Boletin
 
17 de julio de 2012 • Volumen 4 - Edición 8

La quimioterapia y la radiación preoperatorias mejoran la supervivencia al cáncer de esófago

> Artículo en inglés

Los pacientes con cáncer de esófago que recibieron quimioterapia y radiación antes de la cirugía, sobrevivieron en promedio cerca del doble de tiempo que los pacientes que solo se sometieron a la cirugía. Los resultados provienen de un estudio con distribución al azar a gran escala sobre el uso de la quimiorradioterapia neoadyuvante para el tratamiento de la enfermedad, publicados en la revista New England Journal of Medicine.

Los pacientes que recibieron quimioterapia con carboplatino y paclitaxel además de la radiación antes de la cirugía, tuvieron una mediana de supervivencia general de casi 50 meses, en comparación con 24 meses en pacientes tratados solo con cirugía.

El doctor Pieter van Hagen del Centro Médico de la Universidad Erasmus y sus colegas inscribieron a 368 pacientes con cáncer en el esófago o en la unión entre el estómago y el esófago que no se había diseminado a otros órganos. Los participantes del estudio fueron hombres en su mayoría, y la mediana de edad fue de 60 años. Los pacientes tuvieron el beneficio de recibir tratamiento preoperatorio independientemente de si padecían adenocarcinoma, el tipo de cáncer de esófago más prevalente en los Estados Unidos, o carcinoma de células escamosas, el tipo más prevalente de la enfermedad en todo el mundo.

Los estudios previos para probar la superioridad de la quimioterapia y la radiación preoperatorias en el cáncer de esófago no pudieron reunir la cantidad suficiente de pacientes para arribar a conclusiones definitivas. "La finalización exitosa de este estudio es un esfuerzo impresionante, y los resultados se deben considerar como una comprobación científica de alto nivel a favor de este tratamiento preoperatorio", comentó el doctor Jack Welch, director de proyectos sobre terapéutica gastrointestinal del Programa de Evaluación de Terapias del Cáncer del NCI, quien no participó en el estudio.

Los pacientes asignados al azar al grupo de quimiorradioterapia del estudio recibieron cinco tratamientos de quimioterapia con carboplatino y paclitaxel y, al mismo tiempo, radioterapia de haz externo, seguidos de cirugía, por lo general entre 4 y 6 semanas después de finalizado el tratamiento preoperatorio. Este tratamiento preoperatorio ha sido ampliamente adoptado en los Estados Unidos en el último año y también se ha adoptado como tratamiento habitual en algunos estudios clínicos que llevan a cabo grupos cooperativos patrocinados por el NCI, dijo el doctor Welch. Por ejemplo, un estudio de fase III está investigando una combinación de quimiorradioterapia neoadyuvante con el fármaco de acción dirigida trastuzumab en pacientes cuyos tumores expresan el marcador biológico HER2, explicó el doctor Welch.

En otro estudio, los pacientes que inicialmente fueron tratados con quimioterapia basada en la pauta terapéutica del estudio holandés o en una pauta alternativa, se están evaluando con exploraciones con TEP; a aquellos que no responden, se les cambia el tratamiento, el cual luego se combina con radiación. En ambos estudios los investigadores están tratando de adaptar la pauta terapéutica de la quimiorradioterapia usada en el estudio del doctor van Hagen, con el fin de obtener el mejor de los resultados posibles para cada paciente en particular, manifestó el doctor Welch.