Boletin
 
27 de marzo de 2012 • Volumen 4 - Edición 4

La quimioterapia puede afectar el funcionamiento intelectual más de dos décadas después

> Artículo en inglés

Más de 20 años después de recibir tratamiento, las pacientes con cáncer de mama que se sometieron a quimioterapia adyuvante presentaron deficiencias cognitivas en comparación con las mujeres a quienes nunca les diagnosticaron cáncer. Los resultados, publicados en Internet el 27 de febrero en el Journal of Clinical Oncology, indican que el fenómeno conocido como "quimio-cerebro" puede persistir durante décadas después de terminado el tratamiento para el cáncer, y es posible que sea aún más común en la medida que aumenta la cantidad de supervivientes de cáncer.

Con el fin de investigar los efectos a largo plazo de la quimioterapia sobre el funcionamiento intelectual, el doctor Vincent Koppelmans y sus colegas del Centro Médico de la Universidad Erasmus MC en Rotterdam, Países Bajos, identificaron 196 pacientes con cáncer de mama que cumplían los requisitos en dos registros hospitalarios holandeses, y las invitaron a participar en pruebas que evaluaban aprendizaje, memoria, procesamiento de información y capacidades psicomotoras.

Todas las pacientes habían recibido seis ciclos de quimioterapia adyuvante con ciclofosfamida, metotrexato y fluorouracilo (CMF) 21 años antes como promedio, y tenían entre 50 y 80 años de edad cuando se inscribieron para participar en el estudio. Las mujeres que habían tenido una recaída, un segundo cáncer primario o metástasis a distancia, y aquellas que recibieron terapia endocrina adyuvante fueron excluidas del estudio.

Las 1 509 mujeres en el grupo de referencia fueron seleccionadas del Estudio de Rotterdam, un estudio demográfico que también se lleva a cabo en los Países Bajos. Estas mujeres no tenían antecedentes de cáncer y tenían también entre 50 y 80 años de edad cuando se realizaron las pruebas.

Si bien los investigadores no observaron ninguna diferencia entre los dos grupos en una prueba de detección de demencia, las supervivientes de cáncer de mama tuvieron un peor rendimiento en algunas pruebas de memoria verbal demorada, velocidad de procesamiento y velocidad psicomotora. Las supervivientes también presentaron más problemas de memoria pero menos síntomas de depresión.

Este patrón de deficiencia es similar a los de otros estudios llevados a cabo más cerca del momento en que las pacientes finalizaron la quimioterapia. Pero no es claro si los resultados del estudio son representativos de los efectos a largo plazo de otros tratamientos de quimioterapia.

Si bien ahora están disponibles nuevos tratamientos para mujeres con cáncer de mama en estadio inicial, señalaron los autores, "CMF era el tratamiento convencional hasta la década de 1990... y todavía se incluyen ciclofosfamida y fluorouracilo en los tratamientos actuales".

"Este trabajo es un recordatorio importante de que no es suficiente con concentrarnos en la cura y el control del cáncer", comentó la doctora Julia Rowland, directora de la Oficina de Supervivencia del Cáncer del NCI. "También debemos prestar atención a los efectos a largo plazo del tratamiento en la salud y el funcionamiento de la creciente población de supervivientes".