In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237

Noticias en español

Contacte la Oficina de Prensa del NCI (solo disponible en inglés)
  • Publicación: 8 de diciembre de 1999

Opciones

  • Imprimir página
  • Enviar este documento

La información y los enlaces en esta página ya no se están actualizando y se proporcionan únicamente como referencia.

El Instituto Nacional del Cáncer publica nuevo atlas de mortalidad por cáncer

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) ha publicado un nuevo atlas, el Atlas de Mortalidad por Cáncer en los Estados Unidos, 1950-94, que muestra los patrones geográficos de las tasas de mortalidad por cáncer durante más de cuatro décadas, en más de 3.000 condados a lo largo del país. Con excepción de los Estados Unidos, pocos países han hecho una representación gráfica con información sobre la mortalidad por cáncer, por un período de tiempo tan extenso y con tanto detalle geográfico, lo que hace el atlas un recurso único.

Los 254 mapas del atlas, codificados por colores, facilitarán a los investigadores y a los departamentos estatales de salud el identificar los lugares que presentan tasas altas o bajas, y descubrir los patrones del cáncer que no podrían ser detectados si se representara gráficamente sólo áreas extensas, como por ejemplo, por estados. El atlas no explicará por qué las tasas de mortalidad son más altas en ciertas localidades que en otras, pero brindará importantes pistas para estudios posteriores más profundos sobre las causas y control del cáncer.

Por primera vez, los mapas se presentarán tanto para la población blanca como para la población negra, dado que las estadísticas previas de mortalidad carecían de datos que permitieran la separación de la categoría de negros de la de no-blancos. Además, se presentarán por primera vez los patrones para el cáncer de hígado y para el cáncer del conducto biliar. Los esquemas previos para clasificar enfermedades no permitían separar el análisis de estos cánceres.

"No es fácil determinar por qué las tasas de mortalidad por cáncer varían entre las áreas geográficas y por qué pueden estar cambiando", declaró el doctor Joseph F. Fraumeni Jr., director de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer y autor principal del atlas actual y de los anteriores. "Es natural querer conocer por qué las tasas de cáncer son más altas en un área en particular, pero es importante no hacer conclusiones antes de que se puedan hacer estudios detallados en esas áreas".

Muchos de los patrones que muestra el atlas actual son muy similares a los de los anteriores. Por ejemplo, se viene observando en los centros urbanos del noreste, desde hace cuatro décadas, tasas elevadas de cáncer del seno. Los estudios han demostrado que las variaciones regionales en las tasas de mortalidad por cáncer del seno se deben en parte, pero no completamente, a factores de riesgo establecidos, que incluyen el primer parto a edad tardía, primera menstruación a temprana edad, menopausia tardía y algunos otros factores, tales como educación e historial de mamografías.

De la misma manera, las tasas de mortalidad por cáncer del colon se han elevado en el noreste desde hace por lo menos cuatro décadas. Se considera que los factores dietéticos y nutricionales tienen algo que ver, pero los elementos causativos específicos no están claros.

"Sin embargo, con el tiempo se observan algunos cambios geográficos, que son particularmente llamativos", declaró la doctora, Susan S. Devesa, otra autora principal en la División de Epidemiología y Genética del Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer "Los mayores cambios se ven en el cáncer del pulmón. La tasa nacional anual de cáncer del pulmón entre los hombres blancos subió de 39 por cada 100.000 durante1950-69 a 69 por cada 100.000 durante 1970-94. "En atlas anteriores se observaron tasas elevadas entre hombres en las zonas del noreste y costa sur de los Estados Unidos. Actualmente, las tasas más elevadas aparecen entre los hombres blancos en amplias franjas en el sur, entre las mujeres blancas en el lejano oeste y entre la población negra en las zonas urbanas del norte", explicó la doctora. "Estos cambios generalmente coinciden con las tendencias regionales y el pasar del tiempo en el área del tabaquismo".

Los patrones de mortalidad por cáncer de la próstata, que en el pasado mostraban poca variación en la distinción geográfica, también han cambiado. Las altas tasas entre los hombres blancos son mucho más prominentes ahora en zonas al centro norte. En contraste, entre los hombres negros, las tasas son excesivas en el sudeste de los Estados Unidos, particularmente en las áreas rurales.

"Ahora mismo no sabemos por qué los patrones del cáncer de la próstata están cambiando", recalcó el doctor Robert N. Hoover, también de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer y autor del atlas actual y de los anteriores. "Sin embargo, el atlas ofrece pistas que estimularán los esfuerzos para determinar cuáles características de estas poblaciones y su exposición son responsables por las tasas más elevadas".

Los atlas anteriores han tenido éxito en generar iniciativas que promovieron otros estudios, particularmente en zonas de alto riesgo en el país. Los resultados de estos estudios son publicados en el nuevo atlas. Algunos de los hallazgos comprenden:

  • Las tasas elevadas de cáncer del pulmón entre los hombres en las zonas de la costa sur fueron relacionadas con la exposición al asbesto como resultado del trabajo en astilleros, particularmente durante la Segunda Guerra Mundial.
  • Las tasas elevadas de mortalidad por cáncer de la boca y de la garganta entre las mujeres que viven en la zona rural del sur se relacionaron con el uso del tabaco sin humo.
  • Las tasas altas de mortalidad por cáncer del esófago, en Washington D.C. y en áreas de la costa de Carolina del Sur se relacionaron con el consumo de alcohol y uso del tabaco, junto con la deficiencia en el consumo de frutas y vegetales.
  • Las tasas elevadas de mortalidad por cáncer del pulmón fueron observadas no solamente entre los trabajadores de fundiciones sino también entre gente que vive cerca a fundiciones que emiten arsénico.
  • Las tasas elevadas de mortalidad por cáncer del colon al este de Nebraska se presentaron principalmente entre las personas con orígenes procedentes de Checoslovaquia, en quienes los factores dietéticos parecen contribuir al riesgo.

"Hemos descubierto que las causas de las tasas elevadas son bastante variadas", explicó el doctor Hoover. "Algunas veces se deben a la exposición en el trabajo. Por ejemplo, además de cáncer del pulmón entre los trabajadores de astilleros, hemos visto tasas elevadas de cáncer nasal entre los trabajadores textileros y de mueblería en ciertas zonas del sudeste. Por otro lado, el aumento de las tasas puede atribuirse a la exposición al medio ambiente en general, tales como el arsénico y el cáncer del pulmón, o diferencias en el estilo de vida, tales como los patrones regionales para el cáncer del seno y con más posibilidad, cáncer del colon".

Ya se ha iniciado un estudio en respuesta al nuevo atlas. El cáncer de la vegiga entre los hombres ha tendido a concentrarse en el noreste urbano, desde la década de 1950, particularmente en zonas con industrias químicas. Los estudios anteriores en zonas de alto riesgo también demostraron mayores riesgos entre chóferes de camiones y otros trabajadores expuestos a las emisiones de los motores. El principal factor de riesgo es el fumar, causa de la mitad del cáncer de la vejiga. Sin embargo, el nuevo atlas ha mostrado que los estados de Maine, Vermont, New Hampshire y el norte del estado de New York presentan tasas elevadas en ambos sexos que han aumentado con el correr del tiempo.

"Hemos estado trabajando con los estados y con algunos departamentos académicos en esos estados para desarrollar un estudio piloto para seguir algunas de las hipótesis actuales del por qué las tasas para el cáncer de la vejiga se han hecho tan pronunciadas", declaró Hoover.

Sin embargo, los datos del atlas tienen algunas limitaciones. El atlas es menos útil en generar ideas para investigar los cánceres en los que las tasas de mortalidad a lo largo del país no varían mucho, como es el caso de los cánceres del páncreas y del cerebro. Además, para los cánceres con altas tasas de sobrevivencia, como el cáncer del seno y del cuello del útero, es difícil decir si la variación geográfica refleja las influencias del medio ambiente, de los factores relacionados con la atención médica y la forma como se presta dicha atención, de las prácticas de informe, de los patrones de migración, o la combinación de esas variables.

El Atlas de Mortalidad por Cáncer en los Estados Unidos, 1950-94 es la continuación del proyecto del programa de epidemiología del Instituto Nacional del Cáncer para la presentación gráfica del cáncer. El primer atlas con mapas de la mortalidad por cáncer, codificada en colores, a nivel de condados, fue publicado en 1975 y cubrió los años 1950-69. El atlas actual agrega 25 años de información al atlas original y compara los patrones de los años 1950-69 con los de los años 1970-94. Además, por primera vez, una versión interactiva de la información estará disponible en el Internet.

El acceso al Internet permite varias nuevas posibilidades. No sólo se puede obtener del Internet los mapas, texto, cuadros y cifras, sino también las tasas de mortalidad a nivel nacional y estatal y la información tabulada que se utilizó para generar los mapas. Otra posibilidad que brinda el atlas en el Internet es que el usuario puede crear sus propios mapas. Por ejemplo, el usuario puede comparar tasas en diferentes períodos de tiempo, mirar las tasas para cualquier cáncer en cualquier condado, agrandar y separar diferentes zonas del país y hacer selecciones en colores. Visite el atlas en la siguiente dirección de Internet: http://www.nci.nih.gov/atlas.

Para pedir una copia impresa del atlas, llame al Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).También puede pedirlo por vía electrónica al Servicio Localizador de Publicaciones del Instituto Nacional del Cáncer: http://publications.nci.nih.gov. Las personas con equipo TTY pueden llamar al 1-800-332-8615.