In English | En español
¿Prequntas sobre el cáncer?

Noticias en español

Contacte la Oficina de Prensa del NCI (solo disponible en inglés)
  • Publicación: 11 de octubre de 2011
Noticia del Instituto Nacional del Cáncer (NCI)

Estudio financiado por NIH muestra un riesgo mayor de cáncer de próstata debido a complementos de vitamina E

De acuerdo a una revisión ulterior de los datos del Estudio del Selenio y la Vitamina E para Prevenir el Cáncer (SELECT), los hombres que tomaron diariamente 400 unidades internacionales (U.I.) de vitamina E tuvieron más cánceres de próstata que los hombres que tomaron un placebo. Los resultados mostraron que, por cada 1 000 hombres, hubo 76 casos de cáncer de próstata entre hombres que tomaron solamente complementos de vitamina E en comparación con 65 casos de cáncer entre hombres que tomaron un placebo durante un período de 7 años; es decir, 11 casos más de cáncer de próstata por cada 1 000 hombres. Esto representa un aumento de 17% en cánceres de próstata en relación con los que tomaron un placebo. Esta diferencia fue estadísticamente significativa y, por lo tanto, es posible que no se deba a la casualidad. Los resultados de esta revisión ulterior se publicaron el 12 de octubre de 2011, en el Journal of the American Medical Association.

El SWOG, una red internacional de instituciones de investigación, llevó a cabo SELECT en más de 400 centros clínicos en Estados Unidos, Puerto Rico y Canadá. SELECT fue financiado por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) y por otros institutos que forman parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

Forma cristalina de la vitamina E“Basándose en estos resultados y en los resultados de estudios cardiovasculares a gran escala que usaron vitamina E, no existe ninguna razón para que los hombres de la población general tomen la dosis de vitamina E usada en SELECT ya que los complementos no proporcionan beneficio y sí algunos riesgos muy reales”, dijo el doctor Eric Klein, copresidente de SELECT y médico de la Clínica Cleveland. “Por ahora, los hombres que participaron en SELECT deberán continuar viendo a sus médicos de atención primaria o a sus urólogos e informarles de estos resultados para una mayor consideración”.

El estudio SELECT comenzó en 2001 e incluyó a más de 35 000 hombres. Se inició debido a que investigaciones anteriores habían sugerido que el selenio o la vitamina E podrían reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata. Sin embargo, con base en una revisión independiente de vigilancia de seguridad realizada en el otoño de 2008, se dijo a los participantes que dejaran de tomar los complementos del estudio porque era evidente que el estudio jamás tendría la posibilidad de producir una reducción del 25% de casos de cáncer de próstata por usar estos complementos como estaba estipulado en el diseño del estudio. En 2010, los centros del estudio se cerraron y más de la mitad de los participantes estuvieron de acuerdo en que se vigilara su salud mediante cuestionarios por correo. Actualmente, debido a estos últimos hallazgos, los investigadores están animando a todos los participantes para que consideren tomar parte en un estudio de seguimiento a largo plazo con el fin de que los investigadores puedan continuar estudiando los efectos.

SELECT se llevó a cabo para corroborar resultados previos, separados, de estudios en los que el riesgo de cáncer de próstata no era el objetivo principal. Un estudio de 1998 de fumadores hombres en Finlandia que tomaron diariamente 50 unidades internacionales (U.I.) de vitamina E para prevenir el cáncer de pulmón, mostró 32% menos casos de cáncer de próstata entre hombres que tomaron el complemento. Un estudio de 1996 de hombres y mujeres con antecedentes de cáncer de piel que tomaron selenio para prevenir la recurrencia de la enfermedad mostró que los hombres que tomaron el complemento tuvieron 52% menos casos de cáncer de próstata que quienes no tomaron el selenio.

Basándose en estos y en otros resultados, se reclutaron a hombres para que participaran en SELECT. Ellos fueron asignados aleatoriamente para que tomaran uno de los cuatro grupos de complementos o placebos; hubo más de 8 000 hombres en cada grupo. Un grupo tomó tanto el selenio como la vitamina E; otro grupo tomó el selenio y un placebo que se veía como la vitamina E; otro grupo tomó la vitamina E y un placebo que se veía como el selenio; y el último grupo recibió placebos de ambos complementos. Los hombres que tomaron selenio solo o vitamina E junto con selenio tuvieron también más probabilidad de padecer cáncer de próstata que los hombres que tomaron un placebo; sin embargo, esos aumentos fueron pequeños y posiblemente se debieron a la casualidad.

“SELECT ha mostrado definitivamente que los complementos de vitamina E y de selenio no aportan beneficios en la prevención del cáncer de próstata y ha indicado que existe la posibilidad de que hayan perjuicios”, afirmó la doctora Lori Minasian, coautora del estudio y directora interina de la División de Prevención del Cáncer del NCI. “No obstante, este tipo de investigación ha sido de suma importancia para comprender los beneficios y los riesgos potenciales de los complementos”.

Los investigadores de SELECT están ahora midiendo la cantidad de vitamina E, de selenio y de otros nutrientes en la sangre de los participantes cuando entraron al estudio, para ver si el efecto de los complementos dependió de esta cantidad inicial del micronutriente. Otros investigadores están examinando los polimorfismos de mononucleótido, que son cambios de ADN conocidos como SNP, para ver si un cambio en uno o en más genes podría afectar el riesgo de cáncer o quizás aumentar el riesgo de un hombre de padecer cáncer de próstata mientras toma vitamina E.

Las muestras de los participantes provienen del biorepositorio de sangre y de recortes de uñas de los pies, los cuales, al unirse a la exhaustiva información clínica sobre los participantes, constituyen un recurso vital para un estudio más profundo. “El SWOG está solicitando propuestas de los investigadores de todo el país para usar el biorepositorio de SELECT a fin de ayudar a responder la pregunta biológica de por qué la vitamina E aumentó el riesgo en vez de disminuirlo”, comentó el doctor Laurence Baker, coautor del estudio y presidente del SWOG. “Los resultados de este estudio plantearon muchas más preguntas que las respuestas que tenemos, y de ahí la necesidad de una investigación ulterior”.

Con excepción del cáncer de piel, el cáncer de próstata es el tipo de cáncer más común entre los hombres de Estados Unidos. El riesgo actual de por vida de cáncer de próstata para hombres estadounidenses es de 16%. En 2011, habrá aproximadamente 240 890 casos nuevos de cáncer de próstata y 33 720 muertes por esta enfermedad en Estados Unidos.

SELECT ha sido financiado por el NCI con fondos adicionales del Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa, y con estudios secundarios financiados y dirigidos por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre; el Instituto Nacional de la Senectud; y el Instituto Nacional del Ojo de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

 

###

Bibliografía: EA Klein, IM Thompson, CM Tangen, JJ Crowley, MS Lucia, PJ Goodman, L Minasian, LG Ford, HL Parnes, JM Gaziano, DD Karp, MM Lieber, PJ Walther, L Klotz, JK Parsons, JL Chin, A Darke, SM Lippman, GE Goodman, FL Meyskens, and LH Baker. Vitamin E and the Risk of Prostate Cancer: Results of The Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial (SELECT). JAMA. 12 de octubre de 2011: 306(14) 1549-1556.

Para ver el documento actualizado de preguntas y respuestas en inglés sobre SELECT, vaya a http://www.cancer.gov/newscenter/qa/2008/selectqa.

Para ver el documento de preguntas y respuestas, vaya a http://www.cancer.gov/espanol/noticias/SELECTQandA.

Para ver un esquema gráfico de la próstata, una vista microscópica de la estructura de cristal de la vitamina E, y fotos de las cápsulas que se administraron a los participantes de SELECT, vaya a http://www.cancer.gov/newscenter/pressreleases/2001/select.

El SWOG, (anteriormente Grupo Oncológico del Suroeste) es una red de más de 4 000 investigadores en más de 500 instituciones que diseñan y llevan a cabo estudios clínicos para mejorar la práctica médica, con el fin de prevenir, detectar y tratar el cáncer y para mejorar la calidad de vida de los supervivientes de cáncer. Para obtener más información, vaya a http://www.crab.org/select.