Boletin
 
21 de junio de 2011 • Volumen 3 - Edición 7

Opciones

  • Imprimir página
  • Imprimir documento
  • Ver documento
  • Enviar este documento

Se observan características agresivas en cánceres de mama descubiertos entre mamografías

> Artículo en inglés

Los cánceres de mama que se descubren en el periodo que transcurre entre mamografías de rutina, los cuales son conocidos como cánceres de intervalo, tienen más probabilidad de tener características agresivas y un peor pronóstico, que los cánceres que se descubren mediante mamografías de detección. Estas características de alto riesgo incluyen estadios y grados más avanzados, mayor tamaño y ausencia de receptores de estrógeno (RE) y receptores de la progesterona (RP), reportaron el 3 de mayo investigadores en la revista Journal of the National Cancer Institute.

Los resultados resaltan la necesidad de crear métodos de detección más sensibles y de que las mujeres se vigilen la salud de los senos entre una mamografía y otra, concluyeron la doctora Victoria Kirsh de Cancer Care Ontario y sus colegas.

Los investigadores compararon las características de los cánceres de mama de mujeres que se realizaron pruebas selectivas de detección a través del programa Ontario Breast Screening entre 1994 y el 2002. En el análisis participaron 87 mujeres que tuvieron cánceres de intervalo "omitidos", 288 mujeres que tuvieron cánceres de intervalo reales y 450 mujeres cuyos cánceres se detectaron mediante mamografías de detección. Los cánceres de intervalo "omitidos" fueron cánceres que se habrían podido detectar mediante mamografías, pero debido a errores o dificultades para interpretar las radiografías se pasaron por alto. Los cánceres de intervalo reales no se podrían haber detectado en la última prueba realizada, aun con evaluación.

Se observaron diferencias claras entre los tumores. En comparación con los cánceres detectados durante exámenes selectivos de detección, los cánceres de intervalo reales tuvieron una probabilidad casi cuatro veces mayor de tener tamaños de más de 2 cm de diámetro, una probabilidad más de cuatro veces mayor de ser de estadio III o IV en vez de estadio I, una probabilidad más de tres veces mayor de tener poca diferenciación (tener células con apariencia muy anormal), una probabilidad cerca de tres veces más alta de tener una tasa de proliferación alta (crecer y multiplicarse rápidamente) y una probabilidad de casi el doble de ser receptores de estrógeno negativos y receptores de progesterona negativos. Los cánceres de intervalo omitidos también tuvieron probabilidad de ser más grandes, tener poca diferenciación y haber invadido los ganglios linfáticos, que los cánceres detectados mediante los exámenes selectivos de detección.

Las mujeres que participaron en el estudio tenían más de 50 años de edad y en su mayoría eran blancas. No se tiene claro si estos resultados serían similares si las mujeres fueran jóvenes o pertenecieran a una población más diversa.

“Un pequeño número de cánceres no se detectarán mediante mamografías”, explicó la coautora del estudio, doctora Anna Chiarelli en un correo electrónico. Este estudio, continuó, nos sirve como un recordatorio en general de que “las mujeres deben estar ‘atentas a la salud de sus senos’ y consultar con su proveedor de atención médica si manifiestan síntomas en el periodo entre las mamografías”.

< Sección anterior  |  Siguiente sección >