In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Noticias en español

Contacte la Oficina de Prensa del NCI (solo disponible en inglés)
  • Publicación: 15 de octubre de 2007

Opciones

  • Imprimir página
  • Enviar este documento

El Informe Anual a la Nación indica que la tasa de mortalidad por cáncer está bajando el doble
su enfoque especial examina el cáncer entre los indígenas americanos y los nativos de Alaska

Según un nuevo informe de las principales organizaciones oncológicas de la nación, las tasas de mortalidad por cáncer disminuyeron en promedio 2,1 por ciento por año de 2002 a 2004; casi el doble de la disminución anual de 1,1 por ciento por año de 1993 a 2002. Estos resultados se encuentran en el “Informe Anual a la Nación sobre el Estado del Cáncer de 1975 a 2004, con un enfoque especial en el cáncer entre los indígenas americanos y los nativos de Alaska”, publicado, en inglés, en línea, el 15 de octubre de 2007 (www.interscience.wiley.com/cancer/report2007) y que aparece en la edición del 15 de noviembre de 2007 de la revista Cancer.

Una sección especial del informe ofrece los datos más completos hasta la fecha sobre el cáncer entre los indígenas americanos y los nativos de Alaska en todo Estados Unidos. Las tasas de incidencia de cáncer entre los hombres y las mujeres indígenas americanos y los nativos de Alaska tuvieron una variación del doble entre seis regiones geográficas de Estados Unidos. De 1999 a 2004, los hombres indígenas americanos y los nativos de Alaska de la región de las planicies del norte y las mujeres indígenas americanas y las nativas de Alaska de las regiones de las planicies del norte y del sur y de Alaska tuvieron tasas de incidencia de cáncer superiores a las de hombres y mujeres blancos no hispanos de las mismas áreas.

El informe muestra que, en la población general, las bajas a largo plazo en las tasas de mortalidad por cáncer continuaron hasta el año 2004 para ambos sexos y, a pesar de tasas de mortalidad más altas en general entre los hombres, las bajas del 2002 al 2004 fueron del 2,6 por ciento por año en los hombres y del 1,8 por ciento por año en las mujeres. Las tasas de mortalidad disminuyeron para la mayoría de los 15 cánceres más comunes en hombres y mujeres. Se observaron importantes bajas de las tres principales causas de muerte por cáncer en los hombres: de pulmón, de próstata y de colon y recto. En las mujeres, las tasas de mortalidad por cáncer colorrectal y por cáncer de seno (mama) disminuyeron, mientras que la tasa de aumento de muertes por cáncer de pulmón fue sustancialmente más lenta.

“La baja significativa en las tasas de mortalidad por cáncer demuestra el progreso importante en la lucha contra el cáncer que se ha logrado por medio del control efectivo del tabaco, de exámenes selectivos de detección, de detección temprana y de tratamientos apropiados" dijo la doctora Julie L. Gerberding, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). “Como nación, debemos comprometernos a continuar y mejorar estos importantes esfuerzos”.

“La evidencia es inequívoca: estamos verdaderamente cambiando el curso en la batalla contra el cáncer”, dijo el doctor John R. Seffrin, director ejecutivo de la Sociedad Americana del Cáncer (ACS). “Los beneficios podrían ser aún mayores si todos en Estados Unidos tuvieran acceso a servicios médicos básicos, incluyendo atención primaria y servicios de prevención”.

En general, las tasas de incidencia de cáncer (la tasa en la que se diagnostican nuevos casos de cáncer) para ambos sexos y para todas las razas combinadas bajaron levemente de 1992 hasta 2004. Las tasas de incidencia de cáncer de seno (mama) en las mujeres disminuyeron sustancialmente de 2001 hasta 2004. Es posible que esta baja esté relacionada con la disminución en el uso de la terapia de reemplazo hormonal así como la disminución en el uso de las mamografías de detección, como se publicó recientemente. Asimismo, las tasas de incidencia de cáncer de pulmón en las mujeres se estabilizaron de 1998 a 2004 después de aumentos prolongados; en los hombres, la tasa descendió 1,8 por ciento por año en el período de 1991 hasta 2004. Finalmente, las tasas de incidencia de cáncer colorrectal bajaron más del 2,0 por ciento por año en hombres y mujeres posiblemente debido a la prevención al extirpar los pólipos precancerosos.

En la sección del enfoque especial del informe, los autores indicaron que, mientras los tres canceres más comunes en hombres y en mujeres son los mismos para las poblaciones de indígenas americanos y de nativos de Alaska y para las poblaciones blancas no hispanas, hay diferencias importantes por región y por tipo de cáncer. Éstas son:

  • Para todos los cánceres combinados, las tasas de incidencia en los indígenas americanos y en los nativos de Alaska fueron inferiores en el suroeste y superiores en las planicies y en Alaska
  • Las tasas de incidencia de cáncer de pulmón y de cáncer colorrectal fueron más altas en las planicies del norte y en Alaska y fueron significativamente elevadas en comparación con las tasas de las poblaciones blancas no hispanas
  • Las tasas de incidencia de cáncer de riñón, de estómago, hígado, cuello del útero o cérvix y vesícula biliar fueron superiores en los indígenas americanos y en los nativos de Alaska que en las personas blancas no hispanas en todas las regiones combinadas
  • Con la excepción de Alaska, los indígenas americanos y los nativos de Alaska tuvieron menos probabilidad que los blancos no hispanos de ser diagnosticados con cáncer colorrectal en estadios iniciales, con una diferencia más grande en el suroeste y en las planicies del norte y del sur que en otras regiones
  • Las mujeres indígenas americanas y las nativas de Alaska de todas las regiones de Estados Unidos tuvieron menos probabilidad que las mujeres blancas no hispanas de ser diagnosticadas con cáncer de seno (mama) localizado.

“Estamos firmemente comprometidos en atender las desigualdades en salud por cáncer para que los beneficios de décadas de investigación puedan llegar a todos los estadounidenses”, dijo el doctor John E. Niederhuber, director del Instituto Nacional del Cáncer (NCI). “El hecho que las tasas de cáncer de pulmón y de cáncer colorrectal fueron superiores en algunas poblaciones de indígenas americanos y de nativos de Alaska apunta al trabajo que aún tenemos por hacer”.

Era más probable que las poblaciones indígenas americanas y las nativas de Alaska vivieran en la pobreza y menos probable que tuvieran una educación a nivel de escuela secundaria y seguro médico, en comparación con las personas blancas no hispanas, todo lo cual es un indicador de un menor acceso a servicios de prevención y de control del cáncer. Asimismo, las tasas actuales de tabaquismo fueron elevadas entre los indígenas americanos y los nativos de Alaska en términos generales, habiendo una frecuencia mayor entre los indígenas americanos y los nativos de Alaska de las planicies del norte y de Alaska. De todas las regiones, se reportaron como obesos un mayor número de indígenas americanos y de nativos de Alaska que de personas blancas no hispanas. Las tasas de exámenes selectivos de detección para cáncer de seno (mama), cáncer colorrectal, cáncer de próstata y de cuello del útero (cervical) fueron inferiores entre los indígenas americanos y los nativos de Alaska que entre las personas blancas no hispanas.

“Ya tenemos ahora en este país una infraestructura para obtener información de alta calidad sobre casos nuevos de cáncer y podemos describir el éxito en las intervenciones y tratamiento del cáncer, así como podemos descubrir poblaciones con riesgos y resultados diversos”, dijo la doctora Holly L. Howe, directora ejecutiva de la Asociación Norteamericana de Registros Centrales del Cáncer (NAACCR). “Sin este sistema de vigilancia, no estaríamos bien equipados para superar los desafíos a los que nos enfrentamos para reducir todavía más la carga impuesta por el cáncer”.

Los autores del informe señalan que la detección temprana de la enfermedad mediante exámenes selectivos de detección, los mejores pronósticos debidos a tratamientos más efectivos, el control del tabaco y la reducción de las desigualdades en la atención del cáncer, todos ellos indican el éxito de la dedicación y el énfasis de la nación en reducir la carga del cáncer en los Estados Unidos.

El estudio fue realizado por científicos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la Sociedad Americana del Cáncer (ACS), el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), el cual forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud, y la Asociación Norteamericana de Registros Centrales del Cáncer (NAACCR), con la colaboración de científicos del Servicio de Salud Indígena (Indian Health Service) y de la Escuela de Medicina de la Clínica Mayo (Mayo Clinic College of Medicine).

###

Espey DK, Wu X, Swan J, Wiggins C, Jim M, Ward E, Wingo PA, Howe HL, Ries LAG, Miller BA, Jemal A, Ahmed F, Cobb N, Kaur JS, Edwards BK. Annual Report to the Nation on the Status of Cancer, 1975-2004, Featuring Cancer in American Indians and Alaska Natives. Cancer. 15 de noviembre de 2007, vol. 110, número 10.

Para mayor información sobre este informe, visite los siguientes sitios web:

Para ver el informe completo en inglés, visite: www.interscience.wiley.com/cancer/report2007

Para la hoja informativa de preguntas y respuestas en inglés de este informe, visite http://cancer.gov/newscenter/pressreleases/ReportNation2007QandA.

Para la hoja informativa de preguntas y respuestas
http://cancer.gov/espanol/noticias/ReportNation2007SpanishQandA

Sociedad Americana del Cáncer (ACS): http://www.cancer.org

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) (División de Prevención y Control del Cáncer): http://www.cdc.gov/cancer

Servicio de Salud Indígena (IHS): www.ihs.gov

Asociación Norteamericana de Registros Centrales del Cáncer (NAACCR): http://www.naaccr.org/

Instituto Nacional del Cáncer (NCI): http://www.cancer.gov y la página web de SEER: http://www.seer.cancer.gov.