Boletin
 
29 de marzo de 2011 • Volumen 3 - Edición 4

Se busca reducir de forma drástica la exposición a la radiación en los exámenes por imágenes

> Artículo en inglés

Desde la década de 1980, el promedio anual de la exposición per cápita a la radiación proveniente de exámenes médicos por imaginología en los Estados Unidos ha aumentado casi seis veces. Y mientras continúa el debate sobre los riesgos para la salud de dicha exposición, los médicos e investigadores quieren limitar la exposición, al mismo tiempo que buscar formas de seguir recibiendo los múltiples beneficios de los exámenes modernos por imágenes.

Una imagen a colores de tomografía computarizada del corazón usando solo 0.7 mSv de radiación (Imagen cortesía de los doctores Marcus Chen y Andrew Arai del Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre) Una imagen a colores de tomografía computarizada del corazón usando solo 0.7 mSv de radiación. La imagen tiene la suficiente calidad para usarse con fines diagnósticos. (Imagen cortesía de los doctores Marcus Chen y Andrew Arai del Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre)

El 24 y 25 de febrero pasado, el Instituto Nacional de Imágenes Biomédicas y Bioingeniería (NIBIB), el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver, el Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre, el NCI y la Coalición para la Investigación de Exámenes por Imágenes y Bioingeniería, auspiciaron una reunión para promover este esfuerzo. La reunión se tituló "Cumbre sobre el manejo de las dosis de radiación en tomografías computarizadas: en busca de un examen por imágenes con niveles por debajo del mSV". (Un milisievert, en forma abreviada mSv, es una medida que usan los científicos para estimar el riesgo general a la salud debido a la exposición a una dosis de radiación ionizante).

La tomografía computarizada (TC) es la tecnología de exámenes médicos por imágenes con radiación que se ha usado con más frecuencia en las últimas décadas. El reto, dijo el doctor James Thrall, presidente del Colegio Americano de Radiología, es reducir la dosis promedio del 95 por ciento de las tomografías computarizadas, del nivel actual de cerca de 7 mSv a menos de 1 mSv.

"Hasta ahora, nuestros esfuerzos se han concentrado en lograr la disminución progresiva a niveles pequeños de las dosis", dijo el doctor Jeffrey Shuren, director del Centro para Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA. “Esta cumbre es significativamente diferente, pues establece una meta ambiciosa de reducir la radiación en las imágenes de tomografía computarizada a menos de 1 mSv, que busca disminuir la dosis en una orden de gran magnitud... en vez de tan solo en unos pocos puntos de porcentaje.

“Creemos que esta meta solo se podrá obtener mediante un cambio revolucionario en la manera como abordamos cada aspecto de los exámenes de tomografías computarizadas”, continuó el doctor Shuren.

En dos áreas de la medicina diagnóstica ya hemos observado la viabilidad de realizar un estudio de tomografía computarizada con una medición inferior al milisievert o sub-mSv. Ponentes de la reunión compartieron con la audiencia las lecciones aprendidas sobre tomografías computarizadas en el área cardiaca y pediátrica. Por ejemplo: radiólogos que realizan tomografías computarizadas cardiacas en algunos hospitales, han disminuido el tiempo de exposición en el tomógrafo, reducido la corriente del tubo de rayos x requerida para sacar una imagen de tomografía computarizada y están utilizado con más frecuencia otros procedimientos de diagnóstico acompañantes que no requieren de radiación, con lo que han disminuido la dosis promedio de exposición a menos de 1 mSv. (Ver las imágenes de este artículo).

En el área de pediatría, la campaña internacional Image Gently ha tenido éxito en aumentar la concientización sobre la posibilidad de tomar imágenes precisas a los cuerpos más pequeños de los niños, con dosis de radiación mucho menores. El tema de la "dosis apropiada al tamaño" resonó por toda la cumbre. “Los pacientes no tienen un tamaño estándar”, dijo la doctora Cynthia McCollough de la Clínica Mayo. Cualquier programa encaminado a una reducción de la dosis en las tomografías computarizadas tendrá que tener en cuenta las diferentes dosis requeridas para sacar imágenes a pacientes de diferentes tamaños, desde recién nacidos hasta adultos con obesidad mórbida, explicó.

Los radiólogos y técnicos de radiología tienen la oportunidad de reducir las dosis de radiación rápidamente al tomar imágenes solo de las áreas anatómicas que solicitó el médico, indica la doctora Leslie Quint, del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan. En varios estudios de exámenes por imágenes del área torácica revisados por la doctora Quint y sus colegas, ellos determinaron que entre el 21 y el 57 por ciento de la dosis de radiación total utilizada en las tomografías computarizadas se obtuvo al sacar imágenes de tejidos adicionales al comienzo o al final de la tomografía. Además, en una revisión que llevaron a cabo de las tomografías en general en su institución, hallaron en promedio una dosis excesiva del 10 por ciento producto de las imágenes de tejidos no necesarias.

En parte, la toma excesiva de imágenes puede deberse a la falta de capacitación adecuada de las personas que operan los tomógrafos, quienes tal vez no entienden el concepto científico que justifica las instrucciones a seguir para operar el tomógrafo en cada paciente específico, sugirieron varios participantes. Es primordial ofrecer mejor capacitación, coincidieron los participantes, dado que las decisiones que tomen los técnicos de radiación en tiempo real  tendrán un efecto en la dosis final de radiación de cada tomografía.

Una imagen de tomografía computarizada de una arteria coronaria, que fue tomada usando solamente 0.7 mSv de radiación (Imagen cortesía de los doctores Marcus Chen y Andrew Arai del Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre) Una imagen de tomografía computarizada de una arteria coronaria que fue tomada para detectar obstrucciones en el torrente sanguíneo. Solamente se utilizaron 0.7 mSv de radiación para tomar la imagen. (Imagen cortesía de los doctores Marcus Chen y Andrew Arai del Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre)

Los participantes también discutieron la necesidad de contar con estrategias innovadoras y avanzadas para la reducción de la dosis tanto para los equipos como los sistemas de tomografía computarizada. Muchos diseños innovadores se pueden aplicar a los componentes de los tomógrafos modernos, como por ejemplo, las fuentes de rayos x y los dispositivos que dan forma a los rayos de radiación, para reducir la dosis, reafirmó el doctor Willi Kalender del Instituto de Física Médica de la Universidad Friedrich-Alexander en Erlangen-Nuremberg, Alemania.

La creación de sistemas de apoyo computarizados para la toma de decisiones en todos los puntos del proceso de la tomografía también ayudará a reducir las dosis, por ejemplo, al evitar que los médicos ordenen exámenes duplicados y garantizar una selección óptima del protocolo en los equipos. Es más, simuladores sofisticados podrían permitir que los radiólogos realicen experimentos con relación al ruido y contraste para evaluar posibles nuevas variaciones del protocolo antes de implementarlas en los pacientes. De igual manera, las innovaciones en los métodos usados para formar las imágenes a partir de los datos recolectados en la tomografía (reconstrucción de la imagen) podrían reducir las dosis aún más, al tiempo que se mantiene la calidad de la imagen.

Este campo también se beneficiaría inmensamente de la creación de directrices clínicas fundamentadas en datos científicos sobre el uso de la tomografía computarizada, que hasta la fecha hacen faltan, dijo el doctor Hedvig Hricak del Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering.

El segundo día de la conferencia concluyó con la elaboración de prioridades para las agencias, incluidos los NIH, que en el futuro podrían ofrecer subvenciones para esta área de investigación. Las recomendaciones obtenidas de tres grupos de trabajo convocados durante la conferencia se están preparando para su publicación.

Estas recomendaciones se concentrarán en “la forma en que se puede utilizar esta abundancia de información, cómo procesar esas ideas y de qué manera aplicarlas a la práctica para obtener beneficios y mejoras en el área de la salud y para la nación en general”, concluyó el director del NIBIB, doctor Roderic Pettigrew.

Sharon Reynolds

Un video archivado de la reunión se encuentra disponible en línea.

< Sección anterior  |  Siguiente sección >