Boletin
 
19 de junio de 2012 • Volumen 4 - Edición 7

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Panel revisa los beneficios y perjuicios de la exploración por TC para la detección del cáncer de pulmón

> Artículo en inglés

Un panel de expertos ha revisado los beneficios y perjuicios de la tomografía computarizada (TC) de baja dosis como procedimiento para la detección del cáncer de pulmón y ha llegado a la conclusión de que esta tecnología podría beneficiar a algunas personas con alto riesgo de cáncer de pulmón. Sin embargo, el panel alertó que aún existen muchas incógnitas sobre los posibles perjuicios de los exámenes de detección y su aplicación en la práctica clínica.

La revisión, publicada en JAMA el 20 de mayo, fue el resultado de un trabajo conjunto entre la Sociedad Americana contra el Cáncer, el Colegio Americano de Médicos del Tórax (ACCP), la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) y la Red Nacional Integral del Cáncer.

"Determinamos que la exploración por TC podría reducir las muertes por cáncer de pulmón entre algunos fumadores y exfumadores si se utiliza de manera adecuada, pero existen muchas preguntas sin respuesta acerca de sus riesgos y si en la práctica clínica funcionará tan bien como ha funcionado en estudios realizados con extremo cuidado", declaró el autor principal doctor Peter B. Bach, del Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering.

Basados en los resultados, ASCO y ACCP prepararon un documento para médicos que contiene las directrices para la práctica clínica. Las directrices recomiendan que se ofrezcan los exámenes de detección a fumadores y exfumadores de entre 55 y 74 años de edad que han fumado 30 paquetes/año y bien siguen fumando o han dejado de fumar en los últimos 15 años. Estos exámenes no deberían ofrecerse a aquellas personas que no pertenecen a estas categorías ni a personas que tienen problemas serios de salud que limiten sus expectativas de vida o hagan imposible la aplicación de un tratamiento curativo del cáncer de pulmón, ni a personas que se encuentren en ambas circunstancias.

Además, los exámenes deben realizarse en instalaciones preparadas para ofrecer el nivel de atención que se ofreció a los participantes en el Estudio Nacional de Exámenes de Pulmón (NLST). Los resultados de ese estudio, los cuales fueron publicados el año pasado, mostraron que la exploración por TC con bajas dosis redujo las muertes por cáncer de pulmón en 20 por ciento, comparada con la exploración por rayos X.

Los investigadores de NLST resaltaron la necesidad de considerar los perjuicios de los exámenes de detección en futuras recomendaciones clínicas. Los posibles perjuicios incluyen resultados positivos falsos y procedimientos de seguimiento innecesarios, tales como biopsias con aguja y broncoscopias.

El doctor Bach y sus colegas calificaron de "débil" el poder de las recomendaciones en las nuevas directrices, debido a que se basan en datos de investigación de calidad "moderada" o "baja". De todas maneras, en los próximos años se darán a conocer más resultados de NLST y de estudios europeos. Cuando se disponga de estos datos, se revaluarán las directrices para la práctica clínica, explicó el doctor Bach

"Conforme entendamos más sobre los riesgos y los beneficios de la exploración por TC con bajas dosis, es casi seguro que cambie el análisis", apuntó en un correo electrónico. "¿En qué dirección? Es imposible de predecir".

Lectura adicional: "Cómo interpretar los números: lo que las estadísticas de los exámenes de detección del cáncer verdaderamente nos dicen"

< Sección anterior  |  Siguiente sección >