Boletin
 
22 de mayo de 2012 • Volumen 4 - Edición 6

Las mujeres con alto riesgo de cáncer de mama podrían beneficiarse si inician las mamografías a los 40 años

> Artículo en inglés

Las ventajas y desventajas de iniciar las mamografías de detección bienales (cada dos años) a los 40 años de edad en mujeres con el doble del riesgo promedio de padecer cáncer de mama, son similares a las que se observan en mujeres con riesgo promedio que se hacen el examen de manera bienal y tienen entre 50 y 74 años de edad, según lo indica un nuevo estudio de modelado. Estos resultados fueron publicados el primero de mayo en la revista Annals of Internal Medicine y podrían brindar importante información para lograr que los exámenes selectivos de detección sean individualizados y se basen en la evaluación del riesgo de las pacientes, escribieron los autores del estudio.

Un documento adjunto publicado en la misma edición de la revista Annals indicó que las mujeres con doble del riesgo promedio de cáncer de mama eran aquellas entre los 40 y 49 años de edad que tenían una pariente de primer grado con cáncer de mama o que tenían mamas de extrema densidad, según una clasificación de categoría 4 de densidad de la mama del Sistema de Notificación de Imágenes y Datos de la Mama.

Con el fin de determinar cuáles mujeres menores de 50 años de edad podrían beneficiarse de las mamografías de forma similar que las del grupo de 50 a 74 años, Nicolien van Ravesteyn del Centro Médico Erasmus de los Países Bajos y sus colegas usaron cuatro modelos de cáncer de mama creados por la Red de Modelado de Intervención y Vigilancia del Cáncer (CISNET), financiada por el NCI. Estos modelos permiten a los autores calcular los beneficios y perjuicios que representan las mamografías de detección para las mujeres entre 40 y 49 años de edad, según varias hipótesis sobre el riesgo que tiene una mujer de padecer cáncer de mama. Los modelos también incorporan datos provenientes del Consorcio de Vigilancia del Cáncer de Mama sobre la utilización de mamografía digital y convencional en las prácticas comunitarias.

Los autores explicaron que en mujeres más jóvenes, la mamografía de detección previene menos número de muertes porque su riesgo de padecer cáncer de mama es menor desde un principio. Por lo tanto, para la mayoría de las mujeres más jóvenes, los perjuicios de la mamografía de detección superan los beneficios.

De acuerdo con los modelos, "el nivel de beneficios y perjuicios de iniciar los exámenes de detección bienales a los 40 años, en mujeres con el doble del riesgo promedio de cáncer de mama, se aproxima al de las mujeres con riesgo promedio que inician estos exámenes a los 50 años de edad", escribieron los autores. Los modelos también mostraron que los exámenes selectivos de detección anuales añadieron solo un pequeño beneficio, y el riesgo de resultados positivos falsos fue mayor con las mamografías digitales que con las mamografías convencionales.

"Las decisiones referentes a los exámenes de detección en mujeres de 40 a 49 años de edad son complejas tanto a nivel personal como a nivel de políticas públicas, y estos resultados se suman al volumen disponible de conocimientos científicos que sirven de base para tomar estas decisiones", expresó la doctora Kathy Cronin del Programa de Investigación y Vigilancia Epidemiológica del NCI, quien es la coordinadora de información científica del grupo de cáncer de mama de CISNET. "Los resultados no resuelven la cuestión de quiénes son las mujeres entre 40 y 49 años que deberían hacerse los exámenes selectivos de detección, sino que destacan la importancia de considerar el riesgo individual en las conversaciones que tienen lugar entre las mujeres y los médicos que las atienden".