Boletin
 
25 de enero de 2011 • Volumen 3 - Edición 2

Uso habitual de cremas con filtro solar puede reducir riesgo de melanoma invasivo

> Artículo en inglés

El uso habitual de cremas con filtro solar puede reducir el riesgo de padecer melanoma, de acuerdo con los resultados de un estudio clínico aleatorio controlado publicados el 6 de diciembre pasado en la revista Journal of Clinical Oncology. Se trata del primer estudio clínico prospectivo con distribución al azar que investiga la asociación entre filtros solares y melanoma, el cáncer de piel más mortífero.

Los investigadores, encabezados por la doctora Adèle Green, del Instituto de Investigación Médica Queensland, examinaron la incidencia de melanoma en 1.621 adultos de raza blanca en una ciudad de Queensland, Australia. Los participantes del estudio, de 20 a 69 años de edad, fueron distribuidos en dos grupos. Entre 1992 y 1996, los participantes de uno de los grupos recibieron suministros ilimitados de filtro solar de amplio espectro con factor de protección solar (FPS) de 16 y se les pidió que lo aplicaran todas las mañanas en la cabeza, el cuello, los brazos y las manos y que se lo volvieran a poner después de sudar mucho, de bañarse o de una larga exposición al sol. Las personas del grupo de control continuaron utilizando filtros solares de todo tipo de FPS a su propia discreción e incluso algunas ni siquiera los utilizaron.

La doctora Green y sus colegas les hicieron seguimiento a los participantes del estudio durante 10 años más y rastrearon todos los casos de melanoma primario de diagnóstico reciente entre 1993 y el 2006. Encontraron 11 nuevos casos de melanoma en el grupo que usó filtro solar todos los días frente a 22 casos en el grupo que lo usó a su libre albedrío, lo que representa una reducción del 50 por ciento. El melanoma invasivo se redujo en 73 por ciento en el grupo que usó filtro solar a diario en comparación con el grupo de control (3 casos frente a 11).

Los autores del estudio apuntaron que sus resultados se sitúan en el límite de la significancia estadística y sugirieron que, en particular, los resultados sobre el melanoma invasivo “se deben interpretar con cautela”. No obstante, concluyeron que “en los adultos de 25 a 75 años de edad, la aplicación habitual de filtro solar con FPS 15+ en un periodo de 5 años al parecer redujo la incidencia de nuevos melanomas primarios en hasta 10 años”.

En un editorial adjunto, los doctores Phyllis Gimotty y Karen Glanz, del Centro de Epidemiología Clínica y Bioestadísticas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania apuntaron: “Hasta donde sabemos, los hallazgos del estudio clínico son los primeros en ofrecer evidencias sólidas sobre la reducción en la incidencia de melanoma invasivo a raíz de la aplicación habitual de filtros solares de amplio espectro en adultos…. Es poco probable que en un futuro inmediato se realicen otros estudios del mismo alcance y rigor”.

Anotaron también que “si bien el cuestionamiento de la eficacia de los filtros solares para la prevención del melanoma ya no debe ser un impedimento para que los científicos y los médicos los recomienden”, la prevención eficaz del cáncer de piel debe incluir asimismo conductas como evitar la exposición a los rayos ultravioletas, usar prendas de vestir para protegerse del sol y someterse a exámenes regulares de la piel.

“Este estudio ofrece evidencias importantes sobre la función de los filtros solares como parte de una amplia variedad de conductas para protegerse del sol que reduzcan eficazmente el riesgo de melanoma”, comentó la doctora Margaret Tucker, de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer del NCI.