Boletin
 
19 de junio de 2012 • Volumen 4 - Edición 7

El puente sobre el río Charles conecta a instituciones en busca de nuevos enfoques para la investigación oncológica

> Artículo en inglés

El Centro Oncológico Dana-Farber/Harvard (DF/HCC) y el Instituto Koch para la Integración de la Investigación Oncológica del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) anunciaron recientemente el inicio del Bridge Project, un esfuerzo integral de colaboración. La meta es convocar a los científicos del DF/HCC que se dedican a las investigaciones aplicadas en el ámbito clínico y a los biólogos y bioingenieros del Instituto Koch para dar respuesta a los "retos oncológicos más difíciles de abordar". Las subvenciones iniciales sumarán USD$1,3 millones y se otorgarán a varios proyectos de investigación interdisciplinaria que estudiarán los cánceres pancreáticos y los glioblastomas.

El Bridge Project surgió a partir de conversaciones entre el subdirector del DF/HCC, doctor David Lingston y el director del Instituto Koch, doctor Tyler Jacks. La idea atrajo el interés de donantes privados como Arthur Gelb y Thomas Peterson, exalumnos de MIT, así como el apoyo financiero de la Fundación Lustgarten para el cáncer pancreático y la Sociedad Nacional de Tumores Cerebrales. En 2012 se sumó la Commonwealth Foundation para la Investigación Oncológica con el fin de contribuir durante el próximo ciclo de subvenciones.

El puente Harvard sobre el río Charles y las instalaciones del MIT (fotografia de Dominick Reuter) El puente Harvard sobre el río Charles conecta las instalaciones de MIT (en la imagen de arriba) y el centro Dana-Farber. (Fotografia de Dominick Reuter)

"Los investigadores del Centro Oncológico Dana-Farber/Harvard y del Instituto Koch ya cuentan con numerosas colaboraciones", comentó la subdirectora adjunta, doctora Sarah Weiler. "Esta iniciativa ha formalizado y expandido ese aspecto de colaboración". Como lo explicara W. David Lee, director de los programas de integración del Instituto Koch, "la idea es vincular las nuevas tecnologías con las necesidades insatisfechas en el ámbito clínico". Lee explicó que los científicos de las dos instituciones intercambian información sobre su trabajo y así identifican proyectos "más arriesgados" que, de otra manera, no habrían llevado a cabo.

Las primeras adjudicaciones de las subvenciones fueron seleccionadas por un equipo asesor externo que realizó un proceso de revisión experto y riguroso. Cada uno de los cuatro equipos recibirá USD$325 000 durante un periodo de 2 años, y se dedicará a uno de los proyectos siguientes:

  • Análisis funcional, genómico y del ARN en glioblastomas a nivel unicelular;
  • Nuevo enfoque para mejorar la administración de fármacos en el tratamiento del cáncer pancreático;
  • Endoprótesis farmacoactiva pancreática y biliar para administrar quimioterapia en casos de adenocarcinoma pancreático ductal; y
  • Nuevas inmunoterapias para combatir el cáncer pancreático.

Estos proyectos en colaboración se forjaron durante dos talleres que se llevaron a cabo entre junio y septiembre de 2011; uno en cada orilla del río Charles, que separa las instalaciones del DF/HCC y MIT. En la primera sesión, los científicos clínicos del DF/HCC presentaron ante el cuerpo académico del Instituto Koch y de MIT los retos específicos relacionados con el cáncer pancreático y el glioblastoma, dos de los cánceres más mortales y más difíciles de tratar.

La idea es vincular las nuevas tecnologías con las necesidades que aún no tienen solución en el ámbito clínico.

—W. David Lee

El segundo taller reunió a los biólogos e ingenieros del Instituto Koch y de MIT en el centro DF/HCC. "Destacamos varias de las tecnologías de última generación de MIT que consideramos que los clínicos e investigadores de ahí aún no conocían, incluidos los modelos de ratones transgénicos y la nanotecnología capaz de realizar análisis a nivel unicelular", recordó Lee. "Fue más o menos como una feria de exposiciones muy elegante".

Ambos talleres atrajeron a cientos de profesores de cada una de las instituciones durante varias horas de intensas discusiones e intercambio de ideas y contactos. La solicitud inicial del Bridge Project motivó la presentación de 15 propuestas para formar equipos con integrantes de distintas instituciones, desde equipos con investigadores del DF/HCC y del Instituto Koch que no se habían conocido hasta el año pasado, hasta científicos con relaciones de trabajo establecidas que estaban colaborando en el estudio de los dos tipos de cáncer por primera vez.

El DF/HCC y el Instituto Koch planean realizar este año una segunda ronda de talleres y adjudicación de subvenciones para ampliar el Bridge Project e incluir a cánceres de pulmón, de ovarios y los melanomas, y la expectativa es subvencionar USD$50 millones durante los próximos 3 a 5 años. "El DF/HCC aporta los científicos especializados en la aplicación de los resultados, los hospitales y los pacientes", manifestó el doctor Weiler. "El Instituto Koch tiene sólida experiencia en ciencias básicas e ingeniería. Esta experiencia es impecable porque conjugamos estas fortalezas para dar respuesta a algunos problemas fundamentales del tratamiento del cáncer a los que realmente debemos prestar atención; de esa manera, ponemos el campo de la ingeniería al servicio de nuestro trabajo clínico".

"Muchos centros oncológicos patrocinados por el NCI trabajan con equipos en colaboración", puntualizó la doctora Linda Weiss, directora de la Oficina de Centros Oncológicos del NCI. "Pero no sé de ningún otro que se pueda comparar en cuanto a participantes, escala y enfoque. Es fascinante".

Bill Robinson