In English | En español
¿Preguntas sobre el cáncer? 1-800-422-6237
Boletín del Instituto Nacional del Cáncer
 Página principal del BoletínArchivoContáctenos
  • Publicación: 5 de enero de 2010

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Fármacos para mantener sanos los huesos están relacionados también con menos casos de cáncer de mama

> Lea el artículo en inglés

Bisfosfonatos por vía oral relacionados con una menor incidencia de la enfermedad en estudios separados

Un nuevo análisis de la Iniciativa para la Salud de la Mujer (WHI) ha encontrado que el uso de sustancias llamadas bisfosfonatos, los cuales se usan para mejorar la salud de los huesos, se asoció con una reducción de casi 33% en la incidencia de cáncer invasor de mama en comparación con las mujeres que no usaron estas sustancias. Aunque son preliminares, los hallazgos plantean la posibilidad de que esta clase de fármacos comúnmente usados pueden tener un papel en la prevención del cáncer de mama, dijeron los investigadores en el Simposio sobre Cáncer de Mama de San Antonio del 2009 de la CTRC-AACR. 

Los bisfosfonatos se toman principalmente para el tratamiento de la osteoporosis, pero también pueden tratar problemas de densidad ósea en pacientes con padecimientos relacionados con el cáncer. Los estudios de laboratorio han sugerido que estos fármacos pueden también tener efectos anticancerígenos, lo que proporciona una posible explicación biológica sobre esta relación. 

Para encontrar la relación, el doctor Rowan Chlebowski, del Instituto de Investigación Biomédica de Los Ángeles del Centro Médico en Harbor-UCLA, y sus colegas analizaron datos de 151 000 mujeres del componente de observación de la WHI. De las 2 216 mujeres que usaban los bisfosfonatos cuando entraron al estudio, 64 presentaron cáncer de mama, y la mayoría de esos cánceres (50) eran receptores positivos de estrógeno.

Los resultados se traducen en 32% menos casos de cáncer de mama invasor entre quienes usaban los bisfosfonatos orales, especialmente alendronato (Fosamax), en comparación con quienes no los usaban. Un segundo estudio presentado en San Antonio encontró una reducción de casi 30% de cánceres de mama en mujeres posmenopáusicas en Israel que tomaron bisfosfonatos al menos por un año en comparación con las que no los tomaron.

Dado que ninguno de los dos estudios fue aleatorizado controlado, los resultados deberán considerarse como generadores de hipótesis y no son de ninguna manera una prueba, señaló la doctora Leslie Ford de la División de la Prevención del Cáncer del NCI y enlace del instituto con la WHI. "Una cuestión es que las mujeres que toman bisfosfonatos a menudo tienen una baja densidad ósea porque están en un entorno de bajo nivel de estrógeno", dijo la doctora, "así que estas mujeres tendrían un menor riesgo de cáncer de mama que las mujeres que no tomaron bisfosfonatos". Esto podría ser una explicación alternativa del resultado.

Un estudio clínico en curso está analizando el papel de los bisfosfonatos en el tratamiento adyuvante del cáncer de mama. Si los resultados indican que las mujeres que toman los fármacos tienen un índice menor de cáncer en la mama opuesta (contralateral) que las mujeres que no toman bisfosfonatos, esto sería "un descubrimiento muy interesante y reforzaría las observaciones actuales aún más", dijo el doctor Ford. Sin embargo, serían necesarios estudios aleatorizados controlados en su modalidad de prevención para que esto se pueda convertir en la norma de tratamiento, agregó la doctora.

Los bisfosfonatos han sido relacionados con osteonecrosis de mandíbula, y la FDA emitió una advertencia sobre los efectos secundarios osteomusculares de estos fármacos en enero del 2008. Un año después, la doctora Diane Wysowski de la FDA advirtió sobre un mayor riesgo de cáncer de esófago y muerte en pacientes que toman bisfosfonatos orales.