Boletin
 
31 de enero de 2012 • Volumen 4 - Edición 2

Uso de tecnología robótica no reduciría los efectos secundarios de la cirugía de cáncer de próstata

> Artículo en inglés

Los hombres mayores a quienes se les ha extirpado la próstata para tratar el cáncer tienen un riesgo alto de padecer incontinencia y problemas sexuales en el año siguiente a la intervención, independientemente de si el cirujano usó tecnología robótica en la sala de operaciones, según indica una nueva encuesta. Los resultados se publicaron en Internet el 3 de enero en el Journal of Clinical Oncology.

Más de cuatro en cinco prostatectomías se realizan mediante tecnología robótica para extirpar el órgano de manera laparoscópica. Algunos investigadores han indicado que la adopción generalizada de esta tecnología tuvo lugar en ausencia de comprobación científica que demuestre claros beneficios para los pacientes si se compara el método basado en la robótica con la cirugía tradicional.

Para abordar esta cuestión con mayor profundidad, el doctor Michael Barry del Hospital General de Massachusetts y sus colegas enviaron encuestas a una muestra al azar de 800 hombres que se habían sometido a una prostatectomía radical debido a cáncer de próstata; la muestra fue tomada de los archivos de reclamaciones de Medicare. Se recibieron respuestas de 685 hombres; cerca del doble de los encuestados que respondieron informaron haber tenido cirugía robótica en comparación con los que tuvieron una prostatectomía radical tradicional.

Ambos grupos de pacientes informaron altos índices de incontinencia y disfunciones sexuales, lo cual indica que la tecnología robótica no parece reducir estas complicaciones.

"La rápida diseminación de cirugías robóticas para las prostatectomías radicales parece presuponer que pueden haber menos efectos secundarios debido a la mayor precisión que otorga la tecnología", dijo el doctor Barry. Pero los nuevos resultados, que son congruentes con los de un estudio anterior, ponen en duda dicha suposición. De hecho, el estudio indicó un leve aumento de incontinencia en los hombres que se sometieron a cirugía robótica, si bien la diferencia no fue estadísticamente significativa.

Una limitación del estudio fue que los autores no tenían información de referencia sobre incontinencia y funcionamiento sexual de los hombres previamente a la prostatectomía. Se necesitarán estudios prospectivos y estudios en hombres más jóvenes para evaluar los riesgos y beneficios, así como la rentabilidad, de la cirugía robótica para el cáncer de próstata en comparación con la cirugía tradicional, puntualizaron los autores.

A pesar de las limitaciones del estudio, los resultados son aleccionadores, tomando en cuenta los altos índices de problemas asociados a los dos procedimientos, concluyeron los autores de un editorial adjunto. Indicaron que los resultados de cualquier tipo de procedimiento "están basados no solo en la tecnología sino también en la destreza y experiencia del proveedor y del sistema hospitalario".

El doctor Barry estuvo de acuerdo. "Cada paciente debería saber que el tipo de cirugía que elige no es tan importante como la experiencia que tiene el cirujano en el procedimiento en particular", agregó el doctor. "Además, solo por el hecho de que la cirugía es robótica, no significa que es más segura ni mejor que otros métodos".