Boletin
 
1 de marzo de 2011 • Volumen 3 - Edición 3

Inicio de terapia hormonal durante la menopausia aumenta el riesgo de cáncer de mama

> Artículo en inglés

Las mujeres que empiezan a recibir terapia hormonal para la menopausia durante el comienzo de la menopausia tienen un riesgo más alto de padecer cáncer de mama que las mujeres que empiezan a tomar hormonas unos años más tarde. Los resultados, obtenidos del Estudio del Millón de Mujeres (MWS) —un estudio observacional amplio realizado en el Reino Unido— se añaden al volumen creciente de evidencias de que el uso de la terapia hormonal combinada (estrógeno y progestina) para tratar los síntomas de la menopausia aumenta el riesgo de cáncer de mama y las muertes por la enfermedad. Los resultados se publicaron en la edición del 28 de enero de la revista Journal of the National Cancer Institute.

El patrón de un riesgo mayor de cáncer de mama “se observó en todos los diferentes tipos de terapia hormonal, en las mujeres del MWS que usaron terapia hormonal ya fuera por tiempo corto o largo, así como también en mujeres delgadas y en aquellas obesas y con sobrepeso”, anotaron la doctora Valerie Beral y sus colegas de la Universidad de Oxford. Los hallazgos apoyan los resultados de la Iniciativa para la Salud de la Mujer (WHI), un estudio clínico con distribución al azar que, en el 2002, reportó por primera vez evidencias que vinculaban el uso de la terapia hormonal combinada con el cáncer de mama.

“Los nuevos resultados resaltan la noción de que no hay en realidad una ventana de tiempo segura para que las mujeres reciban la terapia hormonal combinada”, dijo la doctora Leslie Ford de la División de Prevención del Cáncer del NCI y la persona enlace entre el instituto y el estudio WHI. Después de que se anunciaron los resultados iniciales del estudio WHI, anotó, algunas personas argumentaron que tal vez si las hormonas se administraban al inicio de la menopausia serían más seguras. “Estos nuevos resultados refutan este argumento”, añadió.

Tanto los investigadores del WHI como los del MWS indicaron que las tasas de incidencia de cáncer de mama declinaron rápidamente una vez que las mujeres dejaron de tomar terapia hormonal combinada. “Es importante que las mujeres sepan que si dejan de tomar las hormonas, el riesgo de cáncer de mama disminuye rápidamente a los niveles que tenían antes de empezar la terapia hormonal”, dijo la doctora Ford.

Hasta la fecha existe una discrepancia entre los resultados del estudio WHI y del MSW con relación a si la terapia hormonal solo con estrógeno aumenta el riesgo de cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas. Los informes del WHI han encontrado muy pocos riesgos asociados a este tratamiento, mientras que los investigadores del MWS han observado un riesgo mayor estadísticamente significativo.

Un seguimiento adicional al estudio de intervención del WHI sobre la terapia individual con estrógeno ayudará a clarificar este tema en los próximos años, indicaron los doctores Rowan T. Chlebowski del Instituto de Investigación Biomédica Los Angeles en el Centro Médico Harbor-UCLA y Garnet L. Anderson del Centro Oncológico Fred Hutchinson en un editorial que acompañó el artículo.