Boletin
 
25 de enero de 2011 • Volumen 3 - Edición 2

Nuevo informe de la Directora General de Servicios de Salud describe la forma en que el humo del tabaco causa enfermedades

> Artículo en inglés

La Directora General de Servicios de Salud, la doctora Regina M. Benjamin habla sobre el informe en el Club Nacional de Prensa. (Foto cortesía de Christopher Smith) La Directora General de Servicios de Salud, la doctora Regina M. Benjamin habla sobre el informe en el Club Nacional de Prensa. (Foto cortesía de Christopher Smith)

La Directora General de Servicios de Salud de los Estados Unidos (U.S. Surgeon General), doctora Regina M. Benjamin, dio a conocer un informe a principios de diciembre pasado en el que se detalla la forma en que el humo del tabaco causa enfermedades y muertes. En un compendio de investigaciones básicas, el informe, que abarca 700 páginas, demuestra que cualquier exposición al humo del tabaco, ya sea en forma directa o secundaria, causa daños inmediatos a las células del cuerpo y puede causar enfermedades y muertes.

“Este informe deja bien claro que no existe un cigarrillo que se considere seguro”, dijo la Secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius, en una conferencia de prensa realizada el 9 de diciembre pasado. Hasta una breve exposición al humo secundario puede dañar los vasos sanguíneos y causar problemas cardiacos, como un ataque al corazón. Como país en su conjunto, añadió, "cada cigarrillo adicional que alguien fuma nos hace menos saludables".

El informe titulado El humo del cigarrillo causa enfermedades: las bases biológicas y conductuales de las enfermedades atribuibles al tabaquismo, es la edición 30 de la serie de informes del Director General de Servicios de Salud sobre el tabaquismo. La serie empezó con un informe pionero en 1964, que realizó la revisión más rigurosa de la evidencia que existía en esos momentos sobre los riesgos del tabaquismo. Los informes subsecuentes se concentraron principalmente en las enfermedades causadas por el tabaquismo.

El informe actual es el primero en concentrarse principalmente en la forma en que ocurren los daños relacionados con el tabaquismo, describiendo en detalle la manera en que casi todos los órganos del cuerpo son afectados por el humo del tabaco, con frecuencia a través de mecanismos moleculares similares, como los causantes de inflamación y estrés oxidativo.

“Es importante que cada estadounidense entienda el efecto que tiene fumar en su cuerpo", dijo la doctora Benjamin. Explicar al público la información científica que evidencia los peligros del tabaquismo, continuó, puede servirnos en las actividades encaminadas a reducir el consumo del tabaco. Los fumadores necesitan conocer las bases biológicas de lo que ocurre en sus cuerpos, para que no desistan en sus esfuerzos de dejar de fumar, indicó, añadiendo que la mayoría de los fumadores necesitan múltiples intentos para dejar de hacerlo.

La madre de la doctora Benjamin era fumadora y murió de cáncer y su tío necesitaba asistencia para respirar debido a un  enfisema ocasionado por el tabaquismo, nos relató. Nunca es tarde para dejar de fumar, recalcó, y mientras más temprano se haga es mejor. “Dejar de fumar le da al cuerpo la oportunidad de reparar el daño causado por los cigarrillos”, indicó.

Cuando una persona fuma o inhala el humo secundario del tabaco, aspira una mezcla compleja de más de 7.000 sustancias y compuestos químicos, entre los cuales se encuentran al menos 69 que se sabe son carcinógenos. Cada exposición a estas sustancias químicas que causan cáncer puede dañar el ADN de forma tal que puede dar lugar a la aparición del cáncer. Otros compuestos químicos en el humo del tabaco pueden ocasionar enfermedades cardiacas y afecciones crónicas de los pulmones, como enfisema.

Una gráfica que ilustra las consecuencias en la salud del tabaquismo y la exposición al humo secundario del tabaco. Los efectos en la salud causados por el tabaquismo y la exposición al humo secundario del tabaco (Imagen del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. 2004, 2006) [Ampliar]

“Cuando se documenta el daño que causa el tabaquismo a cada órgano del cuerpo, la evidencia en contra del tabaco se vuelve abrumadora, es algo realmente aterrador”, comentó el doctor David Sidransky, director de la División de Investigación sobre Cánceres de Cabeza y Cuello de la Universidad Johns Hopkins, quien fue el editor científico principal del informe.

“Son los peligros en los que ni siquiera pensamos, como los ataques cardiacos prematuros, los que dan más miedo", añadió. El informe presenta evidencia que asocia el síndrome de muerte súbita del lactante a la exposición al humo secundario del tabaco. También se mencionan efectos relacionados con la capacidad reproductora, como un riesgo mayor de dar a luz bebés con bajo peso en madres fumadoras, lo cual aumenta el riesgo de muerte del recién nacido.

También se citan investigaciones sobre la biología de la adicción. “Estos estudios muestran la extrema complejidad de la biología, y la biología molecular, de la adicción”, dijo el doctor Sidransky. “La única opción segura es nunca fumar porque no se sabe, desde la perspectiva de la biología molecular, si uno se va a volver adicto al fumar”.

El informe fue escrito por científicos, pero ha sido resumido en un cuadernillo ilustrado en el que se usa un lenguaje llano y que según la doctora Benjamin será traducido al español. También se dispone de un resumen de una página del informe, que ofrece consejos a los médicos para asistir a sus pacientes a dejar de fumar. 

La doctora Benjamin hizo un llamado a los médicos para que hablen con sus pacientes fumadores sobre los cambios que ocurren a nivel celular y del ADN. “Debemos dar a los pacientes la información y permitirles tomar decisiones con base en la misma”, agregó.

Los estudios muestran que la mayoría de los fumadores quieren dejar de fumar y que los programas y servicios de cesación del tabaquismo pueden ayudar, explicó el subsecretario de salud, el doctor Howard K. Koh. La línea nacional para dejar el tabaquismo, 1-800-QUIT-NOW, es uno de los servicios disponibles. También han tenido un efecto significativo los programas integrales estatales de control del tabaquismo y las leyes locales y estatales que protegen al público contra la exposición al humo secundario del tabaco. California cuenta con el programa integral estatal más antiguo en funcionamiento, así como con sólidas leyes antitabaco y las tasas de cáncer de pulmón en ese estado están declinando más rápidamente que en otros, anotó la doctora Benjamin.

Aun así, el tabaquismo continúa siendo la causa prevenible principal de muertes prematuras en los Estados Unidos y ocasiona anualmente más de 440.000 muertes. El nuevo informe es parte de un esfuerzo que tiene como fin "renovar el impulso nacional para acabar con esta epidemia", dijo el doctor Koh.

Se prevé que los hallazgos del informe alcancen una audiencia mundial. “Los informes del Director General de Servicios de Salud constituyen la base científica para las actividades de control del tabaquismo en los Estados Unidos y en todo el mundo", dijo la doctora Cathy Backinger de la Subdivisión de Investigación para el Control del Tabaquismo. “Este informe hace énfasis en que la mejor forma de reducir el riesgo de cáncer es nunca fumar o exponerse al humo secundario del tabaco”.

Desde que en 1964 se publicó el primer informe del Director General de Servicios de Salud sobre el tabaquismo, los científicos han continuado estudiando más profundamente la forma en que el humo del tabaco causa enfermedades, dijo el doctor Jonathan Samet del Departamento de Medicina Preventiva y el Centro Oncológico Integral Norris de la University of Southern California, quien fue uno de los editores que contribuyeron al informe más reciente.

Aunque esta información no cambia el mensaje principal sobre el tabaquismo, anotó, los hallazgos tienen implicaciones para tratar de entender mejor, por ejemplo, la biología de la adicción y si hay personas que estén predispuestas a la misma. Esto podría conducir a la creación de enfoques más dirigidos para prevenir enfermedades relacionadas con el tabaquismo. “Esté pendiente de lo que está por venir”, dijo.

—Edward R. Winstead