Boletin
 
28 de febrero de 2012 • Volumen 4 - Edición 3

Autoexámenes de VPH podrían ser un método válido para la detección del cáncer del cuello uterino

> Artículo en inglés

Datos de cinco estudios extensos llevados a cabo en China demuestran que los autoexámenes de VPH, en los cuales una mujer toma muestras de sus propias células vaginales y del cuello uterino para los exámenes de ADN del virus del papiloma humano, constituyen un método de detección de cáncer del cuello uterino tan sensible como la prueba de Papanicolaou de base líquida. Este método ofrece la posibilidad de poner los exámenes selectivos de detección del cáncer del cuello uterino al alcance de mujeres en áreas rurales o de bajos recursos que no tienen fácil acceso a los servicios de citología. Los resultados fueron publicados en línea el 23 de enero, en la revista Journal of the National Cancer Institute.

A menudo, las pruebas de Papanicolaou no están disponibles en áreas de bajos recursos. En su lugar, los proveedores de atención médica a veces se valen de la inspección visual con ácido acético (VIA) para determinar la presencia de células anormales en el cuello uterino que pueden ser tratadas antes de que se conviertan en cáncer. Sin embargo, VIA no es un método muy preciso, además, las mujeres todavía necesitan dinero y tiempo para consultar a un proveedor de atención médica.

Los investigadores recogieron datos de estudios de exploraciones del cuello uterino en China, entre 1999 y 2007 que incluyeron a más de 13 000 mujeres de entre 17 y 56 años de edad. Las participantes se realizaron un examen de VPH con muestras del cuello uterino recogidas por ellas mismas, la prueba VIA y un examen de VPH con muestras tomadas por un médico, así como una prueba de Papanicolaou de base líquida. A las mujeres que resultaron positivas a cualquiera de los exámenes de detección se les practicó una colposcopia y una biopsia de cualquier lesión del cuello uterino. Al comparar los resultados de los exámenes y de la biopsia, los investigadores pudieron determinar la sensibilidad y la especificidad de cada método de detección.

Aun cuando los exámenes con muestras recogidas por las pacientes resultaron ser menos sensibles que los exámenes con muestras tomadas por los médicos, el autoexamen de VPH resultó ser más sensible que el VIA y tan sensible como el Papanicolaou en la identificación de tumores precancerosos o cáncer del cuello del útero. Sin embargo, las muestras autorecogidas produjeron más resultados positivos falsos que el Papanicolaou o el VIA, lo cual significa que a una mayor cantidad de mujeres que no tenían tumores precancerosos o cáncer del cuello uterino se les practicó una colposcopia o una biopsia. Los investigadores mostraron que al realizar pruebas de Papanicolaou o VIA de seguimiento en mujeres que resultaron positivas al autoexamen podría reducirse el índice de colposcopias de alrededor de 16% a menos del 5%, pero habría alguna pérdida de sensibilidad en el diagnóstico de ciertas anomalías.

Si bien reconocen que el autoexamen de VPH “no es lo suficientemente específico para que sea el único examen a realizar”, los autores señalan que “ofrece resultados sensibles sin la necesidad de exámenes pélvicos, profesionales médicos ni centros de salud, y que por lo tanto ofrece la oportunidad de servir como método primario de detección de cáncer del cuello uterino en las mujeres, independientemente de la zona geográfica en cual se encuentran o de su acceso a la atención médica. De esta manera, los limitados recursos pueden entonces invertirse en exámenes de seguimiento en un pequeño porcentaje de mujeres que resultan positivas a los exámenes.

Los autores de un editorial adjunto manifiestan la necesidad de realizar más investigaciones antes de que los autoexámenes de VPH sean utilizados fuera de un ambiente de investigación. Tanto los responsables de la página editorial como los autores señalaron que las participantes del estudio recibieron instrucciones por parte de los médicos sobre la manera como tomar las muestras, y no queda claro si se obtendrían los mismos resultados en mujeres que no reciben dicha instrucción. También debe investigarse la disponibilidad de las mujeres a realizarse este tipo de examen y su posibilidad de acceso al cuidado de seguimiento.