Boletin
 
22 de mayo de 2012 • Volumen 4 - Edición 6

Muchos pacientes con cáncer necesitan mejores tratamientos contra el dolor

> Artículo en inglés

La falta de un adecuado tratamiento para el alivio del dolor para los pacientes con cáncer continúa siendo un problema importante y parece ser más frecuente en los grupos minoritarios, de acuerdo con un nuevo estudio. Los resultados fueron publicados el 16 de abril en la edición electrónica del Journal of Clinical Oncology.

El doctor Michael Fisch del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas y sus colegas, examinaron más de 3 000 pacientes con formas invasivas de cáncer de mama, colorrectal, próstata y pulmón, quienes tenían probabilidad de sufrir dolor. Los pacientes recibieron tratamiento en centros médicos académicos y hospitales comunitarios.

En la consulta oncológica inicial, más de dos tercios de los pacientes dijeron sentir dolor o necesidad de analgésicos para aliviar el dolor. A partir de los niveles de dolor indicados y el tipo o dosis de medicamento para el dolor, los investigadores encontraron que un tercio de estos pacientes habían recibido un tratamiento insuficiente para el alivio del dolor.

Aproximadamente el 40 por ciento de los pacientes que sufrieron dolor de moderado a intenso, no recibieron la medicación adecuada, y el 20 por ciento de los pacientes con dolores intensos no recibieron ningún tipo de medicación. En encuestas realizadas después de las visitas de control con sus oncólogos 4 o 5 semanas más tarde, los pacientes indicaron que el dolor había mejorado muy poco. Un mes es un periodo de seguimiento bastante corto, según reconocieron los autores del estudio, ya que para aliviar el dolor de manera eficaz generalmente se requieren monitoreos y ajustes a la medicación.

Los pacientes de grupos minoritarios presentaron casi el doble de probabilidad de recibir tratamiento insuficiente para el dolor frente a los pacientes blancos, según los hallazgos de los investigadores. La disparidad en recibir un tratamiento aceptable para el dolor en los grupos minoritarios puede deberse a múltiples factores, escribieron los autores, incluidas las dificultades de comunicación y la desconfianza que sienten los pacientes, así como los "problemas del sistema", tales como la disponibilidad de medicamentos.

Además, los pacientes con cáncer en estadios tempranos dijeron que el alivio del dolor fue insuficiente en diferentes momentos después del diagnóstico. Esto indica no solo que los pacientes con cánceres en estadios tempranos necesitan un mejor control del dolor, sino también que la profesión médica debería caracterizar de mejor manera los signos y síntomas de dolor e identificar las causas, señaló la doctora Worta McCaskill-Stevens de la División de Prevención del Cáncer (DCP) del NCI, quien es coautora del estudio.

"Este estudio es un punto de partida para mejorar la evaluación del dolor", dijo la doctora y puntualizó que los médicos se adhieren más estrechamente a las directrices de otros tratamientos que a las directrices para controlar el dolor.

"Solo uno de seis oncólogos que respondieron [en el estudio] indicaron que hacían remisiones frecuentes a especialistas en dolor o en cuidados paliativos", escribieron los doctores Martin Stockler y Nicholas Wilcken en un editorial adjunto. "Es claro que necesitamos trabajar más, posiblemente en las facultades de medicina, pero ciertamente también en los programas de residencia y especialización".

Se trata de un problema que va más allá de los médicos, señaló la doctora Ann O’Mara, directora de la investigación sobre cuidados paliativos en DCP y coautora del estudio. El personal de enfermería y otros integrantes de los equipos de atención médica también deberían recibir capacitación específica en esta área, sugirió la doctora.