Boletin
 
24 de abril de 2012 • Volumen 4 - Edición 5

Los receptores de trasplantes tienen un riesgo mayor de padecer una forma agresiva de linfoma

> Artículo en inglés

Los receptores de trasplantes de vísceras macizas tienen una probabilidad 14 veces mayor que la población general de padecer linfoma de células B grandes difuso (LDCBG), un tipo agresivo de linfoma no Hodgkin (LNH). Estos resultados, junto con datos adicionales de un estudio integral sobre factores de riesgo para este subtipo de linfoma no Hodgkin en receptores de trasplantes, fueron presentados en la reunión anual 2012 de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer.

Se sabe que los receptores de trasplantes tienen un riesgo más alto de cáncer, debido, en parte, a los tratamientos inmunodepresores que reciben para prevenir el rechazo al órgano trasplantado. "El linfoma no Hodgkin es uno de los tipos más comunes de cáncer diagnosticados a pacientes receptores de trasplantes, y existen varios tipos distintos desde el punto de vista histológico que es probable que tengan causas diferentes", explicó la investigadora principal del estudio, doctora Lindsay Morton de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer (DCEG) del NCI. "Si bien en estudios previos se ha investigado el linfoma no Hodgkin, no se ha contado con una cantidad suficientemente grande de pacientes o ha faltado la información detallada necesaria para determinar los factores de riesgo correspondientes a los subtipos de LNH en todos los tipos de trasplantes de vísceras macizas".

El doctor Todd Gibson de la DCEG dirigió el análisis e hizo uso de datos provenientes del Estudio de la Relación entre Trasplantes y Cáncer, el cual conecta el Registro Científico de Receptores de Trasplantes con 14 registros demográficos de cáncer. El doctor Gibson y sus colegas identificaron 948 casos de LDCBG entre los más de 175 000 receptores de trasplantes. El riesgo de LDCBG fue mayor para los receptores de trasplante más jóvenes, aquellos que recibieron un trasplante de pulmón o de páncreas, y quienes tuvieron un resultado negativo en la prueba del virus de Epstein-Barr al momento del trasplante.

"Los trasplantes de órgano son necesarios y muchas veces son tratamientos que salvan la vida del paciente", dijo el doctor Gibson. "Pero nuestro trabajo indica que estos pacientes tienen un riesgo mayor para este subtipo de linfoma en particular. Esperamos que nuestro trabajo contribuya a identificar al subgrupo de personas que presenta un mayor riesgo dentro de la población de pacientes que reciben trasplantes, y que también pueda usarse para los esfuerzos de vigilancia y posible prevención".

Análisis adicionales están examinando otros factores de riesgo para el LDCBG en receptores de trasplantes, entre ellos, el uso de medicamentos inmunodepresores.