Boletin
 
21 de junio de 2011 • Volumen 3 - Edición 7

Estudio descubre sobreuso de colonoscopias en beneficiarios de Medicare

> Artículo en inglés

Un nuevo estudio indica que casi un cuarto de los beneficiarios de Medicare se realizan pruebas de detección de cáncer colorrectal mediante colonoscopias con más frecuencia de la recomendada, entre los que se encuentra un gran número de beneficiarios de 80 años de edad o más. La realización de colonoscopias posiblemente innecesarias en personas de tan avanzada edad constituye una “preocupación particular” debido a que los riesgos asociados con dicho procedimiento (como infecciones y perforaciones intestinales) con frecuencia pueden ser mayores que los beneficios en este grupo etario, anotaron los autores del estudio.

El doctor James Goodwin de la División Médica de la Universidad de Texas, en Galveston, y sus colegas publicaron sus resultados en línea el 9 de mayo en la revista Archives of Internal Medicine.

Estudios anteriores habían documentado el uso precario de los exámenes selectivos de detección del cáncer colorrectal en la población en general, sin embargo, este estudio analizó si la colonoscopia se estaba utilizando en exceso en ciertas poblaciones teniendo en cuenta las recomendaciones actuales. Después de recibir un resultado negativo en una colonoscopia de detección, las organizaciones oncológicas y de salud pública casi en forma uniforme recomiendan que la mayoría de las personas no se realicen nuevamente la prueba sino hasta dentro de 10 años.

En este reciente estudio, los investigadores analizaron los reclamos del seguro y los datos de inscripción de una muestra aleatoria de beneficiarios de Medicare, entre el 2000 y el 2008. El análisis incluyó ajustes para identificar colonoscopias iniciales y repetidas de detección, dado que en los reclamos de seguro de Medicare con frecuencia estos procedimiento no están codificados como tal, indicaron los autores del estudio.

Aproximadamente el 46 por ciento de más de 24 000 beneficiarios de Medicare con resultados negativos en las pruebas colonoscópicas iniciales entre el 2001 y 2003 se realizaron otra colonoscopia en los siguientes 7 años. En este grupo, casi el 43 por ciento “no tuvo una razón clara para que le realizaran la prueba otra vez” encontraron los investigadores, lo que sugiere que las colonoscopias se realizaron como parte de exámenes selectivos de detección.

Una tercera parte de las personas que tenían 80 años de edad o más cuando les realizaron la primera colonoscopia que dio resultados negativos se sometieron en los 7 años siguientes a lo que parece ser otra colonoscopia de detección. El análisis reveló “puntos de inflexión con aumentos notables en la tasa de colonoscopias repetidas a los 3 y 5 años, lo que parece indicar que esos procedimientos fueron programados en forma rutinaria en vez de como respuesta a síntomas”.

Es importante limitar la cantidad clínicamente innecesaria o inadecuada de colonoscopias debido a varias razones, escribieron los autores. Además de exponer al paciente a riesgos innecesarios e incurrir en gastos adicionales, continuaron, al realizarse colonoscopias innecesarias se utilizan recursos que de otra manera podrían ser usados “para aumentar la realización de colonoscopias en poblaciones a las que no se les hacen pruebas de detección en forma adecuada”.