Boletin
 
24 de abril de 2012 • Volumen 4 - Edición 5

Informe de la Directora General de Salud indica que el consumo de tabaco en los jóvenes sigue siendo una preocupación importante

> Artículo en inglés

Portada del informe Prevención del tabaquismo en los jóvenes y adultos jóvenes

Los índices del consumo de tabaco en los Estados Unidos han disminuido a la mitad en el transcurso de las últimas cuatro décadas, debido en gran parte a diversos esfuerzos para el control del tabaco, como campañas publicitarias y leyes que prohíben fumar en sitios públicos. Esta reducción ha sido una alentadora victoria de salud pública, caracterizada por una disminución significativa de casos de cáncer de pulmón y muertes por esta enfermedad.

Sin embargo, el nuevo informe de la Directora General de Salud indica claramente que aún persisten problemas significativos. El informe titulado Prevención del tabaquismo en los jóvenes y adultos jóvenes resalta algunas tendencias preocupantes, como la gran desaceleración en la caída de los índices de tabaquismo en adolescentes y adultos jóvenes y el pequeño incremento del consumo de tabaco sin humo en ciertos grupos de jóvenes.

El informe indica que la mayor parte de la responsabilidad por el cambio en las tendencias tiene su raíz en la industria tabacalera y en sus excesivas campañas de comercialización de los productos del tabaco que usan estrategias dirigidas específicamente a adolescentes y adultos jóvenes.

El 8 de marzo pasado, en una rueda de prensa sobre el nuevo informe, la Directora General de Salud, doctora Regina Benjamin, hizo hincapié en que es mucho lo que está en juego. "Este informe nos desafía a terminar la epidemia del tabaco en la gente joven", expresó la directora.

Los esfuerzos para controlar el consumo de tabaco se deben centrar en los adolescentes y adultos jóvenes, dijo la doctora Benjamin. En general, cerca de 600 000 estudiantes de escuela secundaria media y 3 millones de secundaria (high school) son en la actualidad fumadores. El noventa por ciento de los fumadores empieza con el hábito de fumar a los 18 años de edad, agregó, y un tercio de los jóvenes entre 18 y 26 años son fumadores.

"Este es un índice superior al de cualquier otro grupo de edad", dijo la doctora Benjamin. "Por lo tanto, es un grave problema de salud pública".

El último informe del Director General de Salud sobre la juventud y el tabaco se publicó en 1994.

"Desde entonces hemos aprendido mucho sobre la ciencia de la adicción a la nicotina, las consecuencias en la salud de los jóvenes por el consumo de tabaco, los patrones de consumo de tabaco en los jóvenes, cómo evoluciona la adicción y los determinantes de la adicción", manifestó la doctora Yvonne Hunt de la Subdivisión de Investigaciones sobre el Control del Tabaquismo del NCI.

Por ejemplo, contamos con pruebas suficientes para concluir que el tabaquismo reduce la capacidad pulmonar y afecta el desarrollo de los pulmones en niños y adolescentes, según estableció el informe, y puede derivar en ateroesclerosis aórtica abdominal (engrosamiento de la parte de la aorta que pasa por el abdomen), con el consiguiente aumento del riesgo de enfermedades cardíacas y aneurismas aórticos en adultos jóvenes.

Anuncio de SmokefreeTXTSmokefree Teen, un sitio web creado específicamente para ayudar a los adolescentes a dejar de fumar, ofrece varias páginas de redes sociales para conectar a los adolescentes con herramientas para dejar de fumar.

El nuevo informe es también el primero en analizar de manera exhaustiva los comportamientos relacionados con el consumo de tabaco en adultos jóvenes. "Esto es importante porque hasta ahora no se han dirigido demasiados esfuerzos de prevención a este grupo de edad", continuó la doctora Hunt. "Pero se trata de un grupo donde observamos una cantidad significativa de iniciación en el consumo de tabaco, así como una intensificación de la dependencia a la nicotina".

El informe indicó que la manera en que se representa el consumo de tabaco en películas y otras expresiones de cultura popular es una causa considerable del tabaquismo en la juventud, y que las estrategias comerciales de la industria tabacalera tienen una función determinante en alentar a las personas jóvenes a fumar.

A pesar de las limitaciones legales que pesan sobre la comercialización del tabaco a los jóvenes, la industria tabacalera aún invierte USD $29 millones diarios en la promoción de productos del tabaco, gran parte de la cual está destinada a contrarrestar el efecto de los impuestos a los cigarrillos. Debido a que los fumadores jóvenes son más sensibles al precio que los fumadores mayores, el informe indicó que este tipo de estrategia comercial tiene un impacto más poderoso en los jóvenes.

Por ejemplo, en un caso importante de actividad ilícita, un tribunal federal determinó, en el 2006, que los fabricantes de cigarrillos más grandes del país habían sabido durante décadas que para garantizar su continua rentabilidad era esencial reclutar nuevos fumadores adolescentes y, para ello, crearon campañas de comercialización dirigidas a los jóvenes para incitarlos a convertirse en fumadores de por vida.

Las campañas de mercadeo afectan especialmente a los adolescentes, recalcó el secretario asistente de salud, doctor Howard Koh. Además, el informe indicó que los adolescentes son más susceptibles a los efectos adictivos de la nicotina.

Cuando un adolescente comienza a fumar "no es por accidente", expresó el doctor Koh durante la rueda de prensa.

Es importante la forma en que el informe del Director General de Salud reúne todos los resultados disponibles, señaló la doctora Jean Forster de la Universidad de Minnesota, cuyas investigaciones se centran en políticas de salud y tabaquismo en adolescentes. "Realmente destaca el peso de los indicios científicos sobre los factores que influyen en el consumo de tabaco", dijo la doctora Forster. "Además, se enfatiza el hecho de que no hemos resuelto el problema".

El informe llega en un momento en el que muchos estados de los EE. UU. han recortado los gastos destinados al control del tabaquismo, manifestó Matthew Myers, presidente de la Campaña para una Infancia sin Tabaco.

"Estudios recientes indicaron que estos programas no solo reducen el tabaquismo y salvan vidas, sino que también ahorran dinero al disminuir los costos de atención médica relacionados con el tabaco", expresó Myers en una declaración.

Para obtener beneficios en el futuro se necesitará una combinación de herramientas de comprobada eficacia y más investigaciones, dijo la doctora Hunt. "Sabemos que hay importantes programas de políticas que pueden tener un impacto cuando se implementan como parte de una estrategia amplia y coordinada", agregó la doctora. "Pero también necesitamos investigaciones que nos ayuden a entender mejor cómo intervenir, especialmente durante las etapas iniciales, para prevenir que el consumo de tabaco experimental se intensifique y se vuelva habitual.

Carmen Phillips

Nuevas herramientas para ayudar a los adolescentes a dejar de fumar

  • QuitSTART es una guía móvil e interactiva para adolescentes que brinda consejos para dejar el tabaco y controlar los estados de ánimo. También monitorea los deseos de fumar y el avance logrado en la meta de abandonar el consumo del tabaco. La aplicación es compatible solo con iPhone en este momento, pero se está creando una versión para Android.
  • Smokefree Teen, una iniciativa del NCI que se lanzó al mercado el pasado mes de diciembre. Una parte clave de Smokefree Teen es SmokefreeTXT, un servicio gratuito de mensajes de texto que alienta, asesora y aconseja a los adolescentes que tratan de dejar de fumar.