English
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Investigadores encuentran que el sarcoma en niños aumenta el riesgo de coágulos en la sangre

  • Publicación: 18 de abril de 2007

Investigadores del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), un componente de los Institutos Nacionales de la Salud, han determinado que los niños y jóvenes que padecen una forma de cáncer llamada sarcoma tienen mayor riesgo de presentar un episodio de tromboembolia en las venas. Los episodios de tromboembolia pueden deberse a un coágulo de sangre en un vaso sanguíneo que puede interferir con el flujo normal de sangre. Los coágulos pueden desprenderse algunas veces y viajar por el torrente sanguíneo para formar coágulos nuevos en lugares del cuerpo en donde pueden poner la vida en peligro. Cuando son detectados a tiempo, los episodios de tromboembolia casi siempre pueden curarse. La investigación de la relación entre el sarcoma y los episodios de tromboembolia es importante ya que la mayoría de los niños con sarcoma pueden curarse del cáncer, pero la presencia de episodios de tromboembolia podría comprometer en forma adversa el éxito.

Los investigadores del estudio también descubrieron que los pacientes cuyo cáncer se había extendido más allá del sitio original del cáncer tenían más probabilidad de presentar un episodio de tromboembolia que quienes tenían cáncer circunscrito al sitio. Estos hallazgos provienen de un estudio que apareció en la edición del 20 de abril de 2007 de la revista Journal of Clinical Oncology*.  Los investigadores revisaron los expedientes de 122 niños y adultos jóvenes que recibieron tratamiento para sarcoma en la Unidad de Oncología Pediátrica del Instituto Nacional del Cáncer entre octubre de 1980 y julio de 2002.

El cáncer genera un entorno que es propicio para la trombosis a causa de la tendencia de las células tumorales de promover la coagulación así como la secreción de citocinas, o compuestos de señalización, que desencadenan la inflamación. Además, factores comunes en los pacientes oncológicos, tales como la quimioterapia, la cirugía, la inmovilidad, el tener un dispositivo central de acceso a las venas (como por tubo central) y padecer otras enfermedades o afecciones, todos ellos aumentan el riesgo de una persona de tener coágulos sanguíneos.

Los resultados del estudio mostraron que, en el período de 22 años del estudio, 16 por ciento de los niños y adultos jóvenes con sarcoma presentaron un episodio de tromboembolia. Sin embargo, los investigadores indicaron que esta cantidad probablemente subestima la verdadera frecuencia de los episodios de tromboembolia en esta población de pacientes jóvenes. Dado que se trató de un estudio retrospectivo de los expedientes archivados de pacientes, la mayoría de los médicos originales pueden no haberse fijado específicamente en episodios de tromboembolia, por lo que algunos coágulos de sangre podrían haber pasado sin ser registrados. Además, los episodios de tromboembolia son frecuentemente asintomáticos y los exámenes de detección eran menos precisos.  Como lo indicó el estudio, la tasa a la que se detectaron los episodios de tromboembolia en los pacientes con sarcoma aumentó de un 7 por ciento antes de 1993 a un 23 por ciento desde 1993; un aumento que los investigadores atribuyeron a las técnicas mejores en los exámenes de detección de tromboembolia.

Los niños cuyo cáncer se había diseminado a otras partes del cuerpo tenían 2.5 veces más probabilidad de presentar un episodio de tromboembolia que quienes tenían un cáncer localizado. Los lugares más comunes de coágulos de sangre eran las venas profundas de las piernas y brazos, los pulmones (tromboembolia pulmonar) y la vena cava inferior, la cual es la vena grande que lleva la sangre de la mitad inferior del cuerpo al corazón. De los pacientes que presentaron un episodio de tromboembolia, 40 por ciento no tuvieron algún síntoma relacionado con coágulo de sangre.  Las trombosis se detectaban casi al mismo tiempo que se hacía el diagnóstico de cáncer.

Investigaciones previas habían mostrado una relación entre el cáncer y episodios de tromboembolia en adultos, pero los datos que se refieren a episodios de tromboembolia en adultos pueden no ser aplicables a niños con cáncer. Los niños difieren de los adultos en los tipos de cáncer que se presentan, así como en el número y tipo de enfermedades concomitantes. Los investigadores solo tuvieron en cuenta los sarcomas (cáncer de hueso, cartílago, grasa, músculo, vasos sanguíneos u otro tejido conectivo o de sostén) en niños, por lo que no todos los tipos de cáncer en niños estuvieron representados.  Los sarcomas comprenden del 15 al 20 por ciento de los cánceres en niños e incluyen los rabdomiosarcomas, sarcomas de Ewing y osteosarcomas. Aproximadamente dos tercios de estos casos se pueden curar.

Se observó un total de 23 episodios de tromboembolia en 19 de los 122 pacientes durante el período de 22 años en que se mantuvieron los expedientes. 23 por ciento de los pacientes con cáncer metastático presentaron un episodio de tromboembolia, comparados con 10 por ciento de pacientes con cáncer localizado, lo que sugiere una relación entre la gravedad del tumor y el riesgo de un episodio de tromboembolia.

El Dr. Alan S. Wayne, investigador principal y director clínico de la Unidad de Oncología Infantil del Centro de Investigación Oncológica del Instituto Nacional del Cáncer, recomienda que ”los niños y adultos jóvenes con sarcoma deberán ser observados de cerca para evaluar la presencia de trombosis ya que estos pacientes pueden no tener algún síntoma relacionado con un episodio de tromboembolia y porque ésta es una complicación que puede poner la vida en peligro y que casi siempre responde bien a la terapia”.

###

* Paz-Priel I, Long L, Helman L, Mackall C, Wayne A.  Thromboembolic Events in Children and Young Adults with Pediatric Sarcoma. J. Clin. Oncol. 25 (11).

Para obtener más información sobre la investigación del Dr. Wayne, visite http://ccr.cancer.gov/staff/staff.asp?profileid=5603.

Para obtener más información sobre investigaciones en la Unidad de Oncología Pediátrica, visite http://home.ccr.cancer.gov/oncology/pediatric/

Para obtener más información sobre el cáncer, visite el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer, NCI, en http://www.cancer.gov/espanol, o llame al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).