Boletin
 
24 de abril de 2012 • Volumen 4 - Edición 5

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

La FDA toma medidas bajo la Ley de Control del Tabaco de 2009

> Artículo en inglés

En marzo de 2009, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA) dio a conocer dos documentos con guías preliminares que tienen como fin brindar al público información precisa sobre las sustancias químicas presentes en los productos de tabaco, así como ayudar a prevenir las campañas de comercialización engañosas de la industria tabacalera. Los documentos son parte de la implementación por parte de la FDA de la Ley de Prevención del Tabaquismo y Control del Tabaco en las Familias de 2009.

"Estamos comprometidos a detener... las prácticas que incentivan a las personas a empezar o a continuar consumiendo productos del tabaco que pueden provocar enfermedades prevenibles y la muerte", dijo la comisionada de la FDA, doctora Margaret Hamburg en un comunicado de prensa.

El primer documento brinda una guía sobre cómo las compañías tabacaleras deberán cumplir con los requisitos para informar sobre la cantidad de componentes nocivos o potencialmente nocivos (HPHC) identificados en sus productos. Hay más de 7 000 sustancias químicas presentes en el tabaco y en el humo del tabaco. El documento guía establece una lista de 93 HPHC presentes en el tabaco y en el humo del tabaco, e identifica a 20 HPHC representativos para los que hay métodos de evaluación bien claros y ampliamente disponibles. La FDA tiene planeado hacer hincapié en el cumplimiento de los requisitos de información sobre estos 20 HPHC durante 2012 y, para abril de 2013, pondrá a disposición del público la información sobre los HPHC en productos específicos del tabaco, en un formato que los consumidores puedan entender fácilmente.

La Ley de Control del Tabaco establece un criterio científico riguroso que las compañías tabacaleras deben cumplir antes de que la FDA pueda autorizarles a promocionar un producto que proclame ser "menos nocivo". Teniendo en cuenta lo anterior, el segundo documento de las guías preliminares describe los estudios científicos y análisis que un solicitante debe someter ante la FDA para demostrar que el producto reducirá, o se espera que reduzca, de manera significativa el daño o la exposición en las personas, y que beneficiará la salud de la población en general. Se pueden recibir comentarios del público sobre la guía preliminar titulada "productos de tabaco de riesgos modificados" hasta el 4 de junio de 2012.

< Sección anterior