Boletin
 
24 de mayo de 2011 • Volumen 3 - Edición 6

Molécula señaladora destruye en forma selectiva células de cáncer de mama

> Artículo en inglés

Las células de mama normales (células epiteliales mamarias o MEC) secretan una molécula señaladora que destruye la células de cáncer de mama pero que no afecta las células saludables, según descubrieron los investigadores. La molécula señaladora, conocida como interleucina-25 (IL-25), se une a los receptores en la superficie de las células de cáncer de mama y desencadena la muerte celular. Los resultados se publicaron el 13 de abril en la revista Science Translational Medicine.

La doctora Saori Furuta del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley (LBNL) y sus colegas usaron un sistema de cultivos celulares tridimensionales para estudiar el crecimiento y desarrollo de las células epiteliales de mama normales y las células de cáncer de mama. El sistema de cultivo tridimensional, que estimula la estructura de tejidos de mama normales, fue creado en el laboratorio de la doctora Mina Bissell del LBNL. Ella colideró el estudio con el doctor Wen-Hwa de la Universidad de California, Irvine.

Los investigadores identificaron seis moléculas producidas por células de mama normales que crecieron en cultivos tridimensionales y que destruyeron las células de cáncer de mama o que suprimieron su crecimiento. De esas seis moléculas, la IL-25 tuvo los efectos más potentes de destrucción celular (citotóxicos) entre las células de cáncer de mama cultivadas mediante el sistema tridimensional.

“La actividad citotóxica de la IL-25 se limitó a las células de cáncer que expresan el receptor IL-25R en la superficie celular”, dijo la doctora Furuta. Experimentos adicionales indicaron que, cuando la IL-25 se une a su receptor, desencadena un proceso conocido como muerte celular programada o apoptosis. Por lo general, el cuerpo se vale de este proceso para eliminar las células anormales o innecesarias.

“La IL-25 es producida naturalmente por el tejido de mama saludable y por tanto podría ser un mecanismo de defensa natural contra el cáncer”, anotó la doctora Furuta.

Cuando se aplicó una inyección diaria de IL-25 a ratones durante un mes, se disminuyó significativamente el crecimiento de tumores que se formaron al implantar células de cáncer de mama humano en los animales, pero sin afectar los tejidos de mama saludables u otros tejidos corporales que fueron examinados por los investigadores.

Los científicos también analizaron 69 muestras de biopsias de cáncer de mama humano y encontraron que el 19 por ciento de las muestras eran positivas a la IL-25R. “Es de importancia anotar que esos tumores positivos a la IL-25R eran altamente invasivos y estaban relacionados con desenlaces clínicos negativos en las pacientes”, indicó la doctora Furuta.

“Estos datos indican fuertemente que la vía de señalización IL-25/IL-25R puede proporcionar dianas novedosas para el tratamiento de los cánceres de mama agresivos", que expresan el receptor IL-25, concluyeron los autores del estudio.

Los investigadores han patentado sus resultados y están en proceso de transferir la tecnología a una compañía farmacéutica para que la sigan desarrollando, explicó la doctora Furuta.