Boletin
 
31 de enero de 2012 • Volumen 4 - Edición 2

Salud mundial a través de la colaboración y el liderazgo

> Artículo en inglés

Dr. Nils DaulaireDr. Nils Daulaire

Se calcula que anualmente 530 000 mujeres en todo el mundo sufren de cáncer de cuello uterino. Aproximadamente la mitad de ellas mueren de esta enfermedad que puede prevenirse y tratarse. Más del 85% de estas mujeres que mueren innecesariamente viven en ambientes de bajos recursos, como en aldeas del norte de la India, donde un estudio clínico demostró recientemente lo que puede lograrse cuando los investigadores se unen con el propósito de mejorar la salud alrededor del mundo.

El estudio demostró que en las mujeres que se sometieron a un solo examen de detección del cáncer de cuello uterino con una prueba de ADN para detectar el virus del papiloma humano o VPH (el virus que causa la gran mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino), se redujeron a la mitad los índices de enfermedad avanzada y muertes por cáncer de cuello uterino por más de 8 años, en comparación con las mujeres que recibieron el cuidado médico habitual.

Lamentablemente, para muchas mujeres en países en vías de desarrollo, el cuidado médico habitual por lo general significa que no tienen acceso a ningún examen selectivo de detección. De hecho, solamente 8 de las más de 130 000 mujeres que participaron en el estudio se habían hecho anteriormente un examen de detección de cáncer de cuello uterino.

Aun cuando el cáncer de cuello uterino por lo general se desarrolla lentamente a lo largo de muchos años, la mayoría de las mujeres en estos países no tienen acceso a exámenes que salvan vidas ni a tratamientos tempranos. En muchas comunidades, pocas mujeres saben que el cáncer de cuello uterino puede prevenirse. Las consecuencias son predecibles: el cáncer de cuello uterino es una de las causas más frecuentes de muerte entre las mujeres en los países en vías de desarrollo.

Por supuesto, esto contrasta fuertemente con los Estados Unidos y otros países industrializados, donde los exámenes regulares de detección del cáncer de cuello uterino han reducido drásticamente los índices de esta enfermedad en las últimas cuatro o cinco décadas, lo cual representa un logro significativo de salud pública. No obstante, los beneficios alcanzados en este estudio fueron considerables, si se tiene en cuenta que se utilizó solamente un examen de detección, un enfoque que es altamente factible en el norte de la India y en muchas otras partes del mundo.

Casos exitosos de investigación como éste y la necesidad de mejorar la educación mundial son el centro de iniciativas como el Día Mundial contra el Cáncer, el cual tuvo lugar el 4 de febrero en todo el mundo. El Día Mundial contra el Cáncer es una iniciativa de la Unión Internacional contra el Cáncer y tiene como objetivos crear conciencia sobre esta enfermedad en el mundo y promover actividades a todos los niveles, desde gobiernos hasta individuos, para reducir la carga que implica el cáncer. Está claro que se necesita actuar: 70% de las 7,6 millones de muertes por cáncer en el 2008 se registraron en países con ingresos bajos o medios. Y debido en parte a factores tales como el fuerte aumento de los índices de tabaquismo y obesidad, se calcula que la cantidad de casos de cáncer que podrían prevenirse en estos países aumente de manera vertiginosa en las próximas décadas.

De la misma manera, el reconocimiento de la amenaza mundial que representan problemas tales como el cáncer, las enfermedades infecciosas y el agua no potable, entre muchos otros, hizo que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS) diseñara su primera Estrategia de Salud Mundial. Dada a conocer a principios del 2012, la Estrategia de Salud Mundial del HHS no es una iniciativa que empieza de cero. Más bien ha sido concebida para integrar, coordinar y priorizar estratégicamente el excelente trabajo que ya llevan a cabo numerosas dependencias del HHS en áreas tales como seguridad alimentaria, reglamentación de medicamentos y dispositivos, y prevención de enfermedades.

Metas y objetivos de la Estrategia de Salud Mundial del Departamento de Salud y Servicios HumanosMetas y objetivos de la Estrategia de Salud Mundial del Departamento de Salud y Servicios Humanos

Como lo explicó la Secretaria del HHS, Kathleen Sebelius, durante el lanzamiento de esta estrategia en la fundación Kaiser Family, la misma se propone poner en práctica "una nueva manera de actuar de aquí en adelante a fin de utilizar la experiencia, las relaciones y los recursos únicos que dispone el HHS para tener el mayor impacto posible". Ayudar a los países con bajos recursos a reducir las muertes por cáncer a través de mejores métodos de detección y tratamientos, sea ayudando a establecer la infraestructura necesaria, capacitando a los trabajadores de la salud o ayudando a obtener exámenes de detección a precios más asequibles, es un ejemplo ideal de la manera como los Estados Unidos pueden utilizar su experiencia científica para mejorar y salvar vidas alrededor del mundo.

Por supuesto, el objetivo principal de nuestro departamento sigue siendo la promoción de la salud y el bienestar de la población en los Estados Unidos. Sin embargo, el mundo de hoy está mucho más interconectado que hace una década. Simples acontecimientos o tendencias demográficas de mayor alcance pueden incidir de manera significativa en la vida dentro de nuestras fronteras. Basta con observar la rapidez con que se propagó el virus de la gripe H1N1 en el 2009 para entender el riesgo que corremos cuando ignoramos la salud mundial.

La Estrategia de Salud Mundial del HHS, que está enmarcada dentro de tres metas de largo alcance y 10 objetivos estratégicos, tiene varios temas comunes, entre ellos la colaboración, el mejoramiento de la seguridad, la prevención, el liderazgo y la experiencia.

El trabajo realizado por los NIH y el NCI ciertamente abarca estos temas; estas instituciones de clase mundial ya se han establecido como líderes en la promoción de la salud alrededor del mundo. Luego de sus nombramientos, tanto el Director de los NIH, doctor Francis Collins, como el director del NCI, doctor Harold Varmus, reconocieron que deben redoblarse los esfuerzos y mencionaron el mejoramiento de la salud mundial como una de sus prioridades.

El doctor Varmus estableció el Centro para la Salud Mundial. Al coordinar mejor y priorizar las actividades del NCI tendientes a mejorar la salud mundial, este centro se alinea bien con la Estrategia de Salud Mundial del HHS y constituirá una ayuda invaluable en esta iniciativa.

Mientras tanto, los programas del NCI existentes ya están ofreciendo los recursos necesarios para las nuevas iniciativas de salud mundial. En la reciente Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre Prevención y Control de Enfermedades No Contagiosas, se anunció una asociación multinacional para ayudar a combatir un creciente flagelo en muchos países en vías de desarrollo: los altísimos índices de consumo de tabaco.

Con el auspicio de esta asociación, de la cual forman parte HHS, la mHealth Alliance de la Fundación de las Naciones Unidas, la Campaña para Niños Libres de Tabaco, Johnson and Johnson, y muchos otros grupos estadounidenses e internacionales, se lanzarán en algunos países en vías de desarrollo proyectos de demostración sobre cómo abandonar el hábito de fumar. Los proyectos harán extenso uso de los mensajes de texto del sistema QuitNowTXT del NCI, creados como parte de la iniciativa SmokefreeTXT para promover el abandono del hábito de fumar. Los proyectos de demostración también ayudarán a identificar, documentar y diseminar las prácticas más adecuadas para la puesta en práctica de intervenciones de ayuda para dejar de fumar.

Como claramente lo expresó el presidente Barack Obama en la Iniciativa de Salud Mundial de los EE. UU. (GHI), las sociedades saludables tienen muchas más probabilidades de ser sociedades estables en lo político, económico y diplomático. La GHI se propone reducir la cantidad de muertes y enfermedades a través de un enfoque integral que abarca todo el gobierno, con énfasis en la coordinación de actividades entre agencias y diferentes sectores. La Estrategia de Salud Mundial del HHS es un complemento fundamental de la iniciativa del presidente.

Como nos lo recuerda el Día Mundial contra el Cáncer, dado el papel de liderazgo de los Estados Unidos en la investigación del cáncer y la atención al paciente con esta enfermedad, toda la comunidad dedicada al cáncer tiene un papel que desempeñar en este vital esfuerzo. Este papel podría incluir la expansión de los proyectos de colaboración en estudios clínicos internacionales, el establecimiento de programas de capacitación específicamente para investigadores y defensores de los derechos del paciente en países en vías de desarrollo, y el intercambio de recursos educativos y equipos médicos.

Hay muchas maneras en que la comunidad dedicada al cáncer en los Estados Unidos puede participar, y yo los invito a buscar esas oportunidades. La recompensa, creo yo, se reflejará en gran medida en una mejor salud para todos los ciudadanos del mundo.

Doctor Nils Daulaire
Director de la Oficina de Asuntos Internacionales
Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos