Boletin
 
22 de mayo de 2012 • Volumen 4 - Edición 6

Tipo de cirugía afecta la supervivencia a largo plazo en casos de cáncer de riñón en estadio inicial

> Artículo en inglés

Los pacientes mayores con cáncer de riñón en estadio inicial vivieron por más tiempo si solo se les extirpó el tumor y no todo el riñón, de acuerdo con un nuevo estudio. Sin embargo, la supervivencia específica al cáncer fue similar independientemente de si los pacientes se habían sometido a una nefrectomía parcial o a una nefrectomía radical. Los resultados se publicaron el 18 de abril en la revista JAMA.

El doctor David Miller del Centro Oncológico Integral de la Universidad de Michigan y sus colegas utilizaron la Base de Datos Conjunta SEER-Medicare del NCI para analizar la información de aproximadamente 7 100 usuarios de Medicare que se habían sometido a intervenciones quirúrgicas para tratar tumores en el riñón de 4 cm de tamaño o más pequeños (estadio T1a) entre 1992 y 2007.

Los autores usaron un modelo estadístico para ajustar las diferencias entre los dos grupos de tratamiento. Este análisis indicó que los pacientes que habían tenido una nefrectomía parcial presentaban un riesgo 46 por ciento menor de muerte debido a cualquier causa. Basándose en este modelo, el equipo de investigación calculó que, durante los 8 años de seguimiento, se evitó una muerte por cada siete pacientes tratados con nefrectomía parcial en lugar de nefrectomía radical.

La nefrectomía radical puede aumentar de manera considerable el riesgo de padecer enfermedad crónica de los riñones, según varios estudios. La diferencia en la supervivencia observada en el estudio presentado en JAMA y en otros estudios, explicó el doctor Miller, se puede deber a una mayor frecuencia de complicaciones a largo plazo derivadas de la enfermedad crónica de los riñones en pacientes que se habían sometido a la cirugía radical, entre los que se incluyen fenómenos adversos de índole cardiovascular. No obstante, el doctor advirtió que es necesario llevar a cabo más investigaciones para demostrar si las complicaciones son en realidad la causa de la diferencia en la supervivencia.

Si bien en la actualidad las directrices clínicas recomiendan la nefrectomía parcial para la mayoría de los pacientes con cáncer de riñón en estadio inicial, este procedimiento no ha sido adoptado ampliamente. En este estudio, solo el 27 por ciento de los pacientes tuvieron una nefrectomía parcial. El doctor Miller reconoció que la elección del tipo de cirugía puede resultar en una solución de compromiso porque la nefrectomía parcial reviste un mayor desafío técnico que la nefrectomía radical, y se vincula a un mayor número de complicaciones a corto plazo.

Una alternativa para algunos pacientes es la vigilancia activa, es decir, posponer el tratamiento inmediato después del diagnóstico y seguir un control estricto del tumor. A su vez, se está utilizando cada vez más la cirugía robótica mínimamente invasiva para la nefrectomía parcial, añadió el doctor Miller. "Según mi punto de vista, los procedimientos que se basan en la tecnología robótica han hecho que la nefrectomía parcial sea un procedimiento mucho más accesible desde el punto de vista técnico".