Boletin
 
17 de julio de 2012 • Volumen 4 - Edición 8

Mutaciones preexistentes pueden ser la explicación de la resistencia a fármacos dirigidos para combatir el cáncer

> Artículo en inglés

La mayoría de los pacientes con cáncer colorrectal avanzado que recibieron tratamiento con el fármaco panitumumab (Vectibix) presentan resistencia al tratamiento, y un nuevo estudio revela el por qué. Aun antes de comenzar el tratamiento, un pequeño porcentaje de las células tumorales de los pacientes pueden albergar mutaciones genéticas que vuelven a los tumores resistentes al fármaco, informaron los investigadores en la edición del 13 de junio de la revista Nature.

Los tumores colorrectales sin mutaciones del gen KRAS normalmente presentan resistencia al panitumumab al cabo de varios meses. Para estudiar el por qué, el doctor Luis Díaz del Centro Oncológico Integral Sidney Kimmel y sus colegas analizaron muestras de sangre de 28 pacientes para detectar mutaciones comunes del gen KRAS, que es responsable de conferir la resistencia al fármaco. Las muestras de sangre se extrajeron antes del tratamiento y a intervalos de 4 semanas durante el mismo.

Se sabía que cuatro de los 28 pacientes eran portadores de las mutaciones del gen KRAS en sus tumores, y los investigadores detectaron formas mutadas del gen KRAS en las muestras de sangre de 3 de estos pacientes antes de que comenzaran el tratamiento. No se detectaron mutaciones de KRAS en las muestras de sangre obtenidas antes del tratamiento en 24 pacientes cuyo tejido tumoral se creía que contenía el gen KRAS no mutado.

Un análisis de las muestras de sangre tomadas durante el tratamiento indicó que 9 de esos 24 pacientes presentaron mutaciones en el gen KRAS durante el ciclo de tratamiento. La demora de aparición de las mutaciones en el gen KRAS fue de 5 o 6 meses, lapso acorde con el periodo que normalmente tarda en surgir la resistencia al panitumumab.

Los investigadores usaron estos resultados para formular un modelo matemático de evolución tumoral en pacientes que inicialmente respondieron al panitimumab. El modelo indicó que los tumores probablemente contenían células con mutaciones del KRAS antes de que los pacientes iniciaran el tratamiento con el panitumumab. Una vez iniciado el tratamiento, aumentó la cantidad de células resistentes. Los autores indicaron que "la resistencia es, por lo tanto, un hecho consumado".

El hecho de que una proporción considerable de pacientes en el estudio presentara mutaciones en un solo gen, permite suponer que solo una limitada cantidad de mutaciones y genes son capaces de conferir la resistencia, señalaron los investigadores. Asimismo concluyeron que este resultado es alentador porque es posible que se pueda evitar la resistencia en los pacientes mediante el tratamiento con fármacos que actúan por lo menos sobre dos vías.