¿Prequntas sobre el cáncer?

Se descifra el origen del XMRV y descartan las afirmaciones de su papel en enfermedades en humanos

  • Publicación: 31 de mayo de 2011

La delineación del origen del retrovirus conocido como XMRV a partir de genomas de ratones de laboratorio indica que no es probable que el virus sea responsable de cáncer de próstata ni del síndrome de fatiga crónica en humanos, como se afirmó ampliamente en publicaciones. El virus surgió debido a una recombinación genética de dos virus de ratones. La infección ulterior de experimentos de laboratorio con el XMRV estableció la base de la asociación original.

Al presentar su informe en Science, el doctor Vinay Pathak y su equipo de investigación del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), el cual forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud, en colaboración con otros investigadores, describieron experimentos que ofrecen un entendimiento acerca de cuándo y cómo surgió el XMRV y explican la asociación original, incorrecta. La sigla XMRV significa virus xenotrópico relacionado con el virus de la leucemia murina, (xenotropic murine leukemia virus-related virus).

Imagen de un ratón blanco sin pelo. En la clavícula derecha hay un bulto blanco en donde se injertó un pedazo de tumor de próstata humana. Próximo a la imagen del ratón hay un gráfico del virus XMRV, el cual se ve como un hexágono dentro de un círculo con muchos zarcillos.Este estudio se publicó en el mismo número de Science en el que se publicó otro estudio acerca del XMRV (Knox et al.) que indica no haber asociación entre el virus y el síndrome de fatiga crónica aun en los mismos pacientes del estudio de 2009. “En conjunto, estos resultados básicamente descalifican al XMRV como causa de una enfermedad humana”, afirmó el doctor John Coffin, asesor especial del director del NCI y catedrático de la Escuela de Medicina de la Universidad Tufts, uno de los coautores del escrito con Pathak.

Los virus de la leucemia murina son retrovirus que causan cánceres y otras enfermedades en ratones. Estos se dividen en diferentes clases, una de las cuales son los virus xenotrópicos de leucemia murina. Aunque los virus en esta clase no pueden crecer en las células de la mayoría de los ratones ni infectarlas, en el laboratorio pueden infectar las células de otras especies, incluidas las células humanas. 

En 2006 se informó por primera vez de la presencia de XMRV en muestras de un tumor de próstata humano, y se informó su presencia en 6% a 27% de los cánceres de próstata humanos. Investigaciones posteriores informaron la presencia de XMRV en la sangre de 67% de personas con síndrome de fatiga crónica.

Esta afirmación de que el XMRV circula en seres humanos fue puesta en duda por varios estudios que no pudieron detectar XMRV en muchos grupos de muestras de personas con cáncer de próstata o con síndrome de fatiga crónica ni en los controles sanos.

Para tratar de resolver el grado de asociación entre el XMRV y la enfermedad humana, Pathak, (quien dirigió estos estudios en el NCI en su Sección de Mutación Viral), Coffin y sus colegas examinaron las células humanas de cáncer de próstata que contenían XMRV, así como también los tumores de los cuales procedían estas muestras de células de próstata después de que fueron injertadas en los ratones. El injerto de tumores humanos, llamado xenoinjerto, en ratones es una forma común de estudiar la enfermedad cuando podría ser peligroso probar nuevos tratamientos o métodos en humanos.

Tras un examen exhaustivo en este nuevo estudio, se mostró que los xenoinjertos iniciales de tumores de próstata no contenían XMRV; pero los otros tumores que se habían originado de ellos sí contenían virus; así demostraron que los XMRV no estaban presentes en el tumor humano original como se supuso anteriormente. En cambio, el virus parece haber infectado las células del tumor mientras estas estaban en los ratones. Además, los ratones que se usaron para el xenoinjerto de células de tumor de próstata tenían dos virus que no se describieron anteriormente, el PreXMRV‐1 y el PreXMRV‐2. Cada uno de esos virus tiene una extensión de más de 3 200 nucleótidos, las unidades estructurales básicas del ADN, el cual es prácticamente idéntico al XMRV y difiere únicamente por un solo nucleótido.

La comparación genética de las secuencias del PreXMRV‐1 y PreXMRV‐2 mostró que ninguno tiene extensiones sobrepuestas que sean casi idénticas al XMRV. Pathak, Coffin y sus colegas postulan que la recombinación entre estos virus generó el XMRV en células humanas cuando las células estaban siendo cultivadas en un ratón entre 1993 y 1996 e infectaron las células de tumores de próstata. La recombinación entre genomas de virus en una célula infectada por más de un virus es algo común.

En base a este análisis genético, los científicos concluyeron que el XMRV no estuvo presente en las muestras originales del tumor de próstata sino que surgió únicamente después de que fueron puestas en los ratones. La probabilidad de que un acontecimiento idéntico de recombinación haya ocurrido de forma independiente es de aproximadamente 1 en 1 billón, por lo que es sumamente improbable que el XMRV haya surgido de otra fuente. Los investigadores concluyeron que la asociación del  XMRV con enfermedades humanas se debe a la contaminación de las muestras con el virus que se originó de este acontecimiento de recombinación.

“Después de los informes que asociaban el XMRV con cáncer de próstata en humanos, y posteriormente del XMRV con personas con síndrome de fatiga crónica, expertos en retrovirología de todo el mundo estaban entusiasmados por explorar su función en infecciones y enfermedades en humanos. Los resultados publicados a la fecha no son lo que habríamos esperado; sin embargo, debido al tiempo y a los recursos dedicados para entender este virus por parte de los investigadores del NCI y de los NIH así como de otros investigadores, los científicos pueden ahora concentrarse en identificar las causas reales de estas enfermedades”, comentó el doctor Pathak.   

###

Bibliografía: Paprotka et al.  Recombinant Origin of the Retrovirus XMRV.  Online Science.  May 31, 2011.

Knox et al. No Evidence of Murine-like Gammaretroviruses in CFS Patients Previously Identified as XMRV-infected. Online Science.  May 31, 2011.

 

Para el documento de preguntas y respuestas sobre el XMRV, visite http://www.cancer.gov/espanol/noticias/xmrv_qaSpanish