Boletin
 
22 de mayo de 2012 • Volumen 4 - Edición 6

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Persisten diferencias en la supervivencia entre niños negros y blancos con cáncer

> Artículo en inglés

A pesar de que la supervivencia de niños con cáncer ha mejorado de manera considerable durante las últimas décadas, los índices de supervivencia aún indican disparidades raciales. De hecho, estas disparidades han empeorado en ciertos tipos de cáncer, de acuerdo con un estudio publicado el 30 de abril en la edición electrónica del Journal of Clinical Oncology.

El estudio, realizado por investigadores del Hospital Infantil de Investigación St. Jude, indicó que durante dos periodos diferentes del estudio, los niños de raza negra diagnosticados con cáncer en los Estados Unidos tenían menor probabilidad de sobrevivir 5 años después de haber recibido el diagnóstico que los niños de raza blanca. Pero cuando los investigadores analizaron los índices de supervivencia en niños tratados específicamente en el hospital St. Jude, no se encontraron diferencias de supervivencia entre los pacientes blancos y negros. El hospital St. Jude brinda asistencia y tratamiento a todos los pacientes independientemente de su capacidad de pagar por los servicios de salud y absorbe todos los costos no cubiertos por las compañías aseguradoras.

Para fines del estudio, el equipo de investigadores analizó información de la base de datos Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) del NCI y del propio registro de pacientes del hospital St. Jude. Los investigadores estudiaron los datos de dos periodos: 1992 a 2000 y 2001 a 2007. El análisis incluyó solo a pacientes de raza blanca y negra.

Si bien los índices de supervivencia mejoraron de manera considerable para varios cánceres entre la primera etapa del estudio y la segunda, el análisis de la base de datos SEER "indicó desenlaces significativamente inferiores en pacientes negros en una vasta mayoría de categorías de enfermedades", informaron los investigadores. Con el transcurso del tiempo, la disparidad en la supervivencia disminuyó en la leucemia linfoblástica aguda y el linfoma de Hodgkin pero se incrementó en la leucemia mieloide aguda y el neuroblastoma. En el hospital St. Jude, los índices de supervivencia también mejoraron entre los dos periodos para la mayoría de los tipos de cáncer, pero fueron similares en pacientes blancos y negros.

Si bien no se disponía de información sobre el nivel socioeconómico de los participantes, cuando los investigadores consideraron la cobertura de seguro médico como una medida aproximada del nivel socioeconómico, los pacientes de raza negra tenían una probabilidad mucho mayor de usar un programa de seguro médico del gobierno y una probabilidad mucho menor de contar con un seguro médico privado.

El investigador principal del estudio y presidente del Departamento de Oncología del hospital St. Jude, doctor Ching-Hon Pui, manifestó que se sentía "decepcionado" de ver que las disparidades de supervivencia entre pacientes blancos y negros en los Estados Unidos no habían disminuido, pero que a su vez se mostró animado de que los resultados del hospital St. Jude muestran que esta disparidad puede superarse.

La falta de acceso a una atención médica en equipo que brinde un fuerte apoyo médico y psicosocial es claramente el factor que propicia la persistencia de las disparidades, agregó el doctor Pui. El doctor citó como ejemplo los bajos índices en el cumplimiento del tratamiento entre los pacientes menos privilegiados. "Lleva mucho tiempo y esfuerzo explicar a los padres o tutores legales cómo se deben tomar los medicamentos y asegurarse de que los pacientes reciben realmente estos medicamentos", comentó el doctor Pui. "En el hospital St. Jude contamos con un equipo de enfermeras de atención primaria, enfermeros generales, trabajadores sociales y farmacéuticos para ayudar con ese tipo de situaciones".

Para obtener más información sobre la investigación de las disparidades en el cáncer, visite el Centro para la Reducción de las Disparidades de Salud Vinculadas al Cáncer.

< Sección anterior  |  Siguiente sección >