Boletin
 
28 de febrero de 2012 • Volumen 4 - Edición 3

Estudios clínicos ofrecen nuevas opciones para el tratamiento del cáncer de próstata avanzado

> Artículo en inglés

Un doctor hablando con un pacienteLos fármacos dirigidos en fase de investigación mejoraron la supervivencia en algunos hombres.

Dos nuevos tratamientos para hombres con cáncer de próstata avanzado podrían estar disponibles pronto, según recientes hallazgos de dos estudios clínicos de fase III que fueron presentados en San Francisco, a principios de febrero, durante el Simposio de Cánceres Genitourinarios 2012.

En los estudios, los fármacos en fase de investigación clínica MDV3100 y radio-223 (Alpharadin) mejoraron la supervivencia general en hombres con cáncer de próstata metastásico resistente a la castración, es decir, un cáncer que ya no responde a los tratamientos que disminuyen  drásticamente la testosterona de la cual dispone el organismo para alimentar el crecimiento del tumor.

Los fármacos, los cuales actúan a través de diferentes mecanismos, también controlaron el crecimiento de las metástasis óseas (el sitio adonde con más frecuencia se propaga el cáncer de próstata) y produjeron una menor cantidad de efectos secundarios serios. Dadas las mejorías de los índices de supervivencia, ambos estudios se concluyeron antes de lo previsto y los fármacos en fase de investigación clínica se ofrecieron a pacientes que no los habían recibido durante los estudios.

Si la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprueba ambos fármacos, lo cual es probable según varios investigadores, la cantidad de tratamientos aprobados para hombres con cáncer de próstata avanzado resistente a la castración pasaría a ser de seis, en comparación con solo uno aprobado en el 2004, el fármaco para quimioterapia docetaxel.

Fármacos aprobados por la FDA para el tratamiento del cáncer de próstata avanzado

FármacosAño de aprobaciónClase de fármaco
Docetaxel2004Quimioterapéutico
Cabazitaxel (Jevtana)2010Quimioterapéutico
Abiraterona (Zytiga)2011Inhibidor CYP17 (inhibe la producción de testosterona)
Sipuleucel-T (Provenge)2011Inmunoterapéutico

La FDA está revisando los fármacos MDV3100 y radio-223 a través de la designación por vía rápida para usarse en el tratamiento de hombres con cáncer de próstata metastásico resistente a la castración. La designación por vía rápida se utiliza para agilizar la revisión de medicamentos para enfermedades serias, cuyas necesidades médicas no han sido satisfechas.

"Contamos con muchas opciones nuevas para pacientes con cáncer de próstata avanzado resistente a la castración, fármacos con diferentes mecanismos de acción para tratar el cáncer de diferentes maneras. Para los pacientes es una muy buena noticia."

—Dr. Leonard Gomella

"Este es un momento que nos llena de entusiasmo", afirmó el doctor Leonard Gomella, del Centro Oncológico Kimmel de la Universidad Thomas Jefferson, quien no participó en ninguno de los dos estudios. "Contamos con muchas opciones nuevas para pacientes con cáncer de próstata avanzado resistente a la castración, fármacos con diferentes mecanismos de acción para tratar el cáncer de diferentes maneras. Para los pacientes es una muy buena noticia".

Fármacos diferentes, resultados similares

Más de 900 pacientes con cáncer de próstata avanzado que se había propagado solamente a los huesos fueron admitidos en el estudio más pequeño de los dos, el denominado ALSYMPCA, el cual comparó el tratamiento con radio-223 más el mejor cuidado de apoyo con el tratamiento con placebo junto con el mejor cuidado de apoyo.

El radio-223, fabricado por la compañía noruega Algeta, es el primero de una clase de fármacos denominados emisores de partículas alfa que han llegado hasta este punto en los estudios clínicos. Debido a que es un "imitador del calcio" (al  igual que el calcio, actúa sobre áreas del hueso que están sufriendo cambios, como aquellos inducidos por los tumores), el fármaco tiene como objetivo actuar sobre las metástasis óseas, dijo el investigador principal del estudio, doctor A. Oliver Sartor, del Centro Oncológico de la Universidad de Tulane, en una rueda de prensa.

Una vez en el hueso, el radio-223 emite niveles muy bajos de radiación alfa, la cual viaja menos de 100 micrones, es decir, aproximadamente cuatro milésimas de pulgada. El medicamento irradia los tumores y las áreas circundantes "de una manera muy localizada", dijo el doctor Sartor, "como si fuera una pequeña bomba que explota pero que no afecta los tejidos vecinos en lo absoluto".

Los resultados presentados a principios de febrero provienen de un análisis provisional de 805 pacientes que participaron en el estudio. El análisis mostró una mediana de supervivencia general de 14 meses en pacientes tratados con radio-223, comparada con 11,2 meses en pacientes tratados con placebo. Además, los pacientes que recibieron radio-223 vivieron significativamente por más tiempo antes de experimentar efectos sobre los huesos, como fracturas o compresiones medulares: una mediana de 13,6 meses, comparada con 8,4 meses en aquellos que recibieron placebo.

Retrasar la aparición de efectos en los huesos es clínicamente importante, dijo del doctor Philip Saylor, del Hospital General de Massachusetts, quien no participó en el estudio. "La enfermedad tiene un efecto devastador en el esqueleto", dijo el doctor Saylor. También es una señal prometedora, añadió, que el radio-223 no parece causar supresión medular, un problema que se ha observado en relación con los emisores de partículas beta en fase de investigación clínica.

El otro estudio, denominado AFFIRM, probó el MDV3100, un fármaco que actúa en los receptores de andrógeno en las células.

Hasta hace relativamente poco, se pensaba fundamentalmente que los tumores de próstata que continuaban creciendo a pesar de niveles extremadamente bajos de testosterona en el organismo utilizaban un mecanismo que no involucra la testosterona. Sin embargo, estudios de laboratorio han demostrado de manera convincente que las células tumorales "tienen sus propios mecanismos para producir andrógenos en el sitio específico del tumor o para buscar maneras de recurrir a los receptores de andrógeno a fin de ayudarlas a crecer", explicó el doctor Gomella.

El MDV3100, el cual es producido conjuntamente por Medication Inc. de San Francisco, y Astellas Pharma, Inc. de Tokio, actúa por dos vías: evita que la testosterona se una a los receptores de andrógeno y, dentro de la célula, evita que el receptor de andrógeno inicie la producción de proteínas que inducen el crecimiento tumoral.

En el estudio AFFIRM participaron cerca de 1 200 hombres, quienes todos tenían cáncer de próstata resistente a la castración que había evolucionado tras el tratamiento con docetaxel. La mediana de supervivencia general fue de 18,4 meses en pacientes tratados con MDV3100, y de 13,6 meses en aquellos que recibieron placebo.

En aproximadamente un tercio de los pacientes tratados con MDV3100 los tumores se redujeron de manera parcial o por completo, en comparación con 1,3% de los pacientes del grupo de control, explicó el investigador principal del estudio, doctor Howard Scher, del Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering. Así mismo, el tratamiento con MDV3100 aumentó substancialmente el tiempo en que los pacientes vivieron sin evolución de los tumores metastásicos (medidos a través de estudios por imágenes): 8,3 meses comparados con 2,9 meses.

Los resultados, acotó el doctor Scher, "seguramente harán que el MDV3100 se posicione como tratamiento inicial en pacientes con cáncer de próstata avanzado resistente a la castración cuya enfermedad evoluciona después del tratamiento con docetaxel.

Próximos pasos: Secuenciación del tratamiento y combinaciones

Con varias opciones disponibles para el tratamiento del cáncer de próstata resistente a la castración, gran parte del análisis entre los investigadores y los médicos tiene como objetivo buscar la mejor manera de aplicar dichas opciones, y en particular, el orden en la que deben aplicarse.

Dados los diferentes mecanismos de acción y los niveles de mejoramiento de la supervivencia que se han observado con el uso del MDV3100 y del radio-223, utilizar estos fármacos de manera secuencial podría constituir un método particularmente prometedor, dijo el doctor Nicholas Vogelzang, de los Centros Oncológicos Integrales de Nevada, en una rueda de prensa.

"Es posible que combinaciones o el uso secuencial de estos fármacos aporten más valor de lo que hemos visto hasta ahora."

—Dr. A. Oliver Sartor

El doctor Sartor estuvo de acuerdo con esta afirmación. "Si los beneficios son aditivos o incluso sinérgicos, es algo que deberá demostrarse en los estudios", dijo, "pero es posible que combinaciones o el uso secuencial de estos fármacos aporten más valor de lo que hemos visto hasta ahora.

Un lugar muy importante en las actividades de investigación lo ocupa la combinación de fármacos aprobados y en fase de investigación clínica. En pacientes asintomáticos, la combinación de tratamientos inmunoterapéuticos, como sipuleucel-T con nuevas terapias que actúan sobre los andrógenos, podría constituir un enfoque valioso, dijo el doctor Gomella. En pacientes con la enfermedad en evolución, los tratamientos que incorporan quimioterapia combinada con radio-223 podrían ser particularmente efectivos.

"Por supuesto, esto es todo teoría", añadió. "Sin embargo, el solo hecho de que podamos estar hablando ahora de estas teorías, es algo que nos entusiasma".

—Carmen Phillips