Boletin
 
31 de enero de 2012 • Volumen 4 - Edición 2

Distrofia muscular más común en adultos se asocia a un aumento del riesgo de cáncer

> Artículo en inglés

Los adultos que padecen el trastorno hereditario caracterizado por atrofia muscular y debilidad progresiva, denominado distrofia muscular miotónica (MMD), pueden tener un mayor riesgo de sufrir cáncer según indicó un nuevo estudio. Un equipo de investigación dirigido por los doctores Mark H. Greene y Shahinaz M. Gadalla, ambos de la Subdivisión de Genética Clínica en la División de Epidemiología y Genética del Cáncer del NCI, hallaron que los pacientes con MMD de dos cohortes independientes presentaron un riesgo general de cáncer dos veces más alto que la población general. El riesgo estaba representado en su mayor parte por los cánceres de colon, cerebro, endometrio y ovario. Los resultados fueron publicados en la edición del 14 de diciembre de JAMA.

La MMD es la forma más común de distrofia muscular que se inicia en la edad adulta. Hay dos tipos de MMD, tipo 1 y tipo 2, los cuales afectan varios sistemas del organismo y son causados por mutaciones en genes diferentes. Los signos y síntomas de los dos tipos se superponen, aunque el tipo 1 es más grave.

"La motivación para realizar este trabajo se originó en la observación clínica del coautor doctor Richard Moxley de que la ocurrencia de casos de cáncer en sus pacientes con MMD era superior a lo esperado", detalló el doctor Greene. La cuestión era saber si estos cánceres formaban parte del síndrome de la MMD o se trataba simplemente de una coincidencia.

Para abordar esta inquietud, los investigadores conectaron los archivos médicos de 1 658 pacientes con MMD de dos registros de pacientes a nivel nacional, uno en Suecia y otro en Dinamarca, con los registros de cáncer nacionales correspondientes en cada uno de estos países. Encontraron los mismos patrones de aumento del riesgo de cáncer en la cohorte de MMD sueca y en la danesa, lo cual "brinda una seguridad considerable de que nuestras observaciones están en lo cierto", escribieron los autores del estudio.

"Este estudio es la primera evaluación cuantitativa formal de riesgo de cáncer en la MMD, trastorno que hasta ahora no se había considerado susceptible al cáncer", expresó el doctor Greene.

"Todavía no sabemos con seguridad por qué los pacientes con MMD tienen mayor riesgo de cáncer", agregó la doctora Gadalla. "Es posible que algunas de las alteraciones genéticas que causan los síntomas de la MMD también sean responsables por el aumento del riesgo de cáncer". Es posible que otras investigaciones para estudiar los posibles mecanismos que intervienen brinden nuevos conocimientos sobre los mecanismos de la carcinogénesis, puntualizó la doctora.

Además de continuar esa ruta de investigación, el doctor Greene y sus colegas están investigando si el riesgo de cáncer difiere entre pacientes con MMD tipo 1 frente a los que tienen el tipo 2, y si este riesgo mayor puede explicarse por los factores conocidos de riesgo de cáncer (pregunta que este estudio no pudo responder).

Entretanto, el doctor Greene afirmó que "es importante que los médicos sean conscientes de la existencia de este posible aumento del riesgo de cáncer en pacientes con MMD".