Boletin
 
29 de marzo de 2011 • Volumen 3 - Edición 4

La dutasterida puede frenar avance del cáncer de próstata en estadio temprano

> Artículo en inglés

En los hombres que fueron objeto de vigilancia activa para el cáncer de próstata en estadio temprano, el fármaco dutasterida (Avodart) ayudó a controlar la enfermedad y a evitar la necesidad de tratamientos más agresivos. Los resultados, de un estudio clínico de distribución al azar controlado con placebo, fueron presentados durante el Simposio de Cánceres Genitourinarios del 2011, celebrado del 17 al 19 de febrero en Orlando, Florida. La dutasterida es un fármaco aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para tratar la hipertrofia prostática benigna o agrandamiento de la glándula prostática.

La vigilancia activa, conocida anteriormente como “espera cautelosa”, se refiere a la práctica de posponer un tratamiento inmediato después del diagnóstico de cáncer, y en su lugar llevar a cabo pruebas y exámenes clínicos habituales para monitorizar estrechamente la enfermedad. En el estudio denominado REDEEM (siglas en inglés de Reduction by Dutasteride of Clinical Progression Events in Expectant Management), 302 hombres bajo vigilancia activa recibieron en forma aleatoria ya sea dutasterida, que pertenece a la clase de fármacos conocidos como inhibidores de 5-alfa reductasa, o un placebo, durante 3 años. Los especímenes de las biopsias se obtuvieron a los 18 y 36 meses, o según se hizo necesario a partir de evidencias de evolución de la enfermedad.

El 38 por ciento de los hombres con dutasterida presentó cierta evolución de su cáncer, frente al 49 por ciento de los que tomaron placebo. Esta diferencia se tradujo en una reducción de 38,9 por ciento en el riesgo relativo de evolución del cáncer en el grupo con dutasterida. Además, tomar dutasterida aumentó la probabilidad de que no se observara cáncer en las biopsias finales de los participantes. En las biopsias finales no se detectó cáncer en el 36 por ciento de los hombres que recibieron dutasterida, en comparación con el 23 por ciento del grupo con placebo.

Sería “muy razonable” dar un inhibidor de 5-alfa reductasa a los pacientes con riesgo de cáncer de próstata “ultra bajo” que optan por la vigilancia activa, dijo el investigador principal del estudio, doctor Neil Fleshner, de la Red Médica Universitaria de Toronto, durante una rueda de prensa. Sin embargo, advirtió que esto constituiría un uso no aprobado oficialmente para la dutasterida. En diciembre, el Comité Asesor de Fármacos Oncológicos de la FDA rechazó la solicitud de GlaxoSmithKline para autorizar el uso de dutasterida en la prevención del cáncer de próstata, y el doctor Fleshner apuntó que no es probable que la compañía presente una nueva solicitud para el fármaco.

“Los resultados del REDEEM parecen indicar que la dutasterida tiene un efecto antitumoral en el cáncer de próstata de escasa extensión y de bajo riesgo”, dijo el doctor Howard Parnes, de la División de Prevención del Cáncer del NCI, quien no participó en el estudio. “Creo que  se debe estudiar más esta clase de fármacos (inhibidores de la 5-alfa reductasa) en los hombres que se encuentran bajo vigilancia activa”.

El Simposio de Cánceres Genitourinarios fue copatrocinado por la Sociedad Americana de Oncología Clínica, la Sociedad Americana de Radioterapia Oncológica y la Sociedad de Oncología Urológica.

< Sección anterior  |  Siguiente sección >