Boletin
 
24 de abril de 2012 • Volumen 4 - Edición 5

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Campaña federal busca disminuir aún más la tasa de tabaquismo

> Artículo en inglés

Exfumadora Terrie Hall Terrie Hall aparece en una nueva campaña publicitaria de los CDC llamada "Consejos de exfumadores". Puede leer otras historias, como la de Jessica, en Internet.

Una serie de avisos publicitarios de alto impacto, ideados para instar a los fumadores adultos a dejar de fumar, comenzaron a presentarse desde el mes de marzo en anuncios radiales, carteles en las vías públicas y publicaciones impresas en los EE. UU., como parte de la primera campaña de lucha contra el tabaquismo a nivel federal. Los anuncios están financiados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y presentan a personas reales que han sufrido graves problemas de salud, incluso desfiguraciones, debido al tabaquismo, y también muestran exfumadores que brindan consejos para dejar de fumar.

La campaña se llama "Consejos de exfumadores", estará en el aire por 3 meses y tendrá anuncios en español e inglés. Esta campaña "cuenta historias reales sobre cómo el tabaco puede cambiarle a uno la vida", dijo la secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, Kathleen Sebelios, durante una rueda de prensa con motivo del lanzamiento de la campaña.

Si bien se ha logrado reducir en gran medida la tasa de tabaquismo, el progreso se ha estancado durante la pasada década. Aproximadamente 20 por ciento de los estadounidenses aún fuma.

La campaña se basa en un esfuerzo emprendido por el gobierno del presidente Barack Obama para revertir esa tendencia, explicó Sebelius, el cual incluye disposiciones como la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio que requiere que se brinde cobertura para servicios de cesación del tabaquismo y la Ley de Prevención del Tabaquismo y Control del Tabaco en las Familias, que amplió en gran medida la autoridad regulatoria de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EE. UU. sobre los productos del tabaco.

Los esfuerzos del gobierno buscan "ayudar a que el 70 por ciento de los fumadores que desean dejar de fumar tomen ese paso", manifestó Sebelius. Los anuncios dirigen a las personas al teléfono 1-877-448-7848 (1-800-QUIT-NOW) y a http://espanol.smokefree.gov/.

Uno de los anuncios presenta a Terrie Hall de Carolina del Norte, quien comenzó a fumar cuando tenía 17 años y llegó a consumir dos cajetillas de cigarrillos por día. Le diagnosticaron cáncer de laringe a los 40 años de edad y tuvieron que extirparle la laringe. En el anuncio, Hall muestra cómo se prepara en la mañana: se coloca la dentadura postiza, se pone una peluca rubia para cubrirse la cabeza casi totalmente calva, y se inserta un filtro en el estoma. El estoma es una abertura en la tráquea creada por medio de una operación.

En 2008, el NCI analizó las publicaciones científicas sobre investigaciones relacionadas con el impacto de los medios de comunicación en el consumo de tabaco. Los resultados de este detallado análisis indicaron que los anuncios como los que usan los CDC en su campaña actual reducen el tabaquismo de manera eficaz.

"Los anuncios funcionan solo si se hacen de manera correcta", manifestó el director de los CDC, doctor Thomas Frieden, durante una rueda de prensa. "La evidencia de que los anuncios de gran impacto funcionan es clara".

La agencia predice que la campaña ayudará a dejar de fumar a 50 000 fumadores y, su costo, de USD $54 millones de dólares, equivale a la cantidad que invierte la industria tabacalera en 2 días para la comercialización de sus productos, dijo el doctor Frieden.

Muchos estados han sido criticados por interrumpir los programas de control del tabaquismo, y la mayoría de los estados actualmente invierte mucho menos de lo que recomiendan los CDC. El doctor Frieden advirtió que la nueva campaña no está hecha para remplazar los esfuerzos estatales de control del tabaquismo, sino para ampliarlos.

"Entiendo que los estados se encuentran bajo una considerable presión económica. Pero el control del tabaquismo es una buena inversión", continuó el director, y señaló que así se puede reducir de manera significativa los costos de Medicaid y otros gastos de atención médica, además de mejorar la productividad.

Algunas personas han argumentado que el índice actual de tabaquismo del 20 por ciento es "un número mínimo que no se puede reducir", dijo el doctor Frieden. Pero una cantidad de estados que han invertido de manera sistemática en el control del tabaquismo han logrado reducir la tasa de tabaquismo muy por debajo del 20 por ciento, recalcó. "Es posible progresar aún más".

Carmen Phillips

< Sección anterior  |  Siguiente sección >