Boletin
 
24 de mayo de 2011 • Volumen 3 - Edición 6

Nuevo instrumento para evaluar riesgos y beneficios de raloxifeno o tamoxifeno en la prevención del cáncer de mama

> Artículo en inglés

Investigadores han elaborado un índice de riesgos y beneficios para orientar las decisiones en torno al uso de raloxifeno o tamoxifeno como terapia preventiva del cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas con mayor riesgo de la enfermedad. Si bien los estudios han mostrado que estos fármacos pueden reducir el riesgo de cáncer de mama, también pueden causar efectos secundarios adversos, por lo que las mujeres y sus médicos deben decidir si los posibles beneficios de uno u otro fármaco superan los riesgos para cada caso en particular.

Los resultados de este análisis, publicado el 2 de mayo en la edición electrónica de la revista Journal of Clinical Oncology, mostraron que los riesgos y beneficios de tomar raloxifeno o tamoxifeno dependen de la edad de la mujer, la raza o grupo étnico, el riesgo de cáncer de mama proyectado a 5 años y si le han hecho una histerectomía. En general, el análisis mostró que  raloxifeno es mejor que tamoxifeno en la reducción del riesgo de cáncer de mama en mujeres con útero. Para las mujeres que han tenido una histerectomía, los perfiles de riesgo de raloxifeno y tamoxifeno son similares.

La doctora Worta McCaskill-Stevens de la División de Prevención del Cáncer y el doctor Andrew Freedman de la División de Control del Cáncer y Ciencias de la Población del NCI y sus colegas utilizaron datos del estudio Iniciativa de Salud de la Mujer, del programa SEER y de dos grandes estudios clínicos –el Estudio Clínico de Prevención del Cáncer de Mama (Breast Cancer Prevention Trial, BCPT) y el Estudio del Tamoxifeno y del Raloxifeno (STAR)– para evaluar la acción de estos fármacos en la prevención del cáncer de mama invasor en mujeres con alto riesgo. El análisis consideró los resultados de salud no relacionado con el cáncer de mama, como fracturas óseas, coágulos sanguíneos y cáncer de endometrio, y si sus respectivas índices experimentarían un aumento o una disminución con raloxifeno o tamoxifeno.

Luego asignaron un valor a cada resultado posible de salud y al cáncer de mama invasor y el cáncer de mama in situ y calcularon la probabilidad de que una mujer con varios factores de riesgo tuviera cada uno de estos resultados de salud en 5 años con o sin raloxifeno o tamoxifeno. Los investigadores usaron estos cálculos para crear tablas clasificadas por color para cada fármaco que muestran, por cada grupo etario y una proyección de riesgo a 5 años de cáncer de mama invasor, si hay evidencias sólidas o moderadas de que los beneficios superan los riesgos o viceversa. Posteriormente, crearon tablas independientes para mujeres blancas no hispanas, negras e hispanas en la menopausia de 50 años de edad en adelante, con o sin útero.

“Al utilizar el instrumento de evaluación de riesgo del cáncer de mama  (BRCAT) para estimar el riesgo de cáncer de mama invasor proyectado a 5 años, el médico puede obtener el índice de riesgos y beneficios de las casillas correspondientes de la tabla”, apuntaron los autores del estudio. “Al combinar esta información con la de los estudios clínicos y las preferencias personales, el médico y la paciente pueden tomar una decisión informada”.

En un editorial adjunto, los doctores Eitan Amir y Pamela J. Goodwin, de la Universidad de Toronto, describieron algunas limitaciones del análisis, pero observaron que “este nuevo instrumento constituye el esfuerzo más integral realizado a la fecha para individualizar la quimioprevención pues permite a los médicos seleccionar tamoxifeno o raloxifeno sobre la base de características clave de las pacientes. Evidentemente, este es un paso hacia adelante en la prevención del cáncer de mama y puede llevar a mejorar la respuesta a las estrategias de quimioprevención”.