Boletin
 
1 de marzo de 2011 • Volumen 3 - Edición 3

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Una charla con la doctora Angela Mariotto y el doctor Martin Brown sobre el aumento del costo de la atención médica del cáncer

> Artículo en inglés

Los doctores Angela Mariotto y Martin Brown Los doctores Angela Mariotto y Martin Brown

Un nuevo estudio realizado por los investigadores de la  División de Control del Cáncer y Ciencias de la Población (DCCPS) publicado el 12 de enero en la revista  Journal of the National Cancer Institute proyecta que el costo de atención de los pacientes con cáncer  y los sobrevivientes a esta enfermedad en la población estadounidense aumentará considerablemente en los próximos 10 años. Los investigadores utilizaron datos sobre la incidencia de cáncer y supervivencia a esta enfermedad, así como los costos de atención de acuerdo a cada fase de los cuidados médicos, para obtener estimados del costo total de la atención. Los investigadores determinaron que aún si los costos médicos, las tasas de incidencia del cáncer y la supervivencia a la enfermedad permanecieran estáticos, el rápido aumento de la población estadounidense que está envejeciendo hará que el costo general de la atención aumente de US$125.000 millones en el 2010 a US$158.000 millones en el 2020. Si el costo de la atención aumenta en tan solo un 2 por ciento anualmente, el costo general del tratamiento del cáncer aumentará a US$173.000 millones para el 2020, un aumento de casi el 40 por ciento en el transcurso de 10 años. La doctora Angela Mariotto, autora principal del estudio, y el doctor Martin Brown, jefe de la Subdivisión de Economía y Servicios de Salud  en la DCCPS, hablaron recientemente sobre este tema y la forma de abordarlo.

Esta cifra proyectada es más alta que otras publicadas recientemente. ¿Cuál es la razón de esta diferencia en las cifras?

Dra. Mariotto: Los estimados de costos obtenidos anteriormente se basaron en datos más antiguos. Nosotros usamos los datos más actualizados del Programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER), del 2007, y los enlazamos con datos del SEER-Medicare, que incluye datos sobre reclamos de seguro hasta el 2006. Las proyecciones de la población que utilizamos, tomadas de la información de la Oficina del Censo de los Estados Unidos, se basaron en el periodo del 2006 hasta el 2020.

Nuestra metodología también fue superior a la utilizada en estudios previos debido a que calculamos la prevalencia y los costos por fase de atención. Inicialmente, durante el primer año después de recibido el diagnóstico de cáncer, los costos son muy altos. Si las personas mueren debido al cáncer, nuevamente el costo aumenta drásticamente en el último año de vida. En la etapa intermedia entre el periodo inicial siguiente al diagnóstico y el último año de vida, los costos son menores.

Dividir los costos de la atención de esta manera facilita la precisión general de las proyecciones y también ayuda a entender en dónde se gasta el dinero. Por ejemplo, uno de los resultados del estudio es que los costos probablemente aumentarán considerablemente para los sobrevivientes de cáncer de mama y cáncer de próstata en el periodo entre el diagnóstico y el último año de vida, simplemente debido a que estos son dos de los tres tipos de cáncer más frecuentes. Los costos por paciente son muy bajos en la fase de supervivencia, pero el hecho de que habrá un número tan amplio de pacientes aumentará el costo total.

La primera generación de los baby boomers (aquellos nacidos durante el período de explosión demográfica posterior a la Segunda Guerra Mundial) cumplirá 65 años de edad este año, y las personas de 65 años o más tienen la incidencia más alta de cáncer. ¿Esta cohorte de pacientes que están envejeciendo está aumentando el costo de la atención por cáncer solo a corto plazo?

Dr. Brown: Probablemente sea cierto que si estuviéramos proyectando hacia, digamos el 2040, observaríamos una tendencia de costos que no aumentaría tan rápido, o tal vez hasta bajaría, aunque por lo general, mientras más lejos se hagan este tipo de proyecciones más incertidumbre habrá. Sin embargo, los baby boomers como yo, puede que aun estemos por acá en el 2040, por lo que estamos hablando de un horizonte bastante distante antes de que los costos empiecen a disminuir.

Hemos visto una tendencia reciente a una disminución general de la incidencia de cáncer. ¿Esto cómo influirá en sus proyecciones?

Dra. Mariotto: El principal motor del aumento de los costos médicos asociados al cáncer es el envejecimiento de la población estadounidense. Si la incidencia del cáncer continúa en disminución, tal como lo ha hecho hasta ahora, entonces esto podría mitigar el aumento del costo total, por lo que estimaríamos que sería de US$148.000 millones en el 2020 en vez de US$158.000 millones. Sin embargo, la supervivencia ha mejorado en la última década, y si continúa mejorando, esto igualmente aumentará los costos. Prevemos realizar proyecciones sobre la prevalencia a largo plazo en un estudio próximo para tener una mejor idea del año en que la prevalencia y los costos empezarían a declinar.

Estudios previos han mostrado que los costos de la atención médica del cáncer por persona son en realidad más altos en las personas menores de 65 años que en las personas de más edad, probablemente debido a que los médicos tienden a usar tratamientos más intensos en los pacientes más jóvenes en comparación con las personas de mayor edad. Todavía necesitamos mejores datos para estimar los costos en la población más joven y estamos planeando activamente recopilar esta información y realizar estudios con el fin de mejorar los estimados de costos en la población más joven.

Estos números indican una carga creciente en un sistema médico ya de por sí tensionado. ¿Hay algún área obvia de atención que se podría mejorar de tal manera que pueda al mismo tiempo disminuir los costos?

Dr. Brown: La idea de la investigación sobre la eficacia comparativa tiene un gran potencial en nuestro sistema de atención médica para mejorar la calidad de la atención y tal vez aumentar los ahorros. Hay muchas preguntas importantes sobre la eficacia del tratamiento del cáncer que quedan por responder. Por ejemplo, en cuanto al cáncer de próstata en estadio temprano, aún no hemos descubierto en un estudio clínico aleatorio qué enfoque de tratamiento es más eficaz: la radiación, la cirugía o la espera cautelosa.

Además, siempre hay preguntas importantes relacionadas con cada pregunta principal. Por decir, en caso de que la radioterapia sea la mejor opción, existen cuatro o cinco métodos diferentes de radiación disponibles, los cuales varían considerablemente en cuanto al costo. Si se descubre —y obviamente aún no lo sabemos— que un tipo de tratamiento menos costoso es tan bueno y hasta mejor que algunas de las modalidades más costosas, sería un ejemplo en el que podríamos identificar un área de ahorro que marcaría una real diferencia en nuestro sistema de atención médica, ya que el cáncer de próstata es uno de los cánceres que se diagnostica con más frecuencia.

Hay muchas áreas de la medicina sobre el cáncer en las cuales todavía no sabemos cuál es la mejor atención que se puede ofrecer o en las que sabemos que la forma en que hacemos las cosas en la actualidad no es bastante eficiente. Creo que literalmente debemos buscar la evidencia en cada área de la medicina sobre el cáncer. Debemos saber cuáles enfoques de tratamiento son más o menos eficaces y luego identificar los cambios para mejorar la calidad de atención y los desenlaces clínicos del cáncer.

—Sharon Reynolds

Los investigadores del DCCPS han creado una herramienta interactiva para ayudar a las personas interesadas a explorar los datos en forma visual. Las tablas y gráficas interactivas están disponibles en http://costprojections.cancer.gov.

También se puede ver un video de la doctora Mariotto y el coautor del estudio, doctor Robin Yabroff hablando sobre los resultados del estudio en el canal de YouTube del NCI (en inglés).

< Sección anterior  |  Siguiente sección >