Boletin
 
28 de febrero de 2012 • Volumen 4 - Edición 3

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Fármaco experimental mejora la supervivencia en pacientes con cáncer colorrectal metastásico previamente tratado

> Artículo en inglés

El tratamiento con el fármaco en fase de investigación regorafenib mejoró levemente la supervivencia de los pacientes con cáncer colorrectal metastásico cuya enfermedad había empeorado después de varios tratamientos, de acuerdo con los resultados de un estudio clínico presentado a mediados de enero en el Simposio de Cánceres Gastrointestinales 2012.

El Consejo de vigilancia de datos e inocuidad del estudio interrumpió la investigación después de que un análisis preliminar preplanificado mostró una mejora de 1,4 meses en la mediana de supervivencia general, dijo el investigador principal del estudio, el doctor Axel Grothey del Centro Oncológico de la Clínica Mayo en Minneapolis.

En el estudio, denominado CORRECT, se asignaron aleatoriamente 760 pacientes para recibir regorafenib en combinación con el mejor cuidado médico de apoyo (o sea, un tipo de atención designada para el tratamiento de síntomas pero no para la cura de la enfermedad subyacente) o para recibir un placebo y el mejor cuidado de apoyo. El regorafenib, cuya presentación es en forma de pastilla, actúa sobre varias enzimas específicas conocidas como cinasas, que regulan procesos clave de las células tumorales, como el crecimiento y la proliferación celular.

La mediana de supervivencia general fue de 6,4 meses para los pacientes que recibieron regorafenib, y de 5 meses para aquellos que recibieron el placebo. Después de que la fase de distribución al azar del estudio fuera interrumpida, los pacientes en el grupo que recibió placebo podían elegir cambiar de grupo y recibir regorafenib.

Aproximadamente dos tercios de los pacientes en el estudio habían recibido al menos cuatro tratamientos anteriores. Los efectos secundarios del regorafenib incluyeron erupción cutánea, cansancio, diarrea e hipertensión, los cuales se pudieron controlar con medicamentos y reducciones de la dosis, explicó el doctor Grothey.

Menos del 2 por ciento de los pacientes que recibieron regorafenib presentaron una reducción significativa del tamaño del tumor. Pero el 44 por ciento de los pacientes que recibieron el fármaco no presentaron un crecimiento tumoral medible ni empeoramiento de los síntomas, en comparación con el 15 por ciento de los pacientes tratados con el placebo.

A diferencia de muchos fármacos de quimioterapia y fármacos de acción dirigida que son citotóxicos (es decir, destruyen las células cancerosas), el regorafenib aparenta ser principalmente citostático, lo que significa que detiene el crecimiento tumoral, señaló el doctor Grothey.

Otros fármacos, principalmente citostáticos, se encuentran actualmente en producción. Se deberán reconsiderar las medidas tradicionales de eficacia del tratamiento, como la reducción del tamaño del tumor, puntualizó el doctor Grothey o "podríamos perder de vista los fármacos que son citostáticos" y que pueden ayudar a controlar el crecimiento y la evolución tumoral.

El año pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EE. UU. le otorgó a regorafenib, que es fabricado por Bayer, la designación de susceptible de aprobación por la vía rápida o "fast track” para el tratamiento de pacientes con cáncer colorrectal metastásico cuya enfermedad ha evolucionado a pesar de recibir varios tratamientos con fármacos aprobados por la FDA. El proceso de aprobación por la vía rápida se designa para acelerar la revisión por parte de la agencia de tratamientos para enfermedades que no cuentan con terapias eficaces.

< Sección anterior  |  Siguiente sección >