Boletin
 
19 de junio de 2012 • Volumen 4 - Edición 7

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

La sigmoidoscopia se muestra eficaz en la detección del cáncer colorrectal

> Artículo en inglés

Ilustraciones médicas de una sigmoidoscopia y una colonoscopia del colon. (Ilustraciones para el NCI a cargo de Terese Winslow)En la sigmoidoscopia (izquierda), se inserta un tubo delgado iluminado a través del ano y el recto hasta llegar a la parte baja del colon para detectar anomalías. En una colonoscopia (derecha), se utiliza un instrumento similar para visualizar la totalidad del colon. (Ilustraciones para el NCI a cargo de Terese Winslow) [Ampliar]

En un extenso estudio con distribución al azar que contó con la participación de mujeres y hombres sanos, con edades comprendidas entre 55 y 74 años, la sigmoidoscopia redujo considerablemente la incidencia de cáncer colorrectal y la mortalidad por esta enfermedad. La cantidad de casos nuevos de cáncer colorrectal diagnosticados se redujo en 21 por ciento y las muertes por esta enfermedad disminuyeron un 26 por ciento luego de una mediana de seguimiento de 12 años. Los resultados del Estudio de Detección del Cáncer de Próstata, Pulmón, Colorrectal y Ovarios (PLCO), financiado por el NCI, aparecieron el 21 de mayo en la versión en línea de la revista New England Journal of Medicine.

Estos resultados se suman al creciente número de indicios de que la endoscopia junto con la sigmoidoscopia o la colonoscopia pueden prevenir las muertes por cáncer colorrectal. En 2010, un extenso estudio llevado a cabo en el Reino Unido determinó que un solo examen de sigmoidoscopia realizado entre los 55 y 64 años de edad reducía considerablemente la incidencia de cáncer colorrectal y la mortalidad por esta enfermedad.

En el estudio PLCO, el doctor Robert Schoen, del Instituto Oncológico de la Universidad de Pittsburgh, y sus colegas, no extirparon los pólipos durante la sigmoidoscopia; en su lugar, se prescribió una colonoscopia a los participantes en quienes se detectaron pólipos o que se sospechó que tuvieran cáncer durante el examen de detección. Los pólipos pudieron entonces extirparse durante la colonoscopia. (Los pólipos más pequeños en el colon distal -en el lado izquierdo; más cerca del recto- pueden extirparse mediante la sigmoidoscopia, pero esto no se realizó en el estudio PLCO).

"En gran medida, la eficacia observada en el estudio PLCO se debió a las colonoscopias generadas por la sigmoidoscopia", explicó el doctor Barry Kramer, director de la División de Prevención del Cáncer del NCI e investigador en el estudio PLCO.

Entre 1993 y 2001, los investigadores de PLCO seleccionaron al azar a casi 155 000 personas con riesgo promedio de cáncer colorrectal para que fueran examinadas a través de la sigmoidoscopia al principio del estudio, seguida por otro examen 3 o 5 años más tarde, o a recibir el cuidado habitual.

Estudios aleatorizados en curso sobre la colonoscopia

A principios de este año, un estudio realizado en los Estados Unidos en pacientes con riesgo de cáncer colorrectal más alto que el promedio, a quienes se les hizo seguimiento por largo tiempo, mostró que la colonoscopia y la extirpación de pólipos reducían las muertes por cáncer colorrectal.

En la actualidad se están realizando extensos estudios para evaluar el uso de la colonoscopia en personas con riesgo promedio de cáncer. Entre estos estudios se encuentran:

De las 77 445 personas asignadas al grupo examinado mediante sigmoidoscopia, 84 por ciento fueron sometidas a una primera sigmoidoscopia y 54 por ciento, a un segundo examen. Cerca de 80 por ciento de los participantes cuya sigmoidoscopia arrojó un resultado anormal fueron sometidos a un procedimiento diagnóstico, en la mayoría de los casos, a una colonoscopia, en el período de un año después del examen de detección.

En general, se practicó una colonoscopia en 22 por ciento de los pacientes asignados al grupo de exámenes de detección, como consecuencia directa de un resultado anormal en su sigmoidoscopia.

Debido a que la aceptación de los exámenes de detección del cáncer colorrectal aumentó en los Estados Unidos mientras se realizaba el estudio PLCO, casi la mitad de los participantes del grupo de cuidado habitual recibieron también un examen endoscópico para la detección del cáncer colorrectal fuera del estudio. Esta "contaminación" probablemente debilitó la magnitud del efecto de los exámenes de detección, explicó la doctora Christina Berg, jefa del Grupo de Investigación de la Detección Temprana del NCI y directora de proyecto del estudio PLCO. Sin embargo, la incidencia del cáncer colorrectal y la mortalidad por esta enfermedad fueron substancialmente más bajas en el grupo sometido a exámenes de detección.

Lo interesante es que, a pesar de que la sigmoidoscopia y la subsiguiente colonoscopia redujeron la incidencia de cáncer colorrectal tanto en el colon distal como en el proximal (lado derecho, más cerca del intestino delgado), la exploración por sigmoidoscopia solamente redujo la mortalidad por cáncer en el colon distal.

La colonoscopia podría ser "más eficaz para reducir la cantidad de muertes por cáncer en el lado izquierdo del colon (la porción del colon que puede explorarse a través de la sigmoidoscopia) que en el lado derecho del colon", explicó el doctor Kramer.

Una posible razón de esto es la existencia de una mayor frecuencia de pólipos planos en el colon proximal, los cuales son más difíciles de detectar a través de la endoscopia. Los cambios genéticos que provocan pólipos en el colon proximal también podrían causar formas altamente malignas de cáncer, acotó el doctor John Inadomi, de la Universidad de Washington, en una nota editorial adjunta.

(Ilustración para el NCI a cargo de Terese Winslow)Los pólipos del colon son masas que pueden convertirse en cáncer de colon. Estos pólipos pueden ser planos o elevados. (Ilustración para el NCI a cargo de Terese Winslow)

En la actualidad, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE.UU. recomienda  tres exámenes de detección de cáncer colorrectal en adultos de entre 50 y 75 años de edad: la sigmoidoscopia, la colonoscopia y la prueba de sangre oculta en la materia fecal (PSOMF), una prueba de alta sensibilidad, no invasora que puede detectar el cáncer colorrectal, pero no detecta pólipos precancerosos más pequeños.

Es importante contar con más de una opción eficaz de exámenes de detección, dijo el doctor Kramer, "pues deben identificarse y respetarse las preferencias de los pacientes en cuanto a los exámenes de detección. Es probable que algunos pacientes prefieran realizarse una PSOMF o una sigmoidoscopia en lugar de una colonoscopia. En todo caso, sea cual sea el examen de detección disponible que escojan, el creciente número de indicios científicos indica que el mismo será eficaz".

"No deberían abandonarse por completo los exámenes de detección del cáncer colorrectal solo porque algunas personas no quieran hacerse una colonoscopia", alertó la doctora Berg.

Es preciso realizar más investigaciones a fin de determinar prácticas e intervalos de exploración óptimos, añadió. Por ejemplo, ¿en algunos pacientes con bajo riesgo de cáncer colorrectal sería suficiente con practicar una sola colonoscopia en el transcurso de sus vidas? ¿O acaso exámenes menos invasores y menos sensibles como la PSOMF o la prueba inmunoquímica fecal podrían detectar más casos de cáncer en una población, ya que pueden realizarse con más frecuencia y pueden ser aceptados por una mayor cantidad de pacientes?

El uso de la sigmoidoscopia ha disminuido en los Estados Unidos en los últimos diez años. En un estudio realizado recientemente, 53 por ciento de los médicos de atención primaria encuestados indicaron que su volumen de sigmoidoscopias había disminuido en cierta medida o considerablemente desde 2003.

Este abandono de la técnica podría ser prematuro: "La superioridad de la colonoscopia con respecto a otros exámenes de detección debe comprobarse con indicios científicos de alta calidad antes de que se descarte el uso de la sigmoidoscopia flexible y la prueba de sangre oculta en la material fecal, cuyos beneficios están avalados por estudios con distribución al azar controlados", concluyó el doctor Inadomi.

Sharon Reynolds

También en las revistas científicas: Colonografía por TC sin laxante detecta pólipos grandes

La colonografía por TC, también conocida como colonoscopia virtual, requiere por lo general la misma preparación laxante que la colonoscopia óptica tradicional para vaciar el colon. En un estudio publicado el 15 de mayo en la revista Annals of Internal Medicine, los investigadores concluyeron que la colonografía por TC sin laxante detecta una cantidad de pólipos grandes similar a la que detecta la colonoscopia óptica con la preparación laxante.

Los 605 participantes siguieron una dieta baja en fibra por varios días y bebieron un material de contraste que permitió a un programa de computación etiquetar y "eliminar" la materia fecal en las exploraciones. A todos los participantes se les practicó también una colonoscopia óptica estándar de manera que pudiera compararse la precisión de ambos exámenes.

La colonografía por TC sin laxante detectó adenomas de 10 mm y más grandes al igual que la colonoscopia óptica, pero fue menos eficaz en la detección de pólipos más pequeños. De los 465 participantes que evaluaron los dos procedimientos, 62 por ciento prefirió la colonografía por TC sin laxante para futuros exámenes. Medicare no cubre la colonografía por TC como procedimiento de exploración.

< Sección anterior  |  Siguiente sección >