Boletin
 
24 de abril de 2012 • Volumen 4 - Edición 5

Un estudio identifica el mecanismo detrás de la resistencia al tratamiento del cáncer pancreático

> Artículo en inglés

Investigadores han descubierto un mecanismo físico que impide a la quimioterapia alcanzar las células del cáncer pancreático, así como también una manera de revertir ese mecanismo. El doctor Sunil Hingorani del Centro de Investigación Oncológica Fred Hutchinson y sus colegas dieron a conocer los resultados el 19 de marzo en Cancer Cell.

El adenocarcinoma pancreático es el tipo más común de cáncer pancreático y es notoria su resistencia a la quimioterapia y la radioterapia, lo que lleva a un índice de supervivencia general a 5 años de menos del 5 por ciento. Mediante el uso de ratones con tumores genéticamente similares a los adenocarcinomas pancreáticos humanos, los investigadores comprobaron que a medida que crecen los tumores, se forma una matriz gruesa alrededor de las células tumorales.

La matriz ejerce una poderosa presión sobre los tumores, es decir, una presión que excede en gran medida la presión normal interna de los vasos sanguíneos causando que los vasos sanguíneos tumorales se compriman. Esta compresión impide que los fármacos de quimioterapia en el torrente sanguíneo lleguen hasta las células tumorales.

El doctor Hingorani y sus colegas identificaron una sustancia llamada ácido hialurónico que forma gran parte de esta matriz presurizada. Cuando trataron a los ratones con la enzima PEGPH20, que degrada el ácido hialurónico, la presión dentro de los tumores volvió a la normalidad y los vasos sanguíneos recuperaron su forma y función normales.

Cuando los investigadores trataron a los ratones con una combinación de PEGPH20 y el fármaco de quimioterapia gemcitabina, el 83 por ciento de los tumores se redujo en tamaño después de tan solo un ciclo de tratamiento, y todos los tumores se redujeron después de tres ciclos. Se observaron respuestas similares en tumores metastásicos. Los ratones que recibieron el tratamiento combinado sobrevivieron casi el doble de tiempo frente a los ratones que recibieron PEGPH20 más un placebo.

"Si logra penetrar el lecho del tumor, la gemcitabina puede ser definitivamente un agente eficaz contra esta enfermedad", escribieron los autores. Un estudio clínico de fase inicial está evaluando la combinación de PEGPH20 y gemcitabina en personas con cáncer pancreático metastásico.