Boletin
 
26 de abril de 2011 • Volumen 3 - Edición 5

Opciones

Disminuye en los EE. UU. la tasa de incidencia de segundo cáncer primario en la mama opuesta

> Artículo en inglés

En las mujeres que sobreviven al cáncer de mama, otro nuevo cáncer que se presenta con más frecuencia es el de la mama opuesta o contralateral. Desde 1985, según un nuevo estudio, la tasa de incidencia de cáncer de mama contralateral ha disminuido en forma constante, a una proporción de más del 3 por ciento anual. Aunque se desconocen las causas de esta tendencia, la disminución se empezó a presentar cuando comenzaron a usarse ampliamente fármacos como el tamoxifeno para prevenir la recidiva de la enfermedad, informaron investigadores en la edición electrónica del 14 de marzo de la revista Journal of Clinical Oncology.

Para evaluar la tasa de incidencia de cáncer de mama contralateral con el paso del tiempo, la doctora Amy Berrington de González de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer (DCEG) del NCI y sus colegas analizaron la información estadística de la base de datos del SEER entre los años 1975 y 2006.

La tendencia de reducción observada fue acelerada por la disminución de las tasas de cáncer de mama contralateral en mujeres cuyo primer cáncer de mama fue positivo para receptores de estrógeno (RE). No se observó una disminución clara en las mujeres con tumores negativos para RE. Aunque en el SEER no se contó con información detallada sobre los tratamientos hormonales, la disminución anual de más del 3 por ciento después de cánceres primarios positivos para RE “parece indicar que el amplio uso de las terapias adyuvantes, especialmente de los tratamientos hormonales, tuvo un papel importante”, anotaron los autores del estudio.

“Sabemos con base en información obtenida en estudios clínicos con distribución al azar que fármacos, como el tamoxifeno, reducen significativamente el riesgo de cáncer de mama contralateral, en cerca de un 40 por ciento”, dijo la doctora Berrington de González. La combinación de los resultados del estudio clínico, la época en que se presentó la disminución y la limitación de cánceres después de cánceres primarios de mama positivos para RE, son aspectos que señalan a la terapia hormonal adyuvante como un factor clave en la disminución, añadió.

Después de que se publicaron en 1983 los resultados del estudio clínico sobre el tratamiento adyuvante con Nolvadex, el tamoxifeno empezó a ser utilizado ampliamente en los Estados Unidos. Además de las terapias hormonales adyuvantes, también han podido contribuir a la disminución otros factores como el aumento en el uso de la quimioterapia, se indicó en el estudio. “Nuevas terapias hormonales como los inhibidores de la aromatasa podrían ser aún más eficaces que el tamoxifeno en la reducción de las tasas de cáncer de mama contralateral, por lo que esperamos observar mayores reducciones en el futuro”, dijo la doctora Berrington de González.

Aunque la disminución representa “un éxito notable”, los autores del estudio advirtieron que las tasas generales de cáncer de mama contralateral continúan siendo altas, especialmente en mujeres cuyo cáncer de mama primario fue negativo para RE. “Todavía necesitamos contar con nuevas estrategias para reducir los riesgos en las personas con cánceres negativos para RE, debido a que en esas mujeres las tasas pueden ser hasta del 1 por ciento mayor al año", dijo la doctora Berrington de González.

< Sección anterior  |  Siguiente sección >