Boletin
 
27 de marzo de 2012 • Volumen 4 - Edición 4

Vemurafenib mejora la supervivencia de pacientes con melanoma metastásico

> Artículo en inglés

Los pacientes con melanoma metastático cuyos tumores albergan una mutación genética específica han mejorado la supervivencia general con el tratamiento dirigido vemurafenib (Zelboraf), de acuerdo con los datos de seguimiento de un estudio clínico de fase II publicado en la edición del 23 de febrero del New England Journal of Medicine. La mutación se encuentra en aproximadamente la mitad de los pacientes que reciben el diagnóstico de melanoma, y es la mutación V600 en el gen BRAF.

Después de una mediana del tiempo de seguimiento de casi 13 meses, la mediana de supervivencia general fue cercana a 16 meses en el estudio de 132 pacientes cuyos cánceres dejaron de responder a los tratamientos convencionales (una mejora considerable frente a la mediana de supervivencia de 6 a 10 meses que tradicionalmente se observaba en pacientes con melanoma metastásico). La mediana de supervivencia sin evolución fue de 6,8 meses.

El año pasado, a partir de los impresionantes resultados preliminares de un estudio de fase III de gran escala, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. aprobó vemurafenib para el tratamiento de pacientes con enfermedad metastásica cuyos tumores tienen esta mutación.

En el estudio actual (financiado por Roche, el fabricante del fármaco) se observó una respuesta tumoral en más de la mitad de los pacientes, y 6 por ciento de ellos tuvieron una respuesta completa. La mayoría de los pacientes cuyos tumores respondieron al tratamiento mostraron una reducción tumoral en un lapso de 2 meses.

La mayoría de los pacientes que reciben el fármaco presentarán finalmente farmacorresistencia, comentó el autor principal del estudio, doctor Jeffrey Sosman del Centro Oncológico Vanderbilt-Ingram en Tennessee. Pero un subgrupo de pacientes, señaló el investigador, no ha presentado signos de evolución aun 2 años después del inicio del tratamiento.

En general, el fármaco se tolera bien, informaron los investigadores. A pesar de ello, se redujo la dosis a 45 por ciento de los pacientes debido a los efectos secundarios, y se tuvo que interrumpir de manera transitoria el tratamiento a casi dos tercios de los participantes. Los efectos secundarios comunes fueron erupción cutánea, dolor articular y extrema sensibilidad a la luz. Además, al igual que en otros estudios de vemurafenib, aproximadamente un cuarto de los pacientes presentó lesiones cutáneas (no melanoma) cancerosas o precancerosas.

En la mayoría de estos pacientes, se observaron solo una o dos lesiones, y en todos los casos se pudieron extirpar fácilmente con intervención quirúrgica, dijo el doctor Sosman.