saben aún si esta reducción del uso de las terapias de reemplazo hormonal tendrá un efecto a largo plazo en las tasas, o si la reducción en la concentración hormonal simplemente hará más lento el crecimiento de tumores clínicamente detectables, en cuyo caso, al estabilizarse el uso de las terapias de reemplazo hormonal, la incidencia de cáncer de seno empezará a subir de nuevo.

Se consideraron algunas otras posibilidades para explicar la disminución súbita de casos nuevos de cáncer de seno, incluyendo cambios en los factores de la reproducción, tasas de exámenes de detección con mamografías, exposición ambiental y cambios en la dieta. Las terapias de reemplazo hormonal eran el único factor de riesgo que cambió substancialmente de 2002 a 2003 y proporciona una explicación posible de esta tendencia. “Informes recientes han sugerido una disminución pequeña en el uso de la mamografía después de 2000”, dijo la doctora Kathy Cronin, del programa Surveillance Research del Instituto Nacional del Cáncer. “Los exámenes selectivos de detección pueden tener un papel también, y se está investigando ahora la contribución de la mamografía a la disminución que se observa en la incidencia”.

Ya que este análisis se basa en las estadísticas de la población, este estudio no prueba que haya una conexión entre las terapias de reemplazo hormonal y la incidencia del cáncer de seno. Sólo un estudio clínico de asignación aleatoria podría probar esta relación de causa. Cuando se confirmó por primera vez está conexión entre el cáncer de seno y las terapias de reemplazo hormonal en el estudio de la Women’s Health Initiative, el cual era un estudio clínico de asignación aleatoria, se pidió a las mujeres del estudio que suspendieran los medicamentos del estudio (ya fuera el placebo las hormonas), y se les animó para que siguieran sometiéndose a una mamografía anual. se sigue observando a estas mujeres, y se espera que los investigadores de la Women’s Health Initiative publiquen más tarde este año un informe de seguimiento acerca del grupo que recibió la terapia de reemplazo hormonal (estrógeno y progestina). Este informe proporcionará un nivel mucho más elevado de evidencia sobre la influencia de las terapias de reemplazo hormonal (y su cese) en la incidencia del cáncer de seno.

“La decisión sobre el uso de terapias de reemplazo hormonal es compleja”, dijo la investigadora del estudio doctora Christine Berg, del Instituto Nacional del Cáncer. “Mientras las terapias de reemplazo hormonal proporcionan alivio para los síntomas de la menopausia, al mismo tiempo pueden también aumentar el riesgo propio de cáncer de seno. Es importante que las mujeres se reúnan con su doctor para discutir la decisión correcta para ellas, especialmente si tienen un alto riesgo de cáncer de seno”.

# # #

Para información sobre el programa SEER, (Surveillance, Epidemiology, and End Results), por favor vaya a http://seer.cancer.gov/

Para mayor información sobre el cáncer, visite http://www.cancer.gov/espanol, o llame al Servicio de Información sobre el Cáncer al 1-800-4 CANCER.

*Ravdin M, Cronin KA, Howlader N, Berg CD, Chlebowski RT, Feuer EJ, Edwards BK, Berry DA. The Decrease in Breast Cancer Incidence in 2003 in the United States. NEJM. Vol. 356, No.16. April 19, 2007.