Boletin
 
26 de abril de 2011 • Volumen 3 - Edición 5

Opciones

Enfoques interdisciplinarios para explorar preguntas sobre el cáncer

> Artículo en inglés

Participantes de la reunión anual de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer entran a una sesión plenaria.“Muchas de las partes más fáciles en la investigación del cáncer ya se han realizado”, dijo la doctora Elizabeth Blackburn durante el fin de semana de la reunión anual de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer (AACR), que se realizó a principios de abril en Orlando, Florida. En la actualidad, “las investigaciones del cáncer reflejan” un perfil más interdisciplinario que en el pasado, y esa es la forma en que se explorarán nuevas fronteras, añadió.

La doctora Blackburn, presidenta de la AACR y una científica galardonada con el premio Nobel por sus investigaciones pioneras sobre telómeros, anotó que las ciencias biológicas, las ciencias físicas y la ingeniería están convergiendo: “Una y otra vez, observamos que disciplinas que creíamos disímiles están aunando esfuerzos en la investigación”.

La presidenta se estaba dirigiendo a los periodistas en torno a las nuevas investigaciones que exploran las posibles conexiones entre el acortamiento de los telómeros, el estrés psicológico crónico y el riesgo de ciertos cánceres. Aunque las investigaciones son preliminares, este estudio es un ejemplo de la forma en que investigadores que pertenecen a disciplinas que en el pasado no trabajaban conjuntamente están combinando esfuerzos.

Muchos de estos ejemplos se presentaron en la reunión de la AACR, cuyo tema anual fue: "Innovación y colaboración: el sendero hacia el progreso".

“El concepto de la ciencia en equipo es importante”, dijo el doctor José Baselga del Centro Oncológico del Hospital General de Massachusetts. No solo están colaborando más los científicos de ciencias básicas y los médicos, sino que también los investigadores de diferentes instituciones, que en el pasado podrían haber sido competidores, están compartiendo datos desde el comienzo de un proyecto, añadió.

La sesión plenaria de la reunión destacó varias charlas sobre la aplicación de las investigaciones básicas en nuevas herramientas para detectar, tratar y prevenir el cáncer. El director del NCI, doctor Harold Varmus, también habló sobre lo que denominó temas "imperativos" en esta época de presupuestos limitados. Entre estos se encuentran, la reorganización de los Programa de Estudios Clínicos de Grupos Cooperativos del NCI, un nuevo centro para la genómica del cáncer (para supervisar los diversos esfuerzos en este campo) y un nuevo centro para la salud global y la prevención del cáncer.

“Los estudios científicos de calidad comienzan con buenas preguntas”, dijo el doctor Varmus durante una discusión breve sobre el Proyecto de preguntas estimulantes del NCI. El sitio web del proyecto está dedicado a recopilar preguntas importantes, pero que no salen a relucir frecuentemente, que estimularán las investigaciones científicas e inspirarán a la comunidad de investigadores a pensar en formas creativas sobre la problemática del cáncer. El doctor Varmus invitó a la audiencia a unirse a la discusión.

A finales de marzo, se divulgó el Informe Anual a la Nación sobre el Estado del Cáncer. Los autores informaron de disminuciones continuas tanto en los nuevos diagnósticos (incidencia) de cáncer así como en la mortalidad por cáncer. Cabe anotar, que los índices de muerte por cáncer de pulmón en mujeres declinaron por primera vez en décadas.

En una charla en la sesión plenaria, el doctor Paul Bunn, Jr., director ejecutivo de la Asociación Internacional para el Estudio del Cáncer de Pulmón, acogió estas noticias como algo positivo. Sin embargo, indicó que la mitad de los casos de cáncer de pulmón ocurren en ex fumadores, por lo que se necesitan nuevas herramientas para reducir el riesgo de cáncer de pulmón en las personas que han dejado de fumar.

Los estudios científicos de calidad comienzan con buenas preguntas.
—Dr. Harold Varmus

El doctor Bunn presentó los resultados de un estudio clínico que buscaba evaluar si un fármaco llamado iloprost puede ayudar a reparar tejidos de pulmón dañados en ex fumadores.

Los investigadores analizaron los cambios celulares anormales, conocidos como displasia endobronquial, para evaluar el efecto del fármaco. Concluyeron que la medición del efecto de un fármaco quimiopreventivo en la displasia endobronquial podría ayudar a predecir si el medicamento es eficaz.

“El enfoque de hacer ciencia en equipo será clave” para identificar posibles fármacos quimiopreventivos y marcadores con el fin de evaluar su eficacia, anotó el doctor Waun Ki Hong del Centro Oncológico de la Universidad de Texas M. D. Anderson, durante una charla acerca de enfoques individualizados para la prevención del cáncer de pulmón realizada durante la sesión plenaria.

Las nuevas tecnologías están impulsando cambios en la forma como se diseñan los estudios clínicos, anotó el doctor John Heymach, quien también trabaja en el M. D. Anderson. “En el pasado, cuando surgía una idea interesante en el transcurso del estudio, teníamos que devolvernos a examinar los tumores para tratar de entender los resultados”, dijo. El objetivo en la actualidad es capturar tanta información como sea posible en forma prospectiva, añadió.

El doctor Heymach predijo que, en unos pocos años, se analizarán los tumores en forma rutinaria mediante la secuenciación del genoma completo. Como un paso en esa dirección, investigadores en la reunión anual de la AACR reportaron resultados preliminares de la secuenciación de tumores de 50 mujeres con cáncer de mama con receptores de estrógeno positivos con lo que se demostró la heterogeneidad  de esta enfermedad.

La esperanza, dijo el investigador principal Matthew Ellis de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, es realizar en el futuro la secuenciación del genoma completo en etapas tempranas del tratamiento de la enfermedad, en vez de hacerlo en forma retrospectiva, de tal manera que los médicos puedan seleccionar los tratamientos con base en las alteraciones genéticas en el tumor del paciente.

Cuando las personas se refieren a la lucha contra el cáncer, con frecuencia piensan en el tratamiento contra el cáncer, anotó la doctora Blackburn. “Pero ahora debemos pensar más y más en la prevención”. La prevención puede significar prevenir las etapas más tempranas de la enfermedad que ocurren durante años y prevenir la recidiva en los supervivientes a la enfermedad, añadió.

La idea es “interrumpir la biología del cáncer en su evolución hacia un desenlace mortal”, continuó la doctora Blackburn. “Por lo que tenemos que entender la biología detrás de ella”.

—Edward R. Winstead

< Sección anterior  |  Siguiente sección >