¿Prequntas sobre el cáncer?

El consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco en el ambiente durante el embarazo pueden poner en peligro la salud de mujeres y niños en países en desarrollo

  • Publicación: 28 de febrero de 2008

Las conclusiones de un estudio de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) indican que las tasas de consumo de tabaco durante el embarazo, así como la exposición de mujeres embarazadas y de sus niños al humo de tabaco en el ambiente constituyen amenazas significativas para la salud en varios países de ingresos medios y bajos. En unos pocos de los países en donde se tomaron las muestras, incluso algunos de América Latina, los índices de exposición al humo de tabaco probablemente ya son lo suficientemente altos como para justificar una preocupación considerable. Las conclusiones del estudio, el cual fue el primero en evaluar el consumo de tabaco entre mujeres embarazadas, la exposición al humo de tabaco en el ambiente y las actitudes hacia el consumo de tabaco por parte de las mujeres en muchos países en desarrollo, aparecerán en el número de abril de 2008 del American Journal of Public Health (Revista Estadounidense de Salud Pública), con un avance de publicación en Internet el día 28 de febrero de 2008.

Históricamente, la frecuencia del consumo de tabaco entre mujeres de países en desarrollo ha sido muy baja, en parte debido a las fuertes presiones culturales en contra del consumo de tabaco entre mujeres. "Este estudio indica que los funcionarios de salud pública de los países en desarrollo deberán tomar medidas inmediatas para prevenir y reducir el consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco en el ambiente de mujeres embarazadas", comentó el doctor Duane Alexander, director del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD). "Esto deberá incluir esfuerzos para entender mejor el alcance del problema, a fin de orientar mejor las intervenciones de salud pública".

El estudio fue llevado a cabo por un equipo internacional de investigadores que incluyó a investigadores del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) y del NICHD, dos componentes de los Institutos Nacionales de la Salud. Los investigadores llevaron a cabo el estudio en diez sitios de la NICHD Global Network for Women's and Children's Health Research (Red Mundial del NICHD para la Investigación de la Salud de Mujeres y Niños), la cual se dedica a mejorar la salud materna e infantil de países en desarrollo. Aproximadamente 8 000 mujeres embarazadas participaron en la encuesta en cinco sitios de América Latina (Argentina, Uruguay, Ecuador, Brasil y Guatemala), dos sitios de África (Zambia y la República Democrática del Congo) y tres sitios de Asia (dos en India y uno en Pakistán). La encuesta se fijó en el consumo de productos de tabaco (cigarrillos y tabaco sin humo) entre mujeres embarazadas, sus percepciones de la aceptación social del consumo de tabaco entre mujeres, y en la exposición al humo de tabaco en el ambiente que han experimentado ellas y sus niños.

"Prevenir un aumento en el consumo de tabaco entre las mujeres de los países en desarrollo es aceptado en todas partes como una oportunidad muy significativa de salud pública", dijo la autora principal, la doctora Michele Bloch, de la Unidad de Investigación para el Control del Tabaquismo del Instituto Nacional del Cáncer. "Nuestros resultados demuestran que el consumo de tabaco entre mujeres embarazadas y su exposición al humo de tabaco en el ambiente amenazan con impedir o revertir los esfuerzos que se están llevando a cabo para mejorar la salud materna e infantil en los países en desarrollo".

Debido a que pocos estudios han examinado el consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco en el ambiente entre las mujeres embarazadas de países con ingresos medios y bajos, los investigadores llevaron a cabo esta encuesta de investigación en nueve países en desarrollo para obtener un panorama preliminar de la magnitud del problema. En las naciones bajo estudio, los investigadores encontraron que tanto como un 18 por ciento de las mujeres embarazadas fumaban cigarrillos, hasta un tercio consumía tabaco sin humo, y la mitad estaban expuestas regularmente al humo de tabaco en el ambiente como fumadoras pasivas. Los investigadores encontraron también evidencias de que en algunos países en donde el consumo de tabaco entre mujeres embarazadas es bajo en la actualidad, éste podría aumentar drásticamente si se quitaran los obstáculos para el consumo de tabaco en las mujeres.

De los diez sitios del estudio, Uruguay y Argentina tuvieron los niveles más altos de consumo de tabaco durante el embarazo (18 y 10 por ciento respectivamente). Si bien los otros tres lugares de América Latina reportaron que menos mujeres fumaban durante el embarazo, todos tuvieron números altos de encuestadas que habían probado fumar cigarrillos por lo menos una vez. Si en estos países se volviera más aceptable culturalmente que las mujeres fumen, estos otros sitios presentarían niveles mucho más altos de tabaquismo entre las mujeres embarazadas.

En los sitios de la India, un tercio de todas las mujeres embarazadas usaron tabaco sin humo en Orissa y aproximadamente un veinte por ciento de las mujeres embarazadas en Karnataka estuvieron expuestas con frecuencia al humo de tabaco en el ambiente. Los niveles más altos de exposición al humo de tabaco en el ambiente se encontraron en Pakistán, donde aproximadamente la mitad de todas las mujeres embarazadas y sus niños pequeños estuvieron frecuentemente o siempre expuestos al humo de tabaco en el ambiente como fumadores pasivos. Casi una de cada diez mujeres embarazadas del sitio de Pakistán manifestó haber probado fumar cigarrillos.

En la República Democrática del Congo, 40 por ciento de las encuestadas manifestaron haber probado tabaco sin humo al menos una vez, y un seis por ciento haber usado tabaco sin humo cuando estaban embarazadas. Casi un 14 por ciento de las mujeres en la República Democrática del Congo ha probado fumar cigarrillos; lo mismo han hecho como siete por ciento de las mujeres de Zambia.

Los investigadores reconocen que el estudio tiene algunas limitaciones. Por ejemplo, los datos fueron recopilados de declaraciones de las encuestadas en entrevistas personales y, debido a que el consumo de tabaco entre mujeres se considera un comportamiento muy estigmatizado, las conclusiones del estudio pueden en realidad subestimar el alcance del problema. Las diferencias entre las participantes del estudio por sitios geográficos, niveles de alfabetización, situación laboral y la presencia de consumidores de tabaco en el hogar pueden haber también contribuido a las diferencias en los niveles registrados de exposición al tabaco.

Las mujeres embarazadas constituyen una población con prioridad para los esfuerzos de prevención contra el tabaco porque el consumo de tabaco presenta riesgos graves para la salud del feto y de la madre. El consumo de tabaco durante el embarazo causa una cantidad de problemas, incluyendo el parto prematuro, bajo peso al nacer y síndrome de muerte súbita del lactante. Para la madre, el consumo de cigarrillos puede llevar a cáncer de pulmón y a otros tipos de cáncer, cardiopatía coronaria, apoplejías y enfermedades pulmonares obstructivas crónicas. El uso de tabaco sin humo puede producir cáncer bucal y cáncer pancreático. La exposición al humo de tabaco en el ambiente causa cáncer de pulmón y cardiopatías en adultos, y puede causar enfermedades graves como bronquitis y neumonía en niños y bebés.

"Donde el índice de consumo de tabaco es aún bajo, tenemos la oportunidad de evitar que el consumo de tabaco aumente en las mujeres, especialmente mujeres embarazadas, en los países en desarrollo", dijo la doctora Linda Wright, directora científica de la Red Mundial en el Centro de Investigación del NICHD para Madres y Niños. "Esta información destaca la necesidad urgente que existe de adoptar medidas eficaces para prevenir y controlar el consumo de tabaco, tanto de cigarrillos como de tabaco sin humo, y la exposición al humo de tabaco en el ambiente entre mujeres y niñas de todo el mundo".

El financiamiento de esta investigación provino del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, del Instituto Nacional del Cáncer, de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., y de la Fundación Bill y Melinda Gates.

###

Bloch M, Althabe F, Onyamboko M, Kaseba-Sata C, Castilla EE, Freire S, Garces AL, Parida S, Goudar SS, Kadir MM, Goco N, Thornberry J, Daniels M, Bartz J, Hartwell T, Moss N, Goldenberg R. Tobacco Use and Secondhand Smoke Exposure During Pregnancy: An Investigative Survey of Women in 9 Developing Nations. American Journal of Public Health, Vol. 98, No. 4. Publicado en Internet el 28 de febrero de 2008.

Afiliaciones de los autores: Michele Bloch, NCI; Nancy Moss, NICHD; Fernando Althabe del Hospital de Clínicas, Montevideo, Uruguay; Marie Onyamboko de la Kinshasa School of Public Health, University of Kinshasa, Kinshasa, República Democrática del Congo; Christine Kaseba-Sata del University Teaching Hospital, Lusaka, Zambia; Eduardo E. Castilla del Estudio Colaborativo Latinoamericano de Malformaciones Congénitas, Rio de Janeiro, Brasil; Salvio Freire del Hospital das Clinicas, Universidad Federal de Pernambuco, Recife-Pernambuco, Brasil; Ana L. Garcés del Instituto Multidisciplinario para la Salud, Ciudad de Guatemala, Guatemala; Sailajanandan Parida del Sriram Chandra Bhanj Medical College, Cuttack, India; Shivaprasad S. Goudar del Karnatak Lingayat Education Society's Jawaharlal Nehru Medical College, Belgaum, India; Muhammad Masood Kadir de la Aga Khan University, Karachi, Pakistán; Norman Goco, Jutta Thornberry, Magdalena Daniels, Janet Bartz y Tyler Hartwell del Research Triangle Institute, Research Triangle Park, Carolina del Norte; y Robert Goldenberg del Drexel University College of Medicine, Filadelfia, Pensilvania.

Para obtener más información sobre la investigación de Bloch, diríjase por favor a http://cancercontrol.cancer.gov/tcrb/pubs_bloch.html.

Para obtener más información sobre el cáncer, visite por favor el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer en http://www.cancer.gov/espanol, o llame al Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

El NICHD patrocina la investigación sobre el desarrollo antes y después del nacimiento; la salud materna, infantil y familiar; biología reproductiva y asuntos de población; y rehabilitación médica. Para obtener más información, visite el sitio web del Instituto en http://www.nichd.nih.gov.