Boletin
 
22 de mayo de 2012 • Volumen 4 - Edición 6

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Más quimioterapia puede ayudar si falla el tratamiento inicial contra la leucemia infantil

> Artículo en inglés

Un pequeño porcentaje de niños con diagnóstico de leucemia linfoblástica aguda (LLA) no responde bien a la quimioterapia inicial. Cuando este tratamiento inicial, llamado terapia de inducción, no produce una remisión clínica completa, la mayoría de los expertos en leucemia recomiendan que se haga un trasplante alogénico de células madre. No obstante, un nuevo estudio indica que al menos algunos de estos niños podrían tener mejores resultados si reciben quimioterapia adicional en vez de un trasplante de células madre.

Al informar sobre los resultados en la edición del 12 de abril del New England Journal of Medicine, los investigadores señalaron que los médicos pueden curar a 8 de cada 10 niños con diagnóstico reciente de LLA. Pero ciertos subgrupos de pacientes tienden a empeorar más que otros. Por ejemplo, los pacientes cuyos cánceres no entran en una remisión clínica completa después de 4 a 6 semanas de terapia de inducción, presentan un riesgo más alto de desenlace desfavorable.

A fin de determinar el tratamiento óptimo para estos pacientes, los investigadores analizaron los datos de más de 44 000 niños que participaron en estudios clínicos de LLA en todo el mundo. De estos niños, 1 041 padecían cánceres que no habían respondido bien a la terapia de inducción. La mayoría de estos pacientes se sometieron a un trasplante de células madre, pero algunos recibieron quimioterapia adicional.

De manera inesperada, un subgrupo de niños cuyos cánceres no respondieron a la terapia de inducción, mostraron una mejor supervivencia a largo plazo solo con la quimioterapia en lugar del trasplante de células madre. Estos niños eran menores de 6 años, tenían LLA de células B precursoras en lugar de LLA de células T, y no presentaban ninguna otras característica clínica o genética de alto riesgo.

Más de 70 por ciento de los niños en el subgrupo que recibió quimioterapia adicional en lugar del trasplante de células madre, sobrevivió al menos 10 años, que es más del doble del índice de supervivencia de todo el grupo de pacientes que no había respondido a la terapia de inducción.

"Este estudio nos dice que cuando la terapia de inducción no funciona, no se debe considerar como una indicación automática para trasplante de médula ósea", dijo el coautor doctor Ching-Hon Pui, presidente del departamento de oncología del Hospital de Investigación Infantil St. Jude. "De todos modos, un índice de supervivencia del 72 por ciento aún no es aceptable, y necesitamos encontrar una mejor manera de tratar a estos pacientes", agregó el doctor.

El estudio también demuestra "el poder que tienen los grandes esfuerzos de colaboración para descubrir información nueva e importante sobre las enfermedades", dijo la doctora Karen Rabin de la Facultad de Medicina de Baylor, quien escribió un editorial adjunto. La ventaja de la quimioterapia para estos pacientes se puso de manifiesto solo después de combinarse los resultados de 14 grupos de investigación en tres continentes.

< Sección anterior  |  Siguiente sección >